Moyá, la amistad con Nadal antes que nada

Moyá denunció el estado de las pistas y se postuló claramente a favor de su amigo Rafael Nadal

La situación no es fácil para Carlos Moyà. El mallorquín se encuentra divido en el centro de la polémica situación del torneo de Madrid. Por un lado, Nadal y una amistad que nació tiempo atrás. Por el otro, su relación y compromiso con el torneo. El ex número uno, sin embargo parece tenerlo muy claro. Ayer habló en ‘El partido de las 12’ de la Cadena Cope de la tierra batida azul, de Tiriac, de Nadal y de todos los fallos que el torneo ha cometido.

Pregunta. ¿Descansaste cuando el pasado domingo acabó el Masters 1000 de Madrid?

Respuesta. Sí. Llevo dos días totalmente K.O. Esto es como cuando jugaba un torneo durísimo, llegaba al final y ganaba. Se te cae todo; la adrenalina y todo. Te quedas un día o dos destrozado. Aquí ha pasado casi igual. He estado dos días en casa sin salir, relajado, con mi mujer y la niña y ya pasó. Una semana de mucha tensión, pero ya ha pasado y es momento de pensar en otras cosas.

P. ¿Vistes a la niña de rosa o de azul?

R. (risas) De rosa, de rosa.

P. Sin dramatismos. ¿No te da pena que en la semana grande del tenis en Madrid solo haya sido noticia el torneo por los líos?

R. Ha sido una lástima. Se suponía que sería una fiesta del tenis en España. Siendo el único torneo donde puedes ver a Federer, Djokovic, Del Potro, Berdych, Tsonga… a todos estos grandísimos jugadores y se ha hablado tanto de aspectos extradeportivos que me recuerda a los Real Madrid-Barcelona de las últimas temporadas, donde se hablaba de todo menos de fútbol. Aquí se ha hablado de todo menos de tenis. Y es una lástima porque esto es una vez al año solamente. Es uno de los grandes torneos que hay en el mundo. Se debería haber hablado mucho más de tenis.

P. Te llamamos a ti como miembro de la organización, ¿por qué no se ponen los medios para solucionarlo? ¿Por qué no tenemos aquí la tierra natural de Roland Garros?

R. Bueno, esto que me dices de que me llamas a mi primero como organizador o siendo parte del torneo… yo tengo claro que lo primero es que soy amigo de Rafa, de los españoles y de todos los jugadores en general. Después, he estado en la situación de estar ayudando el torneo y tengo que decir que ellos han trabajado muchísimo para que este torneo fuera un éxito.

P. Con gente trabajando durante toda la madrugada todos los días del torneo y dando lo mejor de sí mismos, pero eso al final no se ha trasmitido. La imagen del torneo ha sido mala.

R. Sí. Sobre todo, por la pista. Si no fuera así tampoco lo diría, pero estoy convencido de que el tema del color no ha sido el problema de lo que ha pasado en esta edición. Es mucho más un tema de que la superficie donde se ha construido la pista ha sido muy resbaladiza. Yo estuve entrenando ahí semanas antes y no había visto ningún problema. Entrené con varios jugadores que habían jugado muchos años en ATP, por lo que no era solo mi opinión. Y no hubo ninguna queja, eso lo puedo asegurar. La pista era prácticamente igual, simplemente botaba un poco menos, pero al ser en Madrid, donde habitualmente la bola bota muchísimo, pensamos que eso sería una ventaja más que un inconveniente. Pero se nos escapó esto que pasó. Desde la organización se sabía que está decisión iba a ser mirada con lupa y a raíz de ello se hicieron muchos esfuerzos, se pusieron todos los medios necesarios para que el torneo fuese un éxito. Lamentablemente, no ha sido así. Somos los primeros que reconocemos que la pista no ha estado a la altura de lo que es un Masters 1000, pero se ha puesto mucho esfuerzo. El equipo que ha montado la pista apenas dormía, estaba desde las cinco de la mañana preparándola, pero un tema que ya no tenía vuelta atrás.

P. La propiedad del torneo, Ion Tiriac, sigue diciendo que si la ATP se lo permite la tierra batida seguirá siendo azul el año que viene. Incluso ha declarado que quiere pone pelotas fluorescentes. Suena un poco a desafío, en lugar de asumir con humildad, como estás haciendo tú, que las cosas no han salido bien.

R. Estamos hablando de Tiriac, que es un hombre al que a sus setenta y pocos años no hay nada que le vaya a cambiar. Empezó como jugador de tenis, le tenían que dejar dinero en los torneos para que pudiera comer y ha construido un imperio espectacular. Su fortuna aproximada es de muchos cientos de millones de euros. Él tiene su opinión y ha ido revolucionando cosas.

P. Pero si Rafa Nadal dice al final del torneo: “o esto cambia o yo no vuelvo”, ¿ni siquiera eso te hace cambiar?

R. Claro, pero es que yo no soy la propiedad. Yo te digo cómo es la propiedad para que luego analices lo que ha dicho. No te voy a decir que estoy de acuerdo con lo que ha pasado, ni mucho menos. En caliente no se debe hablar, no se debe meter mensajes por prensa. Hay que coger a Rafa, o Rafa cogerle a él, y hablar de lo que sea necesario. Dicho esto, yo lo habría llevado de otra manera, pero yo no soy la propiedad. Estoy de acuerdo con lo que dices. El mejor jugador de la historia de este país, probablemente el mejor deportista, un jugador carismático donde los haya que es admirado en todo el mundo, no se puede ir del torneo con la sensación de que es un torneo hecho contra él y contra los españoles. No me imagino un torneo en Serbia y que Djokovic tenga esa sensación o un torneo en Basilea donde Federer tenga ese problema. No me ha gustado que Rafa se vaya así, ni mucho menos digo que no tenga razón, pero a mí me ha dolido que Rafa tenga esta sensación. Hablo como amigo de él: me hubiese encantado que a él le hubiese gustado jugar aquí, que hubiese sentido que se ha hecho lo posible para que todo esté a favor de él y del resto de españoles. Ha sido una semana dura, sobre todo por esto.

P. Has dicho que Rafa Nadal es antes tu amigo que tu relación con el Masters 1000 de Madrid. Has dicho que Ion Tiriac tiene bastantes años. ¿Estarás el año que viene en el torneo de Madrid si esto no se arregla?

R. Te digo una cosa: quien tiene la potestad de cambiar o no esta superficie ni es Tiriac ni es Rafa, es el presidente de la ATP. Esa persona que acaba de entrar hace unos meses tiene una patata caliente ahí muy importante. Falta un año para lo que me has preguntado tú. A ver qué pasa en las siguientes semanas y en los próximos meses. A ver qué pasa con Rafa, si se habla con él o si todo sigue igual. Rafa sabe lo que pienso. Le mandé un mensaje la noche que perdió y hable con él esa noche, cuando ya estaba en Palma. Él sabe lo que hay. Tenemos que ver qué pasa en las próximas semanas. También digo, siendo amigo de Rafa, que el torneo ha hecho todo lo posible para que esta edición saliese bien y lamentablemente ha habido cosas que se han escapado.

P. ¿Puedes contar que le dijiste en ese mensaje?

R. No, es privado.

P. Te estoy notando dolido Carlos…

R. Sí. Me hacía ilusión trabajar en un torneo como Madrid, con gente como Manolo Santana y con un equipo anónimo que es espectacular que me ha abierto las puertas. Para mí, es una experiencia bonita y era como una fiesta. Muchas quejas llegaron de los jugadores antes de probar la pista, y pensaba que seguro que se pasaría cuando la probasen y no solo no se pasó, fue a peor. Todo ese ambiente que hubo y que Rafa quede como que no le gusta Madrid no me gusta. Yo sé cómo es Rafa porque le conozco y ver que a un amigo íntimo como él le pasan estas cosas no me gustan. Yo quería dejar que pasase esta semana y hablar con más tranquilidad. No quería montar nada durante la semana del torneo porque creo que es lo que tenía que hacer en ese momento.

P. Hay una persona a la que yo no he visto dolido esta semana: Ion Tiriac.

R. Es una persona que ha tenido un éxito brutal en todo lo que ha conseguido y es parte de su orgullo y su capricho el tener este torneo de tenis. Es un torneo espectacular, de los mejores en los que yo he estado, y no hay nadie en España que pueda montar un torneo como lo hace él, eso también lo digo. Yo creo que sí que le duele, aunque este torneo sea un 0,1% de sus negocios. Creo que le ha dolido porque se da cuenta de que la pista, no el color, no ha funcionado bien y ha habido quejas. Estoy seguro que sí que está dolido, pero unos tienen una forma de mostrar ese dolor y otros tienen otra. Esa es la suya.

P. Perdona si te hemos hecho pasar un mal rato con alguna pregunta.

R. No, no. Yo hablo con sinceridad. No tengo nada que esconder ni voy a mentir en nada. Esto es así como ha pasado, es mi verdad y lo que yo he vivido.

Comentarios recientes