Las cuatro supervivientes

Configuradas las semifinales femeninas de Roland Garros, analizamos las opciones de: Sharapova, Stosur, Errani y Kvitova

Pedro Gutiérrez | 6 Jun 2012 | 19.10
facebook twitter whatsapp Comentarios
En Puntodebreak encontrarás toda la actualidad y noticias de tenis, así como fotos de tenistas e información de los torneos ATP y WTA como los Grand Slam y Copa Davis.
En Puntodebreak encontrarás toda la actualidad y noticias de tenis, así como fotos de tenistas e información de los torneos ATP y WTA como los Grand Slam y Copa Davis.

Empezaron 128, en apenas tres días se redujeron a 64, y pronto fueron sólo 32. Es increíble la cuenta atrás en los Grand Slam, cada día son menos, baja la cantidad pero aumenta la calidad; las jugadoras notan ese halo que envuelve los grandes torneos que les dice “ya somos menos, y tú estás entre las elegidas”. De 32 se pasó a 16, de ahí a 8, y hoy se ha cerrado el listado de 4 candidatas a ganar Roland Garros.

De 128 ya sólo quedan 4 con opciones, bastantes artistas inesperadas y muchas ausencias. Los cuatro nombres que se repartirán la gloria son: Samantha Stosur, Sara Errani, Maria Sharapova y Petra Kvitova. Podría seguir la racha de campeonas de Grand Slam diferentes que disfrutamos el año pasado si Sara o Maria se hicieran con el título. Stosur con la veteranía de conquistar el US Open 2011 y Kvitova con la de Wimbledon de ese mismo año, Sharapova con la experiencia de haber ganado ya tres títulos de Grand Slam (nunca un abierto francés) y Errani con una temporada de tierra brillante, se juegan la corona de la tierra. Hoy en Punto de Break, analizamos sus perfiles, su carrera hasta esta penúltima ronda y sus opciones de ser la campeona final.

Maria Sharapova

De menos a más evaluamos las opciones de las semifinalistas y empezamos por la que en nuestra opinión es la máxima favorita: Sharapova. La tenista siberiana viene rindiendo esta temporada de tierra a un nivel brutal, llegaba a este Roland Garros junto con Na Li, Serena Williams y Victoria Azarenka como las grandes favoritas, y a día de hoy sólo aguanta ella. Es la primera en las apuestas, el valor seguro.

Ganó en Stuttgart, sobre tierra batida bajo techo, cambiando la tónica de perder finales que le perseguía en este 2012, y después aunque tropezó sobre la arcilla azul de Madrid cayendo en cuartos de final ante Serena, volvió a demostrar su gran estado de forma cuando se impuso en la agónica final de Roma a Na Li. Con dos títulos sobre tierra, los dos únicos grandes torneos de arcilla roja de este año, Sharapova ha cuadrado un calendario fantástico, sin lesiones de por medio, y con dos objetivos claros: ganar de nuevo un Grand Slam y alcanzar el número 1. En París puede alcanzar ambos.

La siberiana saldrá número 1 de Roland Garros si alcanza la final, es decir, sólo Petra Kvitova puede permitir a Victoria Azarenka retener un número 1 que la bielorrusa no ha defendido dignamente sobre la arcilla parisina. El 22 de agosto de 2005 la rusa ya alcanzó el número 1 y ahora tanto tiempo después, con tantas aventuras sufridas y disfrutadas, quizás haya llegado el momento de retornar a lo más alto. Probablemente a la WTA le venga de perlas una dura lucha entre Masha y Vika por el número 1, la batalla está servida y la hierba que llega se antoja clave.

De momento en París es la máxima favorita, ha sacado sin excesivos problemas todos sus partidos, nunca ha ido por debajo en el marcador, y las opciones de que sea finalmente la campeona son altísimas. Primero Kvitova y después Stosur o Errani no parece algo tan complejo para la rusa como para echarse atrás. Ha preparado bien la cita y sus piernas incluso están deslizando algo impensable hace unos años en Maria Sharapova. Sigue progresando, ha resucitado tras lesiones durísimas para una tenista como son las del hombro, y me temo ha llegado su momento.

Samantha Stosur

Muchos se siguen sorprendiendo con la australiana a estas alturas. Tenista de ojos claros, mirada limpia y serena, educada y tímida parece convertirse en una persona diferente cuando salta a pista enfundada en gafas, visera, y vestidos que marcan la fortaleza y lo trabajado de sus músculos que le cambian el semblante y parece convertirse en una super-heroína. Sam ya brilló en el US Open donde no olvidemos aplastó a Serena Williams en la final a base de winners, su tenis es ‘masculino’ en palabras de Cibulkova, su última rival, lo cual es cierto pues con saques potentes, derechas con mucho spin y una potencia endiablada además de agresividad y búsqueda del winner constante la australiana así lo atestigua. Pero Stosur cae bien en la WTA, es una jugadora diferente, la australiana es agresiva pero con variedad y recursos, tiene golpes variados y representa a ese sector que reclama agresividad y valentía en pista sin que eso signifique que sólo predomine el ‘palo va palo viene’ que tanto se impulsa desde la escuela del este europeo.

Samantha es de estas tenistas hechas de una pasta especial que evolucionan y brillan especialmente cuando el escenario más grande se hace. Los Premier no se le dan bien pero en los Grand Slam no es la primera vez que alcanza semifinales. Lo hizo por primera vez en Roland Garros 2009, en Roland Garros 2010 (donde llegó a la final que perdió ante Schiavone) y en el US Open 2011 (allí ganó las semifinales y la final, consiguiendo su primer título de Grand Slam). Es una vieja conocida de las últimas rondas de Roland Garros y sorprende su constancia en el ‘major’ francés donde la inestabilidad es la máxima en el torneo femenino. Tiene experiencia, se crece en las rondas finales y su tenis se acopla a la perfección a las pistas de tierra; por todo ello, Stosur es la segunda gran favorita para ganar aquí, en mi opinión.

Sara Errani

Me permitirán la locura para muchos de colocar a Sara como una posible campeona delante de Kvitova. Sara se ha ganado este puesto a base de esfuerzo y tenor; si bien es obligado decir, sin que eso sea menospreciar, que sorprende ver a estas alturas de torneo a Errani, más aún tras ver el primer set y medio de su partido ante Ivanovic donde la serbia manejó a su placer a la italiana. Errani lleva una temporada de tierra magnífica, pero también lo hizo en dura donde alcanzó cuartos de final en el open de Australia. Sara, de juego duro, agresivo, sin fallos, constante, no se empeña en buscar el winner desde la primera bola, pero tiene claro cómo deslizar, cómo correr, cómo golpear, cómo luchar, por eso es una gran campeona de tierra y por eso se ha colado en esta ronda del Grand Slam de arcilla.

Sara Errani, afincada en Valencia, ha evolucionado de manera espectacular en este 2012. Terminó el 2011 como una mera top50 pero algo ha cambiado en sus dinámicas y en su mentalidad que le ha hecho comerse toda aquella tierra por donde pasara. Errani nunca había pasado más allá de tercera ronda en un Grand Slam hasta este año en el que ha firmado cuartos en Melbourne y como poco semis en Roland Garros; está en la race de esta temporada top10 y ha ganado ya tres títulos: Acapulco, Barcelona y Budapest (todos ellos WTA International sobre tierra batida al aire libre). Se ha convertido este año en la actual especialista terrícola por excelencia, y cuidado que si sigue mejorando puede llegar más lejos. Errani no es una tenista de toque, muñeca ni talento, pero sí es luchadora y no da una bola por perdida, cuando le preguntan quién es su tenista favorita confiesa sin dudarlo: “David Ferrer”. Creo que esta última declaración lleva aparejado todo comentario posible sobre Errani; su capacidad de victoria hasta ahora ante las grandes tenistas se ha puesto en entredicho con un balance de 0 victorias por 28 derrotas ante top10; pero ayer ganó a Kerber, cambió su suerte y veremos si con confianza puede lograr un sueño como es ganar Roland Garros, sería la segunda sorpresa para los italianos en tan poco tiempo con Roland Garros como protagonista.

Petra Kvitova

Esta checa que a simple vista recuerda a tenistas de otra época en lo que se refiere al aspecto físico, cuando uno descubre su juego basado en la potencia y en el golpe ganador sea la bola que sea y desde donde sea, sabe que es mucho más actual. Casera, tranquila, capaz de decidir hace un año cuando ganaba en Madrid que en lugar de disputar Roma prefería desplazarse a un ITF que se jugaba en su ciudad donde había comprometido su asistencia; el 2011 fue su año. Hace sólo unos meses se hablaba de ella como la gran número 1 que estaba por llegar, campeona en Wimbledon y en el Masters de final de temporada, además de Copa Federación, era la rival de Azarenka por el número 1. Sin embargo, Kvitova se ha convertido en la eterna semifinalista, segundona en este 2012 (entiéndase en lo que se refiere a títulos), que pasa inadvertida y así ha ocurrido en Roland Garros, donde pese a ser la 2ª cabeza de serie más alta tras Sharapova en cuartos de final apenas nadie la situaba en las quinielas.

Si bien es cierto que ha tenido un cuadro muy tranquilo no enfrentándose a jugadoras entre las 60 primeras hasta alcanzar las semifinales, ahora llega el momento de la verdad en el que se topará con Sharapova, la gran favorita, en semifinales y todo hace indicar que no está preparada para ganar en tierra tal y como lo hizo en hierba en la final de Wimbledon del año pasado donde pasó cual apisonadora sobre Masha. En la tierra hay que deslizar, buscar puntos distintos, y la checa no tiene plan B, ella sólo pega y pega a la bola hasta que gana el punto o se le marcha fuera y eso casi le deja fuera en cuartos de final ante Shvedova y salvo máxima inspiración le dejara a un lado ante Sharapova. Su tenis cuando juega al máximo no tiene límite y es su gran baza, pero en tierra es menos efectiva y probablemente no llegue acomodada a la pista como debiera para ganar Roland Garros.

Conclusión

Unas semifinales con protagonistas que si bien no son muy sorprendentes y entraban dentro de lo posible, nadie esperaba encontrarlas por aquí antes que a otras, salvo a Sharapova. Serena, Azarenka, Radwanska, Li, Bartoli… todas ellas no lo han conseguido y entre esos cuatro nombres que hemos comentado estará la nueva campeona de Roland Garros, ninguna ha levantado el título en París. Llega el momento de la verdad, mañana empieza. Quedan 4.