Sorpresas en tenis en los Juegos Olímpicos

Alejados en las apuestas y en los rankings hay nombres de tenistas que pueden dar la campanada en Londres 2012

Los Juegos Olímpicos, también Londres 2012, se plagan de múltiples sorpresas en todos los deportes y lo mismo ocurre en el tenis donde tenistas como Massú o Dementieva han alcanzado una gloria que no han podido refrendar con título alguno de Grand Slam; este año jugamos a esta apuesta imposible y buscamos los nombres de las posibles sorpresas este año: John Isner, Milos Raonic, Sabine Lisicki, Tamira Paszek o las parejas Granollers/López y Dulko/Suárez pueden sonar más de lo que muchos aventuran de primeras.

Las pistas del All England Club lucen espectaculares a escasas horas de que arranque la competición olímpica. Decoradas con morado y rosa por todos los huecos, con marcas patrocinadoras en los fondos y jugadores con ropa de color entrenando, rompe sus tradiciones por la excepcionalidad e importancia de unos Juegos Olímpicos. El hecho de competir en nombre de tu país, de buscar medallas, de sentir más la presión si se espera de ti que alcances dicho éxito y el apoyo inigualable de toda una nación si te acercas a los puestos de honor, todo ello hace que los nervios y las emociones sean distintos y que por ello haya batacazos inesperados (no olvidemos que aun buscándolo con todas sus fuerzas Serena nunca ha conseguido una medalla individual, sin olvidar que en el 2000 sólo participó en dobles y que en Atenas se lesionó) y que algunos jugadores se motiven especialmente brillando como en ningún otro torneo a lo largo de su carrera (el chileno Massú conquistó dos oros, tanto en individual como en dobles en Atenas 2004, y sin embargo nunca entró en cuartos de final siquiera de un Grand Slam).

Adivinar las sorpresas es muy difícil. Hoy nos trataremos de acercar a perfiles de tenistas fuera del top10 que tienen opciones de sorprender en estos Juegos Olímpicos de Londres 2012, lo haremos a 8 participantes del individual masculino y 8 del femenino; además de dos parejas por sexo, ninguna de ellas cabezas de serie (dejando a un margen a las Williams que pese a no ser cabezas de serie en dobles por el mal ranking de Venus, nadie catalogaría su triunfo final como una sorpresa).

Individual Masculino: Isner, Nalbandian, Dimitrov, Baghdatis, Raonic, Feliciano, Roddick y Melzer

Son muchos y aventurados nombres, con los que no se cuenta del todo como los 3 favoritos pero que tienen opciones de colarse en las medallas pese a no ser ninguno de ellos top10. En un primer grupo encontramos a los grandes sacadores como son los americanos Andy Roddick y John Isner, el joven canadiense Milos Raonic y el español Feliciano López. Los cuatro tienen algo más que saque, y su juego teniendo en cuenta que el torneo se disputa sobre hierba y a tres sets será muy efectivo y les permitirá, si salen concentrados desde el principio, poder hacer frente a cualquiera.

En un segundo grupo situaría a jugadores de gran calidad como son Grigor Dimitrov y David Nalbandian, el búlgaro y el argentino saben acoplar muy bien su juego a la hierba y ambos han confesado motivarse especialmente cuando juegan por su país en otras competiciones. Su calidad y potencial es tal que si consiguen centrarse 100% durante el torneo olímpico, pueden también optar a inesperados metales.

Y, por último, cierran el grupo dos tenistas peculiares y de rachas: Marcos Baghdatis (chipriota) y Jurgen Melzer (austriaco). Ninguno de los dos entra en quiniela alguna pero varias veces en su carrera han conseguido varias victorias de renombre consecutivas y brillar en los mayores escenarios; ambos ha conseguido a lo largo de su carrera buenos resultados en hierba y podrían ser nombres a seguir si arrancan bien el torneo olímpico.

Individual Femenino: Petrova, Schiavone, Paszek, Ivanovic, Lisicki, Pironkova, Martínez-Sánchez y Kirilenko

Son los ocho nombres femeninos que en nuestra opinión pueden llegar lejos sin que se espere algo así en ellas. También podemos dividir estos ocho nombres en tres grupos: las especialistas en hierba, las jugadoras de carácter e imprevisibles y tenistas estables que se han mostrado a buen nivel este año con potencial.

Dentro de las especialistas de hierba encontramos a Tamira Paszek, Sabine Lisicki y Tsvetana Pironkova. La austriaca Paszek lleva dos años seguidos alcanzado cuartos de final en Wimbledon y viene tras ganar Eastbourne (segundo torneo femenino más importante sobre hierba), la búlgara Tsvetana Pironkova es una tenista del montón en el resto de superficies que cuando llega el césped se transforma convirtiéndose en una jugadora muy peligrosa (hace dos años consiguió alcanzar las semifinales de Wimbledon dejando por el camino a grandes especialistas como Bartoli o Venus Williams), y la alemana Sabine Lisicki que también ha alcanzado semifinales en Wimbledon y que tiene un juego que se adapta a la hierba de manera perfecta, con gran potencia y precisión, sin ir más lejos este año eliminó a Maria Sharapova y alcanzó cuartos de final en Wimbledon.

Hay tenistas estables que vienen mejorando sus rankings en el circuito y que paso a paso también pueden dar guerra, además de haber demostrado que pueden adaptarse a la hierba optimamente. Es el caso de las rusas Maria Kirilenko y Nadia Petrova, que han tenido un buen 2012 sobre hierba donde por momentos se les ha visto brillar (a la primera en un partidazo en cuartos de final de Wimbledon contra Agnieszka Radwanska que perdió; y a la segunda ganando el título de Hrestogenbosch). Y también de Ana Ivanovic, que sigue mejorando su nivel aunque sin alcanzar del todo la forma que le llevó al número 1 del mundo, ha tenido algún resultado interesante esta temporada y está acostumbrada a relucir en ocasiones importantes; le será difícil pasar las primeras rondas pero después ante las favoritas si alcanza últimas rondas puede jugar de tú a tú.

Un último grupo es el de jugadoras imprevisibles y de carácter que han demostrado bastantes veces que cuando su raqueta está a punto su tenis coge un nivel mágico y difícil de contrarrestar, son Francesca Schiavone y María José Martínez. Dos jugadoras, la italiana y la española, que partido a partido y a base de ese pundonor y garra que tanto importa en unos Juegos Olímpicos podrían también dar la sorpresa aunque a priori nadie cuenta con ellas siquiera para cuartos de final.

Dobles Masculinos: Granollers/Lopez y Isner/Roddick

En el doble masculino destaco especialmente a dos parejas que no son cabezas de serie pero que podrían perfectamente alcanzar la medalla. La primera de ellas son los españoles Marc López y Marcel Granollers, dupla olímpica de última hora a raíz de la baja de Rafael Nadal y que esta temporada son la tercera mejor pareja de nacionales del circuito. Se compenetran maravillosamente y aunque perdieron en su debut de Wimbledon y quedan dudas sobre su adecuación a la hierba, tendrán bajo su camiseta el nombre de gran pareja de dobles de España y eso, como en la Davis, les dará un plus.

Y la segunda pareja es la conformada por los norteamericanos Andy Roddick y John Isner, buenos doblistas con un gran servicio como mayor cualidad lo que les puede aupar al pódium si encadenan buenos partidos. Tratándose de hierba y a tres sets, el potencial de esta pareja se ve multiplicado en mucho y serán dignos de tener en cuenta.

Dobles Femeninos: Dulko/Suarez y Dellacqua/Stosur

Entre las posibles sorpresas del dobles femenino destacamos a dos fuertes parejas. La primera de ellas es la dupla argentina entre Gisela Dulko y Paola Suarez. Son dos doblistas excepcionales, que han alcanzado por separado el número 1 del mundo de dobles y se han convertido en campeona de Grand Slam. Esta temporada han jugado juntas, y Paola ha vuelto de su retiro, con el objetivo de preparar esta cita olímpico y permitir que Argentina presentara una opción de calidad, y aunque las cosas tampoco han ido muy bien, sí lo suficiente como para poder dar guerra.

La pareja australiana que forman Samantha Stosur y Casey Dellacqua tiene mucho más peligro del que cabría pensar en un primer momento de una dupla que no ha entrenado apenas junta este año. Stosur, ahora centrada en el individual, fue una brillante doblista hace años y Dellacqua, campeona de Grand Slam, es una doblista de calidad y experiencia. Queda por ver cómo se compenetran, pero son una pareja peligrosa que si consigue coordinarse bien podrían sorprender y avanzar hasta alcanzar el pódium.

Comentarios recientes