Tenis británico: Murray, Robson y la tradición

Reportaje amplio en el que descubrirás cómo es el tenis británico en todas sus dimensiones

Estos días estamos todos disfrutando del O2 de Londres, una central espectacular donde se baten los mejores combatientes del año, donde la iluminación es extraordinaria y donde, sobre todo y ésta es la gran diferencia, la grada está dando un espectáculo tanto o más portentoso que el de la pista; hoy en Punto de Break hablamos del tenis británico en profundidad: sus tradiciones, sus clubes, su fidelidad, su Wimbledon, su LTA, sus presupuestos, su hierba, su presente, su futuro y sus talentos.

Hay un proverbio croata que dice “cuando el gato no está, los ratones bailan”, a lo que me permito añadir: “mas cuando el gato se presenta, ratón no se encuentra”. Esta cita permite perfectamente resumir el tenis inglés. No hay punto medio. Excelencia o vacío. Y normalmente les sale muy bien. ¿Por qué hay un único tenista inglés entre los 200 mejores del mundo? No lo sé, pero es de los mejores. ¿Por qué en tenis femenino no ha habido ninguna británica natural hasta que han aparecido las que serán dos estrellas rutilantes en el futuro próximo? No lo sé, pero ellas dos harán vibrar a la grada british como no lo ha hecho el tenis femenino en un par de décadas.

Sin duda en Gran Bretaña hay gato y, por eso, no hay ratones. El nivel de exigencia es tal dentro del propio aficionado y miembro de club de tenis inglés que todo lo que no sea brillar sabe a poco. Son el país donde nació el tenis, son la nación que ostenta el título más prestigioso del circuito, son el paraje donde se encuentra el club de tenis más selecto y popular del mundo, son la patria donde más se cuida el tenis, son el territorio donde más clubes de tenis hay de media… son Gran Bretaña, y allí se paladea tenis. Se paladea en cada prestigioso Club, de entre los miles que hay; se paladea en que es el único país con varios torneos sobre hierba, lo cual es costoso y difícil pero diferenciador, y que en ningún otro país se podría hacer con tal maestría; se paladea viendo una central histórica y maravillosa como la de Queen's con la sede antigua del club frente a la pista que traslada a los tenistas un siglo atrás; se paladea en las vestimentas blancas y las fresas con nata y miel de Wimbledon; en definitiva, se degusta en cada rincón de la geografía del tenis british.

En lo que se refiere a la organización y dirección de su tenis, la LTA, Asociación Británica de Tenis, es una de las más importantes asociaciones nacionales de tenis del mundo. Muy suyos, y a la vez muy tradicionales, pero jamás se hace algo que sin una gran finalidad y sin una auténtica inversión. En la LTA no hay engaño. Hablaremos sólo un poco, de sus planes, finalidades y presupuesto a los que desde Punto de Break hemos tenido acceso para que sepan a qué nos referimos pero sin detallar en exceso pues es prácticamente imposible en este reportaje, que sólo aspira a que conozcan qué es el tenis británico. La LTA tiene cuatro grandes focos en su presupuesto: participación, rendimiento, grandes eventos y servicio/gestión.

Inversión de en torno a 27 millones de euros en promover la práctica del tenis por todo el país, desde los más pequeños (más de 15.000 escuelas subvencionadas con planes para la práctica del tenis), pasando por programas de cardio-tenis para los más mayores, cursos impartidos por especialistas, para a través de este deporte mejorar la salud (se han ofrecido más de 300), programas como minitennis que permiten introducirse a los pequeños entre 3 y 10 años de forma completamente gratuita, la existencia de coordinadores en 15 universidades británicas donde se puede compatibilizar la práctica del tenis con los estudios superiores, así como multitud de cursos y herramientas a disposición de entrenadores, árbitros y directores de escuelas y clubes de tenis, que no especifico para no alargar en exceso el artículo.

Se invierten también 15 millones de euros en apoyar y mejorar el rendimiento de los tenistas profesionales británicos. Todo este dinero se reparte en cuatro grandes montos: cazatalentos que viajan por el país en busca de las futuras estrellas, subvención de los entrenadores, apoyo económico directo a los propios tenistas así como la existencia de una red de 160 clubes donde las instalaciones e infraestructuras están completamente al servicio de los tenistas de élite que compiten internacionalmente bajo coste de la LTA.

Asimismo 24 millones de euros están destinados a la celebración de grandes eventos y también de pequeñas competiciones, en las que se promueven las oportunidades del público para disfrutar del tenis de alto nivel así como se construye un importante pilar para el crecimiento y desarrollo de sus propios deportistas. En este sentido se disputan un total de tres eventos internacionales ATP y WTA (Birmingham WTA, Queen's ATP y Eastbourne tanto ATP como WTA), Wimbledon de categoría Grand Slam y el ATP World Tour Finals. Así mismo se ha desarrollado un único programa comercial conforme al que los patrocinadores participan en la sponsorización de todos los torneos a la vez por lo que AEGON como principal contribuyente tiene sus carteles desde el famoso torneo de Eastbourne, como en el más pequeño de los ITF femeninos.

Y, por último, invierten algo más de 20 millones de euros en la gestión de la propia LTA y en mantener un servicio de atención constante para los clubes, tenistas, entrenadores y fans. En el tenis inglés las cosas no fallan, igual que se cuida la hierba se cuida su tenis, e igual que se guarda el silencio se guardan sus tradiciones y pulcritud. En el país donde sólo nacen tenistas estrellas, todo se mide al detalle y todo goza de una repercusión espectacular. Junto al fútbol, el rugby y el criquet, el tenis es uno de los deportes nacionales; y lo seguirá siendo, surjan –que surgirán- figuras o no, porque Gran Bretaña es tenis.

Todo ello merced a los ingresos logrados a través de patrocinadores, a sus más que solventes torneos (especialmente Wimbledon, a través del que ingresan grandes cantidades, que suponen casi un 50% de sus ingresos finales) y a una partida para fomentar el tenis por parte de la Administración, además de otros ingresos que no se especifican.

En la visión menos general del tenis británico y sí más internacional y competitiva, encontramos a día de hoy tres grandes representantes del tenis británico que analizaremos someramente a continuación, así como otros dos grupos a mencionar: doblistas masculinos y singlistas femeninas top200.

Andy Murray | #3 ATP, oro olímpico y héroe nacional

Uno de los mayores iconos deportivos del país, recientemente bañado en oro olímpico londinense, es la gran esperanza nacional para volver a ganar Wimbledon. Con sus puntos en el ranking multiplica más que por cuatro los conseguidos en conjunto por el resto de 56 nacionales que cuentan con ranking. Aquí hay gato y no ratones, que llena portadas, aúna almas y genera ilusiones. En la mejor temporada de su vida y preparado a priori para acercarse como nunca a la cúspide, sería el primer británico en conquistar ese título en la Era Open.

Heather Watson y Laura Robson | Promesas-realidades preparadas para el salto que auguran nacarado futuro

Jóvenes, con un tenis de alto nivel, y preparadas para el salto definitivo, hoy ocupan respectivamente los puestos #49 y #53 de la WTA, a sus 20 y 18 años. Watson campeona en el WTA de Osaka, primera corona profesional británica femenina desde 1988, bajita pero rápida, promete ser una gran número 2 de Laura. Ésta, por su parte, es la gran ilusión british de futuro, la Murray de dentro de 5 años. Plata en el dobles mixto de los pasados Juegos Olímpicos, parece la candidata a suceder a Venus Rosewater como última campeona local de Wimbledon y a aspirar a liderar la WTA; de primeras lo tiene todo, ahora le queda lo más difícil una vez que ya es popular en toda Inglaterra: conseguirlo. Juntas parecen preparadas para convertir a Gran Bretaña en una superpotencia de Copa Federación que revierta el histórico desastre de este país en dicha competición donde sólo cuenta con 4 subcampeonatos –frente a 9 títulos de Copa Davis-.

Doblistas masculinos | 7 especialistas dentro del top100

Es inevitable mencionar el alto grado de doblistas, más en cantidad que en calidad, con los que cuenta Gran Bretaña: Marray, Fleming, Hutchins, Inglot, Skupski, Delgado y Jamie Murray. Todo ellos auténticos trotamundos del circuito, como ocurre siempre con los doblistas especialistas, el más joven de entre ellos cuenta ya 26 primaveras (incluso el mítico Jamie Delgado cuenta 35). Sin resultados espectaculares, la pareja Fleming/Hutchins terminará el año como #9 y Marray junto al danés Nielsen como dupla #11 del 2012.

Singlistas femeninas top200 | La cantidad y no la calidad

Existe un núcleo de tenistas británicas que si bien no están del todo confirmadas en la élite si hacen sus escarceos, en ocasiones con notable éxito, por el circuito femenino. Es el caso de la londinense Anne Keothavong, hoy #137, otrora top50 de la WTA; de Johanna Konta, 21 años, #153, notable progresión, nacida en Sydney y de orígenes húngaros; y de Elena Baltacha, constante top50 (ahora en baja forma se coloca #172), veterana del ’83, ucraniana de nacimiento, inglesa nacionalizada, comandó durante largo tiempo la flota femenina británica. Y junto a ellas otras a un paso de esos puestos como Tara Moore, Naomi Broady, Samantha Murray, Lisa Whybourn o Amanda Carreras.

Comentarios recientes