Gilles Simon rompe con Tulasne, su entrenador desde 2007

Simon había bajado hasta el puesto 19 del ranking este año, cuando podría estar cerca del Top 10

Gilles Simon ha roto con su entrenador de toda la vida, Thierry Tulasne, con quien comenzó a trabajar, merced a la Federación Francesa de Tenis en 2007. Simon, que ha tenido una temporada 2012 muy alejada de sus principales objetivos y no ha estado al nivel que se esperaba de él, cerca del Top 10 e incluso con la posibilidad de luchar por entrar en el Copa de Maestros, la ATP World Tour Finals, ha decidido dar un cambio de aires a su carrera y romper, según han hecho oficial ambos, de mutuo acuerdo, con su preparador durante más de 5 años.

Con Tulasne, Simon ha conseguido los que han sido los mejores resultados de su carrera deportiva. Su llegada le proporcionó ese mismo año 2007 los dos primeros títulos de su carrera, conseguidos en Marsella al superar en la final al chipriota Marcos Baghdatis y en Bucarest al hacer lo propio con el local Victor Hanescu, lo que le valió para acabar el año entre los 30 primeros.

Tulasne y Simon han sido cinco años un equipo unido

La temporada de 2008 sería la mejor de la carrera de Simon pues lograría repetir en la capital rumana y añadir los títulos de Casablanca e Indianápolis. Pero sin duda, su actuación más destacada sería en el Masters 1000 de Madrid donde vencería en semifinales a Rafa Nadal antes de caer en la final con el escocés Andy Murray.

Su buen papel en el penúltimo Masters 1000 del año le llevaría a meterse por primera y única vez en su carrera a la Copa Masters, donde lograría alcanzar las semifinales ante Novak Djokovic tras ganar en su primer partido al mismísimo Roger Federer.

En 2009, conseguiría alcanzar los cuartos de final del Open de Australia, en su mejor actuación en un grande hasta la fecha y que le valió para ser el sexto mejor jugador del mundo. La victoria en Bangkok sería el único título que se llevaría Simon ese año, lo que no le permitiría acabar entre los 10 primeros.

Simon destaca por su enorme capacidad para correr

En el año 2010 empezarían las complicaciones del francés, que a causa de una lesión de rodilla se perdió la gira de tierra batida. Sólo Metz sirvió para paliar una buena temporada en donde lo más relevante fue el nacimiento de su hijo en pleno US Open.

El año pasado lo empezó de más a menos. Tras ganar en Sidney y forzar a Federer a ir a cinco sets en Australia, sólo sumaría un título más en Hamburgo, lo que no obstante le valió para acabar entre los quince primeros.

Este año parecía que con el título en Bucarest y las semifinales en el Masters 1000 de Montecarlo, Simon podía volver a colarse a un top ten que podría ser accesible para él. Sin embargo, de nuevo la irregularidad en el tramo centra de la campaña ha presidido su trayectoria.

Simon está considerado un buen jugador de tierra y un excelente defensor. Extraordinario contragolpeador y un fenómeno de los cambios de ritmo de juego, sus cualidades en el fondo de pista le han llevado a ser la bestia negra de sus compatriotas en arcilla.

Tulasne ha sido pieza básica en Simon

Además, su enorme paciencia y su facilidad para correr horas y horas detrás de la pelota le hacen ser un hueso muy duro de roer en partidos largos. Parte de su éxito no cabe duda que pertenece a Toslane, que en su época como jugador ya logró cinco títulos en esta misma superficie que le llevaron a ser Top 10 en agosto de 1986.

Comentarios recientes