Debate sobre la temporada de tenis 2012/2013 (I)

Entrenadores, jugadores, periodistas,... todos debaten sobre la temporada 2012/13, el futuro próximo y mucho más.

Rafael Plaza | 11 Dec 2012 | 20.45
facebook twitter whatsapp Comentarios
En Puntodebreak encontrarás toda la actualidad y noticias de tenis, así como fotos de tenistas e información de los torneos ATP y WTA como los Grand Slam y Copa Davis.
En Puntodebreak encontrarás toda la actualidad y noticias de tenis, así como fotos de tenistas e información de los torneos ATP y WTA como los Grand Slam y Copa Davis.

Debate sobre la temporada tenística 2012 y pinceladas sobre un 2013 que asoma en el horizonte. De la mano de entrenadores, tenistas y periodistas analizamos lo acaecido durante el último curso, perspectivas de futuro,...

A falta de semanas para el comienzo de la nueva temporada, resonando aún las historias del año que se apaga, hacemos balance de lo ocurrido en 2012 y miramos hacia el futuro próximo de la mano de 30 especialistas en el deporte de la raqueta en este debate divido en tres entregas.

- ¿Cuál ha sido el acontecimiento más relevante de la temporada?

Anabel Medina, tenista número 50 de la WTA y ganadora de 29 títulos

Nadie puede olvidar el momento en el que Rafa Nadal anunciaba su lesión de rodilla que le dejaría fuera de juego durante un largo tiempo.

En el apartado femenino, la capacidad de Victoria Azarenka para afrontar un reto tan complicado como ganar su primer Grand Slam y, al mismo tiempo, ser la nueva número uno del mundo. La ambición le hizo superarlo con gran ‘facilidad’.

Ángel García, especialista en tenis de la Cadena COPE

Es como elegir entre papá y mamá. ¿Séptimo Roland Garros de Nadal o séptimo Wimbledon de Federer? Ambas marcas son extraterrestres, y dejamos fuera la enorme final de Australia o la confirmación de Murray entre los grandes.

Ángel Rigueira, especialista en tenis de Mundo Deportivo

El séptimo Roland Garros de Rafa Nadal y que Roger Federer haya sido capaz de ganar otro Wimbledon y batir el récord de permanencia en el número uno mundial. En féminas, impresionante el dominio de Serena Williams en la última mitad de la temporada. Cuando juega, imparable.

Antonio Arenas, especialista en tenis de Marca.com y Radio Marca

No se puede desligar el séptimo Wimbledon de Federer del heptacampeonato de Nadal en Roland Garros. Momentos igualmente emotivos y relevantes por su trascendencia histórica y por su carácter eterno. La incertidumbre que genera saber si en el futuro volveremos a presenciar hazañas de este calibre, debería hacernos valorar más lo que han logrado Roger y Rafa en Londres y París. Siete veces, siete veces, siete veces…cada vez que lo repito, más me asombro.

Álvaro Rama, redactor de Punto de Break

Difícil elegir en un año muy repartido en ATP y con matices muy interesantes en WTA. Si tuviera que traducir relevante como lo que más me ha impactado, quizá escogiera el retorno al #1 de Roger Federer. Después del año 2011 de Novak y Rafa, quedando Roger ya a 5.000 puntos de la cabeza, pensé que nunca más le veríamos al frente de las listas y que ese récord de semanas en el ático ATP se le escaparía por siempre. Me impresionó de veras.

Carla Suárez, tenista número 34 de la WTA

En mi opinión, creo que un acontecimiento tan importante como los Juegos Olímpicos, que se juegan cada cuatro años y en esta ocasión en hierba (cuando solo tenemos 3 torneos al año). Además, que un jugador local pueda llevarse la medalla de oro es bastante relevante.

Carlos Moyà, exnúmero uno del mundo, ganador de Roland Garros y 19 títulos ATP

Hay varios, pero si solo me puedo elegir uno, me quedo con el séptimo Roland Garros de Rafa.

David Menayo, redactor de Marca.com y presentador de Tie-Break en Radio Marca

Para mí sin duda los Juegos Olímpicos. Es un evento especial, fuera del calendario y que los jugadores acogen de forma diferente a cualquier otro torneo. Este año, para más inri, tuvo lugar sobre la hierba de Wimbledon. Me quedo con la coronación de Andy Murray ante su gente; del despegue de Laura Robson; la sonrisa de Serena Williams luciendo las medallas más preciadas tanto sola como junto a su hermana Venus; y con las caras largas de Feliciano López y David Ferrer que, teniendo la medalla casi colgada al cuello, acabaron por comerse solo la de chocolate. Chocolate amargo además.

Enrique Yunta, especialista en tenis de ABC

Hay tantos y tan especiales que parece injusto apostar por uno solo. Sin embargo, considero que el triunfo de Andy Murray en el US Open sería el momento más relevante precisamente por lo noticioso del tema. Por fin rompe el escocés y por fin una cara distinta en un grande, campeón igualmente en los Juegos Olímpicos de Londres. Tanto las victorias de Djokovic, Nadal y Federer en Australia, París y Wimbledon son importantes, pero no eran las primeras.

Fe López, presentadora y reportera de tenis en Televisión Española y Teledeporte

Para mí hay dos. Primero la consecución del Open de Estados Unidos de Andy Murray. Fue su primer Grand Slam y hacía más de 70 años que no lo lograba ningún británico. Premio para un jugador que ha crecido de forma espectacular dentro esta temporada. Segundo: primer Masters 1000 para David Ferrer. El tenis hizo justicia con un trabajador inagotable (destaco estos dos porque se salen un poco del guión al que estamos acostumbrados).

Fernando Gómez, comentarista de tenis en Eurosport

Han sucedido muchas cosas trascendentes como el séptimo Roland Garros para Nadal, el séptimo Wimbledon para Federer, la primera victoria de Grand Slam de un británico en tres cuartos de siglo o antes ese mismo Murray ganando un medalla de oro olímpica en Wimbledon, pero sin ser Wimbledon. Ha sido un año enorme, pero voy a destacar lo que más me ha sorprendido: la recuperación por Federer del número uno mundial, que le permitió además igualar y quedarse en solitario con el registro de semanas totales.

Fernando Vergara, especialista en tenis del diario Perfil

La coronación de Roger Federer en Wimbledon y su regreso al número uno del mundo.

Jacobo Díaz, extenista y comentarista de tenis en Canal Plus

La lesión de Rafa Nadal que le ha mantenido apartado de la competición desde que cayó con Rosol en Wimbledon.

Javier Martínez, especialista en tenis de El Mundo

La recuperación de Roger Federer del número uno del mundo.

Javier Méndez, redactor jefe de la revista TENIS WORLD

Me quedaría con dos acontecimientos que revelaron que vivimos el mejor momento de tenis de la historia. Por una parte, Wimbledon y Roger Federer. El suizo volvió a levantar una corona de Grand Slam cuando pocos apostaban por él y, por si fuera poco, recuperó el número uno de la ATP para superar a Pete Sampras y fijar una nueva marca de permanencia en el top 1 (302 semanas). Por otra parte, Roland Garros y Rafael Nadal. El español demostró sobre la arena parisina que es el mejor ‘gladiador’ de todos los tiempos. Su séptimo entorchado en el Grand Slam francés le colocó la vitola de mejor raqueta de la historia en tierra batida.

En el circuito femenino, hay dos momentos relevantes. En primer lugar, Maria Sharapova, que logró completar el Grand Slam en Roland Garros. Y la mejor de las noticias, la recuperación de Serena Williams. La norteamericana cuajó la mejor temporada de su vida, atravesando un segundo tramo de competición casi perfecto con 31 victorias en 32 partidos (Wimbledon, medalla oro en Londres, US Open y WTA Championships, incluidos en su lista de trofeos).

Jesús Mínguez, especialista en tenis de AS

El séptimo Roland Garros de Rafa Nadal. Muy emotivo. Superó la marca de Bjorn Börg, le confirmó como el mejor jugador de la historia sobre tierra batida y batió a Djokovic en una final de Grand Slam, precisamente la que más deseaba el serbio.

José Antonio Mielgo, narrador de tenis en Canal Plus

Que Federer recuperara el número 1 y lo haya llevado casi hasta el final de la temporada.

Juan López, especialista en tenis de cadenaser.com y presentador de ‘Punto, Ser y Partido’

La victoria de Andy Murray en los Juegos Olímpicos y su comunión con un público que hasta entonces no consideraba a ese jugador como propio marca un antes y un después en el curso. A partir de ahí, un tenista habitualmente abocado al caos y a los pequeños desastres en los momentos decisivos, crece y logra una extraordinaria victoria en el US Open. Creo que es la historia más bonita de este año.

Laura Pous, tenista número 157 de la WTA

Los Juegos Olímpicos. Creo que desde que Nadal ganó en Pekín han ganado mucha más relevancia en el deporte del tenis.

Manuel Poyán, narrador y comentarista de tenis en Eurosport

En individuales, la medalla de oro de Andy Murray en los Juegos Olímpicos de Londres. Ante la ausencia de Rafa Nadal, Del Potro se incrustó en el cuarteto de lujo y capturó la medalla de bronce que no estuvo mal, pero Andy Murray se quitó muchos fantasmas de encima con el oro olímpico. Y además, aunque no pudo con Roger Federer en Wimbledon, se unió luego al póker de lujo con su éxito en el Abierto de los Estados Unidos. No es todo mérito de Ivan Lendl, también del trabajo de tantos años, que cuajó en el 2012. Por equipos, y aunque nos duela haber perdido la final de la Davis ante la República Checa, la hazaña de ganar la Copa Federación y Copa Davis en el mismo año.

Marcos Zugasti, especialista en tenis de la revista GRIP

Por novedoso y el cumplimiento de una batería de expectativas que dejaron atrás a los pronósticos agoreros, el campeonato de Andy Murray en el Us Open, tras antes haberse colgado el oro olímpico de local, fue el acontecimiento de la temporada. Ahora sí, el cuarteto galáctico se completa de manera ideal, y con el escocés ávidos por nuevas conquistas de la estirpe de la conseguida en Flushing Meadows.

Nacho Calvo, narrador de tenis en Televisión Española y Teledeporte

Yo destacaría dos. Por un lado, el primer Grand Slam (Abierto de Estados Unidos) de Andy Murray y el primer Masters 1000 de David Ferrer en Paris-Bercy. Hacía muchísimos años que un británico no ganaba un ‘major’ y el alicantino el gran título que venía persiguiendo.

Neus Yerro, especialista en tenis de Sport

Me resulta realmente difícil destacar una sola cosa. En positivo, diría que el paso adelante que ha dado Andy Murray ganando el oro olímpico ante Federer y el US Open frente a Djokovic sin olvidar la extraordinaria temporada de David Ferrer. En negativo, sin lugar a dudas, la larga ausencia de Rafa Nadal por lesión.

Pablo Andújar, tenista número 42 de la ATP, dos veces campeón del torneo de Casablanca

En mi opinión, por un lado que Murray haya conseguido ganar un Grand Slam después de tanto tiempo luchando por ello y que Federer haya vuelto a tocar el número uno, superando el récord de semanas de Sampras.

Pedro Gutiérrez, redactor de Punto de Break

Es difícil. Mirando con perspectiva, lo más relevante para el tenis en 2012 ha sido, para mí, el espectacular e inesperado incremento del ‘prize money’ -aproximadamente de un 20%- en los torneos del Grand Slam, especialmente para aquellos que no entran a disputar su segunda semana. Una reclamación histórica que protagonizó el comienzo de año con la posible huelga de jugadores en el Open de Australia, y tras la que uno a uno los cuatro ‘major’ han tomado nota, concediendo mucho más de lo esperado. Queda camino por recorrer, pero el paso dado ha sido enorme y es de digno de ser recordado.

Sebastián Torok, especialista en tenis del diario La Nación y la revista Grip

Sin dudas, el regreso de Roger Federer al número 1 con 30 años, y con el agregado de que ese récord se produjo luego de ganar su séptima corona de Wimbledon, en una final que pudo haber sido histórica para los británicos si Andy Murray se consagraba. El suizo demostró tener un estilo que no pasa de moda y una fortaleza mental y física superior, incluso, a la de muchos cracks jóvenes.

Tati Rascón, extenista y comentarista de tenis en Canal Plus

Lo que más me ha impactado este año es que Nadal y Federer han sido capaces de ganar por séptima vez Roland Garros y Wimbledon en la misma temporada. Es algo que será muy difícil que se pueda volver a ver en el circuito y mucho más complicado que coincidan dos fenómenos tan grandes en una misma época logrando semejante gesta.

Tomás de Cos, especialista en tenis de AS.com y autor de Match Ball

Creo que lo más destacado es el oro olímpico de Murray, que le dio la confianza para hacer de la quinta la definitiva y estrenar su palmarés de Grand Slam.

Virginia Ruano, extenista, medalla de plata en Atenas 2004 y Pekín 2008 y comentarista de Televisión Española y Teledeporte

Para mí, han sido dos. Primero, la final del US Open donde Murray consigue su primer Grand Slam y la final de las Juegos Olímpicos de Londres, donde ratifica que ha dado un paso más en su carrera deportiva.

Xavi Segura, responsable de MainDraw, encordador de tenistas profesionales y miembro del equipo español de Copa Davis

Los Juegos Olímpicos de Londres. Es un evento que se realiza cada cuatro años y en el que los jugadores compiten representando a su país.

- Desde 2003 no había cuatro ganadores distintos en los cuatro torneos del Grand Slam. ¿Es la tendencia que nos espera en el futuro?

Anabel Medina: No creo. Considero que hasta que Rafa recupere su nivel, va a estar entre Murray y Djokovic, sin descartar a Federer.

Ángel García: Todo depende del estado físico de Nadal y Djokovic. Si ellos están al 100%, para mí siguen siendo superiores. Federer siempre será Federer y Murray debe confirmar que ha llegado para quedarse. Y ojo a Del Potro…

Ángel Rigueira: Veo complicado que algún jugador acapare tres Grand Slam, pero dos sí. Aunque la gran incógnita es saber si hay alguien capaz de sacar del palmarés a alguno del ‘Big Four’.

Antonio Arenas: Estoy convencido de ello. Se acabó la época dictatorial de un jugador en la misma temporada. Djokovic y Murray han evidenciado ser candidatos a todo. Si Federer mantiene su ilusión por seguir levantando títulos, Nadal se recupera en un plazo razonable y Del Potro y Ferrer mantienen el nivel ofrecido en la recta final de 2012, las opciones están más abiertas que nunca.

Álvaro Rama: Difícil saberlo. Tres de los cuatro hombres que encabezan las listas son menores de 27 años y, en circunstancias normales, aún les deben de quedar unos cuantos años en las piernas. Esa dominación a dos/tres bandas en gran escenario de la última década es histórica. Ahora mismo se hace difícil predecir cómo evolucionará la competición a medio plazo. Pero no parece que haya figuras emergentes capaces de ejercer tal dominación. Si tuviera que apostar, diría que la tendencia será a un mayor reparto.

Carla Suárez: La verdad es que para los aficionados es más interesante no tener un claro favorito y saber que cada torneo o cada Grand Slam lo pueden ganar cuatro o cinco nombres diferentes. Probablemente, sea una de las cosas a las que tengamos que acostumbrarnos a partir de ahora... yo lo prefiero.

Carlos Moyà: Es probable que la cosa se siga repartiendo entre estos cuatro jugadores y también es probable que alguno de ellos gane dos y deje a alguien sin ganar ninguno.

David Menayo: No creo que pueda catalogarse como tendencia porque vería igual de normal que un jugador consiguiera dos 'grandes' en un año, pero sí que deja a las claras que ya no hay un binomio o en el circuito y tampoco, me atrevería a decir, estos torneos serán cosa sólo de tres tenistas. Los cuatro grandes pueden verse amenazados en las grandes citas por algún as más de la baraja.

Enrique Yunta: Habrá que ver si Murray a partir de ahora se siente más liberado ante una cita importante. Siempre había competido bien, pero no le daba para asumir el protagonismo que se le reclamaba. Claramente, son los señalados para ganar los grandes en el futuro porque, lamentablemente, hay una distancia considerable con el resto.

Fe Lopez: Creo que sí, que esa será la tendencia en el futuro.

Fernando Gómez: No sé si en los siguientes años habrá temporadas de 4 campeones distintos. Lo que ha ocurrido es que Murray se ha subido a un tren que veía cerca, pero nunca alcanzaba. Tengo las dudas de hasta qué punto la dosificación de Federer le servirá para seguir ganando los torneos más grandes o la recuperación de Nadal para conquistar un Grand Slam, al margen de Roland Garros. Djokovic y Murray deben seguir ahí. Puede entrar Del Potro. Si la pregunta en sentido inverso es si se han acabado las temporadas en las que uno solo gana 3 torneos del Grand Slam, entonces la respuesta debe ser sí.

Fernando Vergara: Seguramente suceda en algunos años, cuando Federer (el más ganador de la historia) deje la actividad profesional. De todas maneras, a corto o medio plazo no creo que los ganadores salgan del grupo de los cuatro de arriba, incluso con grandes posibilidades de que alguno de ellos vuelva a llevarse dos torneos grandes en la misma temporada.

Jacobo Díaz: Han sido ganadores diferentes, pero los cuatro entraban en los pronósticos de posibles vencedores. No ha cambiado mucho, salvo que Murray ha conquistado su primer Grand Slam, aunque ya estaba en posición de hacerlo. No sé si es la tendencia, pero está claro que en un futuro próximo habrá nuevos nombres y diferentes ganadores de Grand Slam que en los últimos años, repartidos entre Federer, Nadal y Djokovic.

Javier Martínez: No necesariamente. En condiciones normales, Nadal debe ganar algún Roland Garros más. En el resto de los 'majors' las posibilidades están más abiertas, con Djokovic y Murray pujando por todos y Del Potro con sus 'chances'.

Javier Méndez: Al menos en 2013 creo que seguiremos viendo una pelea abierta entre los ‘cuatro fantásticos’. Djokovic, Federer, Murray y Nadal han demostrado durante muchos años que están un paso por delante del resto y la competitividad entre ellos es cada vez mayor. Roger y Rafa no se pasean como antaño. Nole y Andy han alcanzado la excelencia y todo parece indicar que en los torneos más importantes del calendario, cualquiera de los cuatro parte como favorito indiscutible al título.

Jesús Mínguez: Es muy probable. Federer aún está en condiciones de ganar más, Djokovic ha demostrado que es capaz de todo, Murray ha roto por fin la barrera de triunfar en un grande, Nadal debería seguir siendo intocable en tierra y está por ver cómo anda en las otras superficies después del largo parón e incorporo a Juan Martín del Potro, que en canchas rápidas y a poco que suba un punto su nivel podrá competir con el resto.

José Antonio Mielgo: Es complicado. Tal y como están los dos circuitos, lo más normal es que alguien repita, al menos, un par de títulos.

Juan López: La lesión de Nadal ha condicionado mucho esta temporada y sobre todo ha abierto una espita para que jugadores que no contaban tanto, tuvieran más opciones. Es inevitable que Federer baje su nivel algún día y el cuarteto de cabeza se desmonte un poco. Hay jugadores de segunda línea llamados a mayores logros y que lo normal es que acaben llegando a finales y dando guerra. Del Potro, Berdych, Tsonga (sí la pista y las ganas que tenga se ponen de acuerdo) son jugadores que espero que veamos pronto si no ganado, al menos peleando un grande. Sería muy bueno para el tenis que en lugar de cuatro fueran siete u ocho los que lucharan por la gloria.

Laura Pous: No era normal que cada temporada se repartieran los torneos del Grand Slams solo entre dos jugadores. El nivel de los ocho mejores tenistas es altísimo y tienen nivel como para llevarse un Grand Slam. Jugadores del nivel de Berdych, Ferrer, Tsonga o Almagro (en tierra) en otros momentos de la historia ya tendrian algun Grand Slam, probablemente. A parte de estos, hay jugadores con suficiente potencial como para dar la sorpresa: Raonic, Isner, Paire o hace un tiempo Gulbis.

Manuel Poyán: El dominio de Federer, Nadal, Djokovic y Murray en las grandes citas ha sido tremendo, con alguna excepción. Memorizamos un poco: en 2003, Roger acaba encaramándose a la cima de la clasificación. En la Copa de Maestros de Houston 2003, donde estaban también Carlos Moyà y Juan Carlos Ferrero, Federer deja de trabajar con Lundgrem, pero se hace con la varita. La irrupción de Nadal en 2004 y sobre todo 2005, tal vez nos privase de ver un Grand Slam de Federer, algo inaudito en toda época. Roger ganó tres Slams en 2006 y 2007. Si no es por Rafa Nadal, que le ganó las finales de Roland Garros, hubiera ocurrido. El propio Rafa en 2008 hizo dos semis y dos títulos. Más allá, tres torneos del Grand Slam en la temporada 2011 y cuartos en Australia. Era algo impensable incluso en la época de los Borg, McEnroe, Lendl, Connors y Sampras.Todos tenían algún pequeño lunar y no terminaba de pensarse que era posible, como si lo pudo hacer Rod Laver. Lendl en hierba lo intentó, pero no pudo. Borg no viajaba a Australia. McEnroe estuvo en final de Roland Garros, pero tampoco pudo con Lendl. Connors en tierra llegó a ganar el Abierto de los Estados Unidos a Vilas, pero en Roland Garros no pudo. Borg tampoco pudo ganar el US Open .De noche, no veia tan bien. Lo de Nadal en el 2010, ganando Roland Garros, Wimbledon y US Open y luego Djokovic en 2011, fue tremendo. Si no es por Federer que le derrotó por vez primera en todo el año en las semifinales de París, habría sido muy peligroso para Rafa en la final.

Algunos jugadores, tipo Murray, Del Potro, Ferrer, Tsonga. Berdych y más, pueden dar la sorpresa, pero Federer, Nadal y Djokovic se han convertido en todoterrenos. Ya han demostrado que pueden sumar más de un Grand Slam por temporada. Es difícil tomar los picos de forma en los momentos álgidos del año, pero ellos saben hacerlo.

Marcos Zugasti: Más que una tendencia, lo de esta temporada fue algo de excepción con un cúmulo de factores varios dentro de la fórmula que dio como resultante cuatro campeones de torneos del Grand Slam distintos, y cada parte de la temporada con un protagonista superlativo. Pero no imagino que se repita, aunque cada torneo grande si tendrá en la previa favoritos varios.

Nacho Calvo: Creo que sí. Con Murray (y algún otro que aparezca), la nómina de campeones de Grand Slam ha aumentado y ganar más de uno en un año va a ser más complicado. Y eso es bueno para el tenis.

Neus Yerro: Debería ser así. En 2011 pasamos de dos ganadores (Federer y Nadal) a tres (se unió Djokovic). En 2012 fue, por fin, el tan anunciado y esperado turno de Andy Murray. Además no podemos olvidar que en el grupo de 'los otros' hay un jugador que ya ha sido campeón de Grand Slam, Juan Martín Del Potro. Y una debilidad personal: me encantaría que David Ferrer fuera uno de esos campeones.. pero tiene que creérselo.

Pablo Andújar: Quizás sí, pero creo que se lo repartirán entre los mismos cuatro que han ganado este año. Sería una sorpresa para mí ver ganando un Grand Slam a otros jugadores que no fueran ellos.

Pedro Gutiérrez: Desde luego, esa sensación de que al llegar un Grand Slam, cualquiera que éste fuera, las probabilidades de que Roger, Novak, Rafa y Andy protagonizaran las semifinales fueran de un 90% y de que la final fuera copada por dos de los tres primeros rondara idéntico porcentaje, no se repetirá. Las sensaciones, que no necesariamente las realidades, han variado y creo que nos espera un futuro con muchos candidatos a todo. Ese podio con escalones claros, se empezó a derrumbar en 2011 cuando Djokovic alteró su ‘asignado’ tercer lugar con Nadal y Federer, y ahora con Murray lanzado se ha complicado más aún. Veo factible que aparezcan nuevos nombres, incluso en finales de Grand Slam, aunque para ganarlas sólo veo a Del Potro, más allá del top4.

Sebastián Torok: La élite del circuito está tan pareja entre ese puñado de cuatro, cinco o seis jugadores, que cualquiera de ellos puede ganar un Grand Slam. Dependerá del momento de cada uno, de la salud, del cansancio. Pero no fue una casualidad lo que ocurrió en las finales de 2012. Puede repetirse, sin dudas.

Tati Rascón: Desde hace ya muchos años, casi todos los torneos del Grand Slam jugados los han ganado entre dos o tres jugadores. Murray, que era siempre el eterno aspirante a ganar un Grand Slam, ha mejorado mucho en los últimos meses y se ha convertido en un serio aspirante para ganar cualquier torneo y seguro que será uno de los pocos elegidos para ganar algún ‘major’, pero no será fácil que se repita lo de este 2012. Que haya cuatro ganadores distintos en los cuatro grandes.

Tomás de Cos: En primer lugar creo que es algo digno de celebrar tras tantos años en los que Nadal y Federer se lo repartían todo. La final de Australia fue memorable, Nadal y Federer agigantaron sus leyendas en Roland Garros y Wimbledon con sus séptimos títulos y Murray dio el pasito que le faltaba en el US Open tras su hazaña en los Juegos Olímpicos.

No me gusta demasiado jugar a ser adivino, pero creo que en el futuro debería estar todo más reñido, con Djokovic, Nadal y Murray un poco por delante del suizo ahora que cada vez el tenis es más físico. Pero tampoco se le puede enterrar porque tiene tenis y experiencia para ganar a cualquiera.

Virginia Ruano: Podría ser, eso sería bueno para el tenis y no habría uno o dos jugadores nada más que dominaran el circuito, sino que el nivel seria más alto en más jugadores.

Xavi Segura: ¡Espero que sí! En los últimos años solo veíamos alzar las copas de Grand Slam a tres jugadores. Este año la victoria de Murray en el US Open nos da a pensar que el 2013 va estar más disputado que nunca.

- Siempre desde la dificultad que conlleva comparar distintas épocas, ¿forman Federer, Nadal, Djokovic y Murray el mejor top 4 de la historia?

Anabel Medina: Sin duda.

Ángel García: No vi jugar a muchos mitos como Laver, Emerson o Santana, he visto algunos vídeos de McEnroe, Borg, Lendl, Connors y compañía, pero dudo mucho que en ninguna época de la historia hayan coincidido 4 tenistas tan dominantes en la misma era.

Ángel Rigueira: Ha habido otros top4 muy grandes. El actual es muy interesante porque reúne a jugadores muy diferentes, entre los que está el más laureado, que no cesa en su empeño de seguir arriba, otro ‘monstruo’ como Nadal, con el reto de superar una lesión larga, el mediático Novak Djokovic, una ‘bomba’ de relojería que da mucho juego y hay un británico, Andy Murray, capaz de lo mejor y lo peor. Variado, hay de todo.

Antonio Arenas: Sin tener la capacidad para demostrarlo empíricamente, caben pocas dudas al respecto. La grandeza de esta aseveración no radica en la calidad tremenda del Top4, sino en el tremendo nivel con el que tienen que competir este póker de cracks. Berdych, Tsongá y Ferrer, jugadores capacitados para ganar Grand Slams en épocas precedentes, hoy tienen que conformarse con las migajas que dejan los grandes. Desde el US Open de Del Potro, la tiranía del Top4 es absoluta. Y eso es indiscutible.

Álvaro Rama: No soy muy amigo de este tipo de lecturas por la dificultad de base que encuentro en las comparativas intergeneracionales. Pero quizá, si nos ponemos a repasar épocas –siendo la juventud, creo, en mi caso una barrera que resta valor al juicio- parece justo decir que esta generación pueda tener al cuarto hombre más fuerte de todas.

Carla Suárez: Desde luego para mí si que lo son. Llevo viendo tenis unos diez años y para mí sí son los cuatro mejores tenistas de la historia. Federer es el jugador que más torneos del Grand Slam ha ganado en la ‘Era Open’. Nadal es el rey de la tierra batida y ha ganado siete veces en Roland Garros, algo que no había hecho nadie en la historia. Djokovic en 2011 no perdió un partido hasta Roland Garros, teniendo los rivales que tuvo en su día, eso es increíble. Y Murray siempre esta ahí y cuando ha tenido su oportunidad no ha dejado escapar la medalla de oro y su primer Grand Slam. Para mí, y lo vuelvo a repetir, sí es el mejor top4 de la historia.

Carlos Moyà: Como dices, es difícil comparar épocas. Está claro que estos cuatro están un escalón por encima de todos los demás. Es clave el hecho de que hoy en día se juegue casi igual en tierra que en indoor o hierba, eso hace que gane casi siempre el mejor y ellos lo son. En los 80-90, solía ganar el que era mas especialista en esa superficie, cosa que hoy apenas existe (el especialista).

David Menayo: Siendo sincero, no creo tener la suficiente capacidad de análisis para responder con conocimiento de causa esta cuestión. Lo que sí puedo decir es que, cualquiera de los cuatro, si hubieran vivido en otra época de menos rivalidades, hubieran firmado unos números inalcanzables.

Enrique Yunta: Sin duda. Es hablar un poco a ciegas porque seguramente no conozco tanto las otras épocas, pero que se junten cuatro raquetas tan buenas es asombroso. Siempre escribimos aquello de que Murray ha nacido en una época equivocada ya que de lo contrario hubiera sido número uno en muchas etapas anteriores. Y en parte es verdad, tan cierto como que el nivel es tan alto que se mejoran el uno al otro.

Fe López: ¡Sí! Sin lugar a dudas.

Fernando Gómez: De forma contundente, sí. Yo diría más. Para mí Federer es el mejor de siempre y en ningún momento ha habido un dúo histórico que superase el Federer-Nadal, pero tampoco un trío superior al Federer-Nadal-Djokovic. Y llevo viendo tenis desde mediados de los años setenta.

Fernando Vergara: Es muy difícil comparar con otras décadas, aunque las generaciones que tienen entre 20 y 40 años sin dudas que pueden observar un momento de esplendor del tenis masculino: Djokovic, Federer, Murray y Nadal conforman un grupo de lujo. Lo más cercano en cuanto a fechas sería cuando veíamos a Pete Sampras y Andre Agassi, pero eso igualmente era una marcada rivalidad entre ellos dos.

Jacobo Díaz: No sé si es el mejor top4, pero sí los más claros y los que más destacan del resto. Hubo otras éòcas con grandes top4 mundiales.

Javier Martínez: Sí.

Javier Méndez: Aunque no es justo comparar épocas, lo cierto es que los resultados, la regularidad de estos cuatro jugadores para alcanzar una y otra vez las últimas rondas de los Grand Slam y su resistencia para retener el top 1, indican que estamos ante uno de los momentos más competitivos de la historia.

Jesús Mínguez: Quizás sí. Lo que está claro es que entre los cuatro y los que vienen por detrás hay un escalón grande. Federer, para mí, es el mejor de la historia en una época en la que está compitiendo con otro monstruo como es Nadal y Djokovic (sobre todo este) y Murray están siendo capaces de competir contra ellos e incluso romper su hegemonía.

José Antonio Mielgo: Por lo que están alargando su dominio, sí.

Juan López: Esto es difícil de decir porque entran muchos factores. Sí parece que son los cuatro que en su época han logrado abrir una brecha mayor sobre el resto y además lograr que esto se perpetúe durante bastante tiempo.

Laura Pous: Claramente sí. Parece que Murray este año ha dado el saltito de calidad que lo posiciona al mismo nivel que los otros tres. Con todo el respeto que los otros merecen, no veo a ningún top 5 previo a esta era mejor que los de hoy. Para mí, lo que es admirable es mantener este nivel de tenis durante tanto tiempo.

Manuel Poyán: Desde luego, si puedo hablar de más de 40 años de tenis vividos, el talento de los jugadores históricos es algo increíble. Tuve el privilegio de ver jugar a Björn Borg en el Chamartin con 15 años. Ya se le veía un genio, pero también estaban Nastase, Kodes, Stran Smith y Connors. En fin, carisma y personalidad a raudales han proporcionado en general la historia del tenis. Santana, Orantes, Pietrangeli fueron extraordinarios.

Sin embargo, lo que han logrado Federer, Nadal, Djokovic y Murray del 2005 al 2012 es desarrollar, cada uno a su manera y por diversas causas, una capacidad de jugar en todas clase de pistas, que para mí sí los hace los mejores. Grandes rivalidades Agassi-Sampras, Borg-MEnroe, Lendl-Connors, siguen ahí, ahora trasladadas al Senior Tour. Edberg-Becker o Wilander-Lendl también son ejemplos válidos. Además, Murray ha demostrado tener la fórmula para vencer a Federer. Nadal también, pero Djokovic apretó las clavijas a Nadal y a Murray. Y en cuanto a carisma y atracción en la pista, con sinceridad, todavía no sé dónde está su límite. El desafío de Djokovic y Nadal ha sido tremendo. Y si Rafa vuelve sano en 2013 se antojan batallas duras.

Marcos Zugasti: Sin dudas. Y cada uno con su estilo, forman un cuarteto de excelencia y bien heterogéneo. Tal vez la superioridad con el resto de los jugadores sea mayor que en otras épocas y por eso se roban toda la luz, pero igualmente ellos mismos se encargan de refrendarlo en cada competencia en la que participan de que pocas veces ha habido un nivel tal entre los primeros del ranking.

Nacho Calvo: Sin duda. Gracias a estos cuatro magníficos, la ATP está disfrutando de una edad de oro. Gracias a ellos, vemos las pistas llenas en los torneos en tiempos de crisis económica mundial.

Neus Yerro: Para mí, sí. Echando la vista atrás a los años que llevo cubriendo la información tenística, ha habido grandes rivalidades pero se limitaban a dos, máximo tres jugadores. Federer lleva más de una década en esos puestos; Nadal, ocho años; Djokovic, seis; Murray desde 2008 (con unas pocas semanas en el número cinco)... y el suizo es el único que ya ha superado la treintena.

Pablo Andújar: Es complicado responder, ya que no he vivido otras épocas. Pero creo estar seguro es de que si no se hubieran cruzado en el tiempo, en otra época todos habrían llegado al número uno del mundo.

Pedro Gutiérrez: Esta afirmación es más que discutible en mi opinión, ni creo en comparar épocas, ni creo tampoco que esta generación, además de brillante, sea el mejor top4 de la historia. ¿Por qué no Borg, Connors y McEnroe? o ¿Wilander, Lendl, Becker y Edberg? A cada momento su figura, ¿podemos decir que disfrutamos de una de las mejores eras del tenis en su historia? sí, pero no es la única, ni la que prevalece al resto. No hay números que demuestren esto.

Sebastián Torok: Es muy difícil afirmarlo. Pero, tomando como referencia las propias opiniones de ex jugadores y de periodistas veteranos, nunca se vio un póker de tenistas tan bien preparados físicamente. Es decir, creo que nunca hubo, como en este momento, cuatro jugadores con tanta velocidad y capacidad atlética. Eso, llevado al juego, vuelve a esta generación sumamente destacable.

Tati Rascón: Lo que no cabe duda es que se han juntado cuatro jugadores excepcionales en una misma época y que no será fácil en el futuro que se vuelva a repetir un top4 de tenistas tan buenos coincidiendo en el mismo circuito con tan alto nivel. Pero ha habido muchos jugadores buenos en diferentes épocas repartidos en la historia, sería imposible poder comparar jugadores del pasado con los del presente o futuro, para hacerlo y que la comparación fuera real tendrían que estar todos en igualdad de condiciones; raquetas, métodos de entrenamiento, recursos... lo que si tienen en común todos ellos es que para poder ser top4 en cualquier época tienes que ser un súper crack.

Tomás de Cos: No soy partidario de hacer ese tipo de comparaciones. Además de los títulos, habría que analizar el legado que cada jugador ha dejado en la historia del tenis y sería prematuro hacerlo. Por los menos en los casos del serbio y el escocés, que pueden llevar el resto a una nueva dimensión, como Nadal hizo con la consistencia desde el fondo de la pista o Federer con el juego directo. Pero hablamos de cuatro tenistas de leyenda…

Virginia Ruano: Para mí, sí y seguidos muy cerca por Ferrer y Del Potro.

Xavi Segura: Sí. Han demostrado ser los mejores en todas las superficies.

- La temporada 2012 ha finalizado y no hay un tenista menor de 20 años entre los 235 primeros puestos del ránking ATP (el brasileño Clezar es el 235 con 19 años). ¿Por qué?

Anabel Medina: Hoy en día, el deporte profesional está muy complicado porque hay grandes profesionales que se preparan duro durante mucho tiempo. Los hombres maduran más tarde, tanto a nivel mental como físico. Es normal que no haya chavales tan jóvenes arriba, la preparación optima llega a una edad más madura.

Ángel García: La temporada ha sido más de regresos (Haas o Benneteau) que de apariciones, más allá del brillo de Janowicz en París. ¿Por qué? Supongo que la preparación física cada vez es mejor y por tanto los grandes tenistas aguantan más tiempo en la élite. Es lo primero que me pasa por la cabeza…

Ángel Rigueira: Quizás el proceso de maduración se ha retrasado, algo que seguramente tiene que ver con la juventud en su conjunto. No creo que pase sólo en el tenis. En cuanto a este deporte en sí, los de arriba son muy sólidos, cuesta entrar en el top-5, y eso puede crear algo de frustración en las nuevas figuras. Y si no hace mucho se consideraba que un deportista de 30 años prácticamente ya había acabado su carrera, con la preparación actual las carreras se prolongan en todo tipo de disciplinas.

Antonio Arenas: Las exigencias del circuito ha cambiado en apenas una década. La preparación física y mental demandan un proceso que es prácticamente imposible saltarse en pocos meses. Se acabó lo de ingresar en el Top100 sin haber pasado por un infinito calendario de Challengers que permitan sumar el puñado de puntos necesarios para dar el salto a los puestos de privilegio de la ATP. Hay que empezar a olvidarse de proezas similares a las de Rafa Nadal. Aunque si llegan, serán bienvenidas. El Top 100 es ahora zona habilitada sólo para ‘mayores de edad’.

Álvaro Rama: Las carreras cada vez se prolongan más, los tenistas son más ‘profesionales’ en el mayor sentido de la palabra. Quizá el hecho de que las superficies sean más lentas y los materiales pesen menos implique una mayor demanda física, tal vez demasiada para un cuerpo no del todo desarrollado. O puede simple y llanamente que las generaciones jóvenes presentes sean menos potentes que anteriores. Supongo que lo más coherente es que se trate de una mezcla de los tres escenarios propuestos.

Carla Suárez: La verdad es que esta pregunta no la puede responder nadie mejor que un chico. Realmente no sabría decir muy bien por qué. Creo que mentalmente hay que estar muy bien preparado para estar entre los 200 mejores del mundo y físicamente el circuito exige mucho también. Quizás, un chico de 18 ó 19 años necesite más capacidad global para estar entre los 200 mejores. Es un dato curioso.

Carlos Moyà: Hay varios factores, pero el más importante es que hay generaciones mejores que otras. Se dice que el dominio de los cuatro grandes perjudica a los jóvenes, pero para mí eso no es clave ya que estamos hablando del 200 del mundo. Hasta ahí no llegan los tentáculos del top4.

David Menayo: Porque los jugadores maduran más tarde. Creo que el circuito, tal y como está construido, favorece más a quien está más arriba. No es fácil para los de abajo sumar, meter la cabeza en algún torneo grande si no tienes invitación que poder aprovechar y por tanto destacar entre aquellos que dominan y juegan, o pretenden hacerlo, todo.

Enrique Yunta: Es un dato alarmante, preocupa. Habrá quien apunte a la crisis, pero un deportista de elite nace desde el esfuerzo y la voluntad de querer ser alguien apostándolo todo, siempre desde la humildad. La juventud de hoy lucha menos, es más conformista y superficial. Sucede en el tenis y en cualquier otra parcela de la vida. Con todo, ha habido proyectos de buenos jugadores que se han quedado por el camino, decepciones importantes.

Fe López: Según lo que hemos visto en los últimos años, la madurez en el tenis cada vez llega más tarde. Es más difícil porque el nivel de los que están ahora es altísimo. Casos como el de Rafa Nadal, tardarán en verse.

Fernando Gómez: Sinceramente no lo sé. Los entrenadores que siguen muy de cerca la cantera llevan llamando la atención sobre este hecho desde hace tiempo. Algunos dicen que se busca menos la precocidad, otros que los veteranos saben dosificar y resistir más. Es probable que estemos ante una generación más floja que la de hace 10 años. Me gustará saber qué opinan mis compañeros de tertulia sobre esta interesante cuestión.

Fernando Vergara: Hay una muy buena explicación que he leído aquí, en Punto de Break, cuando realizaron el informe titulado ‘Madurez personal, éxito profesional’. Algo es clave: el crecimiento como jugador de tenis, la madurez. Podemos fijarnos que en el top 100 hay aproximadamente 30 jugadores mayores de 30 años. Dentro de los más importantes del circuito, Ferrer, Mónaco, Tipsarevic o Fish brindan claros ejemplos de su crecimiento, cuando habían superado los 25 años. También, el propio Feliciano López. En Argentina, por ejemplo, la camada de jóvenes que viene asomando con fuerza compone un grupo particular, debido a que es el país con más tenistas menores de 22 años en el Top 200: Pella, Delbonis, Schwartzman, Velotti, Andreozzi, Arguello y Trungelliti. Pella siempre fue apuntado como una de las promesas del tenis sudamericano, y recién en la última parte de la temporada 2012 logró insertarse, ya tiene el accedo directo al Abierto de Australia. Hace pocos días ganó el Challenger Tour de Brasil, y con 22 años logró alcanzar el puesto 97 del ranking ATP. La realidad hoy muestra que el mejor de los jóvenes es Milos Raonic. Evidentemente no es fácil llegar (ni siquiera al grupo de los 200), porque el canadiense está marcado como una de las futuras estrellas del tenis.

Jacobo Díaz: El tenis evoluciona y ha cambiado mucho en los últimos años. Hay más información, carreras más longevas en cuanto a los años y regularidad. Jugadores que maduran mucho más tarde y ya no existe el tópico, afortunadamente, de que si no has hecho algún gran resultado antes de los 20 años será muy difícil que tengas una gran carrera. Aún así, se echa de menos, algún resultado sorpresa de jóvenes talentos, tipo Janowicz éste año en Paris-Bercy o años atrás los Chang, Becker y otros ganando trofeos del Grand Slam con 17 años. Hoy en día, esos resultados son difíciles de realizar, tal y como está el circuito.

Javier Martínez: No sabría dar una explicación suficientemente argumentada más allá de la evidencia de que faltan jugadores con talento suficiente para dar el salto, jugadores distintos que escapen del estereotipo predominante a partir del cual resulta muy difícil distinguirse del resto.

Javier Méndez: Los tenistas profesionales cada vez cuentan con una preparación mejor (coach, preparador físico, fisioterapeuta…) y son capaces de estirar su carrera mucho más tiempo que en décadas anteriores. Además, ahora los más jóvenes tardan en irrumpir porque muchos deciden combinar su carrera de tenis con los estudios universitarios y saltan al circuito con 22 ó 23 años, una edad en la que hace temporadas, si no habías llegado a la élite apenas tenías opciones de mantenerte con opciones de desarrollar una trayectoria profesional.

Jesús Mínguez: Quiero creer que se ha normalizado un tanto el acceso a la élite y que no sea tanto un problema de falta de talento o de nuevas estrellas. Todo lo medimos con el rasero de Rafa Nadal y no era normal que un jugador explotara con 18 años. Se demuestra, además, que con treinta años (Federer o Ferrer) también se puede competir al más alto nivel.

José Antonio Mielgo: Creo que ya hemos dejado atrás, no sólo en el tenis, esa época en la que los deportistas despuntaban con 15 ó 16 años. Ahora, su carrera deportiva está más elaborada desde el inicio de la misma. Además, las mejoras en la preparación física y en la recuperación de lesiones o problemas musculares, está permitiendo rendir a más nivel durante más años. Quitando a Federer y Ferrer, tampoco son tan mayores el resto, 26 años, máximo.

Juan López: El funcionamiento actual del circuito induce en cierto modo al inmovilismo. Beneficia a los están arriba y les permite hacer cierta ingeniería tenística sobre cómo aguantar el ranking sin jugar demasiados torneos. En cambio los jóvenes tienen difícil asomar la cabeza, se les obliga a una mucha regularidad, algo que unido a una generación quizás algo menos brillante que otras anteriores, hace muy difícil entrar al Top 100 sin cierta experiencia. Sólo pequeños milagros como Janowicz se salvan, lo normal es que los jóvenes estén obligados a hacer varios años de Challengers hasta entrar de lleno y habitualmente en los torneos 500 y Masters 1000.

Laura Pous: Eso nos indica lo competitivo que es el tenis masculino no solo a nivel físico, sino también a nivel mental. Probablemente, es, sino el que mas, el deporte con más competencia que existe.

Manuel Poyán: Diría que va por ráfagas. Siempre existieron precoces, tipo Borg o Connors. Hewitt, con 15 años y meses, ganó a Agassi en Adelaida. Rafa Nadal es otro ejemplo de precocidad. Federer, aunque avisó ganando a Sampras en Wimbledon, no ganó su primer título hasta 2001.Por resumir, en los últimos años ha habido un tremendo esfuerzo en la preparación física de los jugadores. De tal modo que muchos tenistas de 25 a 30 años están a tope. No es que no haya talento en los torneos júniors, pero diríamos que cuesta abrirse paso. Milos Raonic está ahí. Grigor Dimitrov o Marin Cilic llevan años, pero cuesta ganar a los veteranos.

Marcos Zugasti: Porque la inserción en el máximo nivel del profesionalismo se ha convertido en un arduo y pedregoso camino, en el cual el factor físico y la madurez competitiva llega mucho después de los 19 ó 20 años. Además, el promedio de edad del top100 también demuestra la suba en la edad promedio, y eso no es por falta de talento de las camadas ascendentes si no que ya desde los Futures los torneos y la competencia es cada vez más dura.

Nacho Calvo: Ahora se tarda más en madurar. Además, ahora el tenis es muy físico y llegar a la forma ideal para competir en igualdad de condiciones cuesta más. El talento no es suficiente.

Neus Yerro: Creo que por falta de madurez y, en consecuencia, por falta del compromiso y la actitud necesarias para sacrificarse y trabajar duro.

Pablo Andújar: No soy capaz de responder, lo único que puedo decir es que al madurar más tarde, en general, también se acaban retirando más tarde.

Pedro Gutiérrez: La evolución física del tenis ha tenido mucho que ver, donde antes un niño de 17 podía competir, ahora no. Para mí esto es francamente positivo, no creo en el tenis que destroza historias personales y que cede a los padres un papel protagonista que no les corresponde. Tener niñas de 15 años ganando torneos del Grand Slam era uno de los grandes males del tenis, y me alegro de que eso vaya cambiando. Prefiero tenistas profesionales entre 20 y 34 años, que entre 14 y 28. La edad media del tenista profesional ha pasado de 23 años a 25, el nivel medio ha crecido y la dura competencia en el top 200 fortalece el valor de la veteranía. Lo veo más como un signo de enhorabuena que como uno de preocupación.

Sebastián Torok: Creo que es por el estado físico. Hoy, los jugadores están mucho mejor preparados que antes. Entonces, los veteranos (Federer, Ferrer, Haas, algunos ejemplos) combinan virtudes como experiencia, talento tenístico y aptitudes atléticas. Ese es un combo explosivo y contundente ante los más jóvenes, que tienen grandes capacidades físicas y de recuperación, pero carecen de esa sabiduría que tienen los grandes en los momentos calientes, de definición.

Tati Rascón: El tenis cada vez es mas físico y los jugadores top son auténticos atletas. Un jugador joven lo tiene más difícil que antes para poder llegar hasta ahí arriba. Antiguamente, jugadores de 17 ó 18 años llegaban a la élite mundial a base de mucho trabajo y mucho talento pero no se necesitaba la capacidad física que se necesita ahora mismo, ese nivel físico por norma general los jugadores lo suelen obtener cuando alcanzan la madurez, es decir a los 23 o 24 años. A parte del físico, cada vez hay menos torneos menores de ATP y WTA en los comienzos vitales de un jugador como profesional. Cada vez se gana menos dinero en los Futures y Challengers y eso hace que mucha gente no pueda pasar los distintos niveles hasta alcanzar el top 100 por problemas económicos, hace 20 años se ganaba más dinero en los Futures que ahora porque los campeones prácticamente ganaban lo mismo y proporcionalmente la vida ha cambiado en el aspecto económico como de la noche al día. El alto gasto y esfuerzo que ya suponía invertir en tenis, por la crisis económica que padecemos cada vez supondrá un esfuerzo mayor y cada vez hay menos jugadores en academias que quieran intentar ser profesionales por un motivo u otro y, sobre todo, no hay la misma mentalidad y esfuerzo hacia el sacrificio como antiguamente había. No hay tanto hambre y ambición por querer ser un jugador profesional.

Tomás de Cos: Llevamos años así. La edad media de entrada a la ATP es ahora más tardía, con las excepciones de algún fuera de serie. Pero ahora es más difícil ver fenómenos como el de Hewitt o Hingis en su día. Y diría que lo es por la propia evolución del tenis profesional, que cada vez tiene más exigencia física, táctica y psicológica, por lo que los tenistas alcanzan la madurez más tarde. Los tenistas son hoy mejores atletas y eso iguala mucho la competición y complica el aterrizaje a los nuevos talentos.

Virginia Ruano: Esto puede ser algo puntual. Ahora la vida de los tenistas se alarga más años, esto implica que llegar a lo más alto cada vez cuesta más, el nivel ha subido mucho y en un deporte individual como es el tenis, la madurez es un factor muy importante.

Xavi Segura: No tengo ni idea. Supongo que debe ser una cuestión de competencia. Posiblemente, el nivel medio de tenis ha subido y eso hace que acceder al top 100 sea cada vez más complicado.