El fantasma del número 1 y el oro en los Juegos Olímpicos

Federer afronta un imposible desde 1988: ganar el oro siendo el líder del ranking

El suizo Federer, uno de los atletas más laureados en toda la historia del deporte, pelea en Londres por alcanzar el único gran título que no brilla en su currículo junto a la Copa Davis: la medalla de oro en individuales de unos Juegos Olímpicos. Roger, que hoy ha clasificado para los cuartos de final del torneo tras vencer a Istomin, quedando a una victoria de competir por los ansiados metales, combate ante un fantasma del pasado: desde que el tenis volvió a formar parte de unos Juegos en Seúl 1988, ningún jugador que haya llegado como número a la cita ha sido capaz de lograr el máximo premio. El suizo, coleccionista de marcas imposibles durante toda su carrera, compite en Wimbledon por alcanzar la gloria que se le escapó en Sydney (ante Di Pasquale en el partido por el bronce), Atenas (contra Berdych en segunda ronda) y Pekín (frente a Blake en los cuartos de final de la competición). En Londres se escribe otra historia.

En 1968, cuando los Juegos celebrados en Ciudad de México finalizaron, el tenis dejó de ser considerado práctica olímpica y no tuvo representación durante los siguientes veinte años, volviendo al escaparate mundial en Seúl 1988. Desde entonces, el número uno del mundo en categoría masculina jamás ha sido capaz de besar la medalla de oro, el tesoro más anhelado por todos los deportistas. A diferencia de los torneos del Grand Slam, donde los favoritos tienen un margen de maniobra mayor y la duración de la cita se prolonga durante catorce días contando con una jornada de descanso entre partidos, en los Juegos, un peligro para las estrellas, se compite en siete días y sin margen para errar. Federer, el primero de todos, combate con el alma para lograr la hazaña de añadir el oro olímpico a sus 17 cetros grandes y acabar con el hechizo del número uno presente en la memoria.

Finales de los Juegos Olímpicos desde que el tenis volvió en 1988

Seúl 1988

El evento celebrado en el Parque Olímpico de Corea, sede habitual de Copa Davis y FedCup, presenció como el eslovaco Miroslav Mecir, número doce del mundo, superaba la barrera del primer set perdido para terminar ganando al estadounidense Tim Mayotte en cuatro mangas. Fue la primera edición tras el regreso del deporte de la raqueta a unos Juegos Olímpicos.

Oro: Miroslav Mecir

Plata: Timothy Mayotte

Bronce: Stefan Edberg/Brad Gillbert

Barcelona 1992

Los únicos Juegos Olímpicos celebrados en España, en la ciudad de Barcelona, proclamaron a Marc Rosset como campeón del torneo tras acabar en una épica final contra el local Jordi Arrese, después de una quinta manga que se decidió por 8-6. El suizo, que venció en el camino hacia la final a Jim Courier y Goran Ivanisevic, dos de los favoritos, sirvió de figura motivadora para Federer. El tenista de Basilea explicó que el oro logrado por su compatriota sobre la tierra batida española le inspiró tanto como para desear fervientemente añadirlo a su palmarés.

Oro: Marc Rosset

Plata: Jordi Arrese

Bronce: Andrei Cherkasov/Goran Ivanisevic

Atlanta 1996

El estadounidense Agassi se convertiría en el primer jugador capaz de lograr ganar los cuatro torneos del Grand Slam y la medalla de oro en unos Juegos Olímpicos al derrotar en la final de Atlanta al español Sergi Bruguera cediendo tan solo seis juegos. Expuesto a la pista rápida del Centro de Tenis Stone Mountain, el catalán fue incapaz de tumbar a Andre, al que solo ganó dos veces en su carrera, ambas en tierra batida.

Oro: Andre Agassi

Plata: Sergi Bruguera

Bronce: Leander Paes

Sydney 2000

El ruso Kafelnikov y el alemán Haas, viejos conocidos, protagonizaron una pelea por el oro que se decidió en cinco intensos parciales, con victoria final para Yevgeny. En el complejo habilitado al sur de Gales, ambos jugadores dibujaron uno de los mejores partidos olímpicos grabado en la retina de los espectadores convertidos en testigos de de los primeros Juegos del siglo XXI.

Oro: Yevgeny Kafelnikov

Plata: Tommy Haas

Bronce: Arnauld Di Pasquale

Atenas 2004

Nicolas Massu, el chileno que llegó a estar entre los diez mejores jugadores del planeta, se proclamó por méritos propios como el protagonista indiscutible de los Juegos Olímpicos de Aternas. Primero, ganó la final individual a Mardy Fish en cinco ajustados sets. Después, de la mano de su compañero Fernando González, logró alzar otra medalla de oro al derrotar a la pareja formada por las alemanes Nicolas Kiefer y Rainer Schüttler.

Oro: Nicolás Massu

Plata: Mardy Fish

Bronce: Fernando González

Pekín 2008

Como ya hiciese Andre Agassi años atrás, Rafael Nadal lograría en Pekín el primer paso para cerrar el círculo. Tras ganar la medalla de oro, meses después de vencer en Wimbledon, el español conquistaría Australia (2009) y Nueva York (2010), convirtiéndose en el único tenista junto al estadounidense en ganar los cuatro torneos del Grand Slam y el título olímpico. El mallorquín ganó en la final al chileno Fernando González, que volvió a quedarse a las puertas de la gloria tras colgarse la medalla de bronce en los Juegos de Atenas.

Oro: Rafael Nadal

Plata: Fernando González

Bronce: Novak Djokovic

Comentarios recientes