Serena y Vika ya piensan en Roland Garros

Dejan a un lado Roma y se centran ya en conquistar la catedral de la tierra batida mientras Sharapova no falla y promete guerra

Se ha calentado bastante el ambiente entre las top de la WTA, e incluso con la WTA misma, los últimos días en Roma. Azarenka jugaba y se retiraba minutos más tarde de arroyar, Serena con problemas de espalda toda la semana cuando llega una rival de nivel como Na Li en semifinales decide que ya es momento de decir basta y no forzar, dejando al WTA de Roma sin una de sus dos semifinales femeninas, y Maria Sharapova aprovechando para no dejar títere con cabeza en sala de prensa.

El caso es que el torneo de Roma se ha quedado sin la número 1 y sin el espectáculo de un Li vs Serena Williams, a razón de lesiones. Normal que los altos mandos de la WTA se enfaden, más aún cuando encima se les echa la culpa a ellos y sus normas, como hizo Victoria Azarenka. “Debe ser la tenista que menos se lesiona del mundo; se retira del torneo por problemas físicos y a los dos días la ves entrenando en el mismísimo club. Es curioso ¿no?”, lanzaba amenazante Maria Sharapova en cuanto le preguntaron en rueda de prensa sobre Vika y su lesión; como siempre, Masha haciendo amigas en el circuito.

Sin duda, el ambiente se está caldeando en la cima de la WTA. Serena aparece victoriosa en Madrid, pero en Roma dice basta, Azarenka llega como número 1 y líder indiscutible esta temporada, pero Roma, primer torneo sobre tierra roja al aire libre, lo deja escapar ‘lesionada’, y Sharapova que no se corta un pelo y asegura buscar el número 1.

La sensación es extraña, parecería que nadie se quiere mojar antes de llegar a Roland Garros, excepto Sharapova; que todas guarden fuerzas para las ocasiones importantes que vienen como el Abierto francés, Wimbledon y los Juegos Olímpicos. Es entonces cuando entra Stacey Allaster, presidenta de la WTA, y dice estar decepcionada. Que en un torneo de la calidad e importancia de Roma, mientras en hombres los cuatro mejores tenistas sobre tierra del momento se citan en semifinales y abarrotan el Campo Centrale del Foro Itálico, en féminas una semifinal no se dispute y en la otra no haya color, sin presencia de la número 1, es para disgustarse.

Así pues a escasos días de que el furor empiece a recorrer Roland Garros, el ambiente en la WTA es extraño y está caldeado. Azarenka, junto con Mauresmo, y Serena, junto con su clan Williams, se desplazan ya a París. Toca descansar, pensar en otras cosas, y en unos días, trabajar 100% en las pistas de la Philippe Chatrier, la Suzanne Lenglen, o la pista que toque. Poca grandeza demuestran ambas, aunque comprendo el no querer asumir riesgos, dejando al margen a un torneo como Roma, tras el que quedaría una semana entera y apenas un par de horas de viaje para que arranque el Grand Slam de tierra batida.

Serena y Azarenka tienen un objetivo claro en este momento: ganar Roland Garros. Este objetivo a día de hoy sólo lo comparten con otras dos tenistas: Na Li y Maria Sharapova. El resto de tenistas WTA buscarán puntos, encontrarse bien, records, grandes victorias, pero sólo hay 4 que se plantean este Grand Slam como un fracaso si no lo ganan y son ellas. Por eso la bielorrusa y la estadeunidense prefieren no jugársela, llegan semanas de mucho estrés y con tanto en juego que nadie se quiere arriesgar, salvo Sharapova que quién nos lo iba a decir está siendo la más profesional sin duda.

El caso es que en la WTA la que no planifica mal, pasa de las normas, sino se lesiona mucho, y sino pasan mil cosas más. Hasta hace poco la WTA tenía una número 1 que llegaba el día antes de debutar a Roland Garros proveniente de otro torneo más, demostrando poca grandeza al plantear su calendario; pero antes estaban las Williams, que con suerte jugaban un torneo antes, o se lesionaban en dos; ahora con Azarenka, todo parecía distinto, pero tras perder dos finales (Stuttgart y Madrid) parecía poco interesada en jugar más en Roma. Por eso, llama la atención que una tenista siempre muy discutida en su calendario, como Sharapova, haya sido la única que este importante año lo ha pensado con lógica: tras Miami descanso, no Copa Federación, Stuttgart sobre tierra pero bajo techo para ir pasando de dura a arcilla, luego Madrid y Roma, antes de descansar unos días y llegar con 4/5 días de antelación a Roland Garros, para prepararlo bien y concienzudamente.

Parece esto mucho pedir a las superestrellas de la WTA. En ocasiones, le da a uno la sensación, especialmente comparándolo con el circuito masculino, que narra un circuito dominado por mujeres de gran tenis y rabietas de niñas. ‘Ahora no juego que no quiero’, ‘ahora no que no quiero perder’ o ‘me guardo para cuando yo quiera’, que son los verdaderos motivos que justifican su actuación. ¿Alguién se imagina esto con Roger Federer, Rafael Nadal o Novak Djokovic? Flaco favor de hacen a ellas mismas que luego reclamaran pistas a rebosar. Bravo por Sharapova que por fin hace las cosas bien. Como dirían en el colegio, la siberiana progresa adecuadamente, y a este paso no tendrá problemas en hacerse con el número 1 más pronto que tarde. Quizás sea lo mejor, no sé; empiezo a pensar que la WTA está destinada a no tener ya más números 1 a lo Henin o Hingis. Mientras tanto seguiremos esperando a mujeres con pelotas y no a niñas con raquetas…

Comentarios recientes