Las italianas de la WTA

Peleonas, carismáticas y futboleras, las italianas de la WTA son uña y carne con las españolas

Hoy nos acercamos con este artículo-reportaje a uno de las selecciones nacionales más importantes del tenis femenino mundial: Italia. El país de la ‘bota’ ha conseguido los últimos años 3 títulos de la Copa Federación: 2006 (en Bélgica), 2009 (en Italia ante EE.UU.) y 2010 (en EE.UU.); siendo la del 2006 no ya su primer título sino incluso su primera final. Las protagonistas: Francesca Schiavone (x3), Flavia Penneta (x3), Roberta Vinci (x3), Sara Errani (x2) y Mara Santangelo (x1).

Las últimas eliminatorias el grupo no ha hecho más que consolidarse con Penneta y Schiavone, por lo general, en los individuales y Errani/Vinci en el dobles. Aunque tanto Roberta como Sara son un recambio de calidad para el individual, y Penneta y Schiavone dos fantásticas doblistas, especialmente la primera que junto a Dulko era hace medio año la auténtica pareja número 1 del circuito de dobles femenino.

Al margen de sus éxitos como país, Italia cuenta con un gran número de jugadoras profesionales. Actualmente según el ranking de la ITF, que toma muchas variables en cuenta, de naciones en tenis femenino Italia es la auténtica dominadora del circuito, algo que sorprende si uno mira el top100 donde el nivel de países como Alemania, República Checa o Rusia es espléndido. Si Italia ocupa ese lugar es porque lo merece, ya saben que en el tenis no todo llega al momento sino que tanto los éxitos como los fracasos se notan tiempo después, y eso ocurre también con este ranking.

Hoy vamos a estudiar en detalle a las jugadoras italianas. Por lo general su hábitat es la tierra batida, donde se disputa su gran torneo WTA nacional: Internazionali BNL d’Italia, WTA Premier5 de Roma, y su WTA International en Palermo. A ellos dos se suman una serie de ITF importantes y conocidos: 100.000 de Cuneo, 100.000 de Biella, 50.000 Reggio Emilia, 50.000 Rome - Tiro a Volo y 50.000 Mestre.

Este es el panorama italiano que tiene como resultado 15 tenistas en el top300 del ranking WTA, algo nada desdeñable. La crisis que vive el tenis masculino italiano, sin apenas figuras destacables, hace que los éxitos en Copa Federación de sus chicas, de Schiavone en Roland Garros, más las prestaciones de Penneta sobre dura, a lo que añadir la racha en los WTA International de Vinci y el despunte de Errani, sin contar los grandes éxitos de éstas mismas como doblistas (Penneta número 1 y Errani/Vinci creciendo cada día más), sean muy valorados en el país italiano. Allí lo que está en alza es el tenis femenino y es donde los patrocinadores buscan sus figuras. Todo esto es una rueda que permite al tenis femenino italiano gozar de gran calidad, lo que trae inversión, muy buen circuito ITF y subir el nivel general.

Francesca Schiavone


Es la número 1 italiana. Tiene 31 años y lleva 14 en el circuito WTA. Desde el 2003 no ha bajado del top30 (ha termino 7 temporadas en el top20 de la WTA), y ha ganado un Grand Slam: el mágico Roland Garros que disputó en el 2010 (repitiendo final en el 2011). En su haber figuran 4 títulos WTA individuales (11 finales) y 7 de dobles (más 7 finales). Su ranking individual más alto fue el nº 4 de la WTA, a comienzos del 2011, y de dobles el nº 8 (febrero de 2007). En toda su extensa carrera ha logrado amontonar la cifra de premios oficiales de $8,970,479. Con 1.181 partidos oficiales en sus piernas. Todas estas estadísticas hablan por sí solas.

Schiavone es una luchadora nata. Y por esa garra es por lo que ha logrado todos esos éxitos que figuran en el párrafo anterior. Es su mejor argumento, cuando las cosas van mal ella sigue peleando sin abandonar una sola bola; con estilos muy diferentes y carreras deportivas claramente distintas, la mejor versión de Francesca en Roland Garros recoge lo mejor de Rafael (no bajar nunca los brazos y tirar un enorme passing cuando el resto ya se están contando el punto) y lo mejor de Roger (un saque muy variado y un revés a una mano prodigioso; aunque comparar los golpes de Roger con cualquiera pudiera rozar con la temeridad). Prepara mucho cada uno de sus golpes, pero su muñeca es espléndida. Una de las mejores del circuito, en mi opinión, como dejan patente sus efectos increíbles, su gran capacidad para ‘clavar’ dejadas y globos, o meter passings de última hora en la línea. Su revés le abre los ángulos que su derecha remata con potencia y top-spin. Su mejor versión es una delicia de tenis, y su esplendor lo encontró en la final de Roland Garros 2010 ante Stosur, donde levantó al público de la Philipphe Chatrier de sus asientos, y con razón.

Hoy es la 12 de la WTA, pero está la 42 de la race. Esta semana disputa Barcelona buscando recuperar esas sensaciones que le llevaron a ganar el abierto francés (Schiavone ganó el Barcelona Ladies Open en 2010, como Roland Garros). Llega la tierra, donde más defiende y donde más recorrido tiene. Pero Francesca ya no está aquí para defender ni para demostrar quién es, esa tensión ya no corre por sus venas y sencillamente quiere disfrutar del tenis.

Olímpica en Atenas 2004 y Beijing 2008, le gusta escribir y lo que más le relaja es conducir su coche a gran velocidad. Como un torbellino aprieta en este 2012 porque quiere ser olímpica por tercera vez consecutiva en Londres 2012. A ella le motivan los grandes escenarios y Madrid, Roma, Roland Garros, Wimbledon y Juegos Olímpicos, sin duda, lo son.

Flavia Pennetta


Actualmente es la número 3 italiana en el ranking, pero no cabe duda de que Pennetta es una de las grandes tenistas de la historia de Italia. En agosto del 2009 fue la primera italiana en alcanzar el top10 de la WTA individual y la primera en ser número 1 (en su caso, en dobles). Es una de las dos únicas jugadoras de la historia (junto a Graf que lo logró en 1986) en ganar en un mismo día a la número 1 individual y a la número 1 de dobles: lo consiguió el 7 de octubre de 2011 imponiéndose en Beijing a Wozniacki, y a Huber/Raymond junto a su pareja argentina Gisela Dulko. En el 2010 fue nombrada por la ITF, junto a Dulko, campeonas mundiales de dobles y pareja del año para la WTA.

Entrenada desde pequeña por Gabriel Urpí, entrenador español, ha vivido en Barcelona. Con un juego de gran derecha y mejor revés a dos manos, facilidad en la red y buen saque, Flavia ha triunfado tanto sobre tierra como sobre dura, consiguiendo no obstante sus mayores éxitos sobre pista rápida outdoor. En su haber figuran 23 títulos WTA y 26 finales (9-13 en individual y 14-13 en dobles), siendo campeona de Grand Slam de dobles en una ocasión: Open de Australia 2011 (Dulko), y finalista en otra: US Open 2005 (Dementieva).

Le gustan las carreras de caballos y la película Al Pacino. Nació en Brindisi y actualmente es la número 24 del mundo, con bastante margen de mejora. Su mayor nivel lo suele alcanzar en la gira americana de finales de verano.

Roberta Vinci


Esta tenista no deja de sorprender a toda la WTA; y hoy es número 2 de su país. Es la típica jugadora terrícola top50, pero ella se quiso diferenciar, entonces se transformó, y con los pies en el suelo sigue creciendo con 29 años. Ha ganado títulos en tierra batida, dura indoor y hierba. Su especialidad es el revés cortado o liftado, con una derecha mandona. Sabe tejer una tela de araña que fuerza los errores de las rivales, y su nivel de eficacia ante rivales de menor ranking es altísimo. Con apenas 163 centímetros de altura se ha hecho un hueco en el top20 de la WTA, que defiende con uñas y dientes. Siempre con el dinosaurio naranja de su hermano encima como amuleto, tiene su gran barrera en los Grand Slam donde nunca jamás ha pasado de tercera ronda. Lo lógico sería que cayera en el ranking hasta situarse entre los puestos 30 a 40, que según su nivel sería lo correcto, pero su regularidad es pasmosa y sigue demostrando su carácter de top20 WTA International tras WTA International.

Sara Errani


Con la sonrisa en la cara pero siempre peleando. Muy guerrera, se critica a sí misma sus fallos, y está afincada en Valencia. De enormes ojos azules se acerca a los 25 años con 3 títulos WTA individuales en su historial (Acapulco 2012, Palermo 2008 y Portoroz 2008). Muy amiga de las españolas, le encanta jugar al Monopoly y tiene un ejemplo como persona y como tenista siempre presente: David Ferrer. Con grandes dotes para el fútbol, su hermano Davide es profesional. Desde siempre terrícola de golpes duros y sin apenas fallos, pero con saque débil, está mejorando mucho sobre pistas duras y su exitoso dobles con Vinci le está ayudando a ser más agresiva y a mejorar en la red.

Alberta Brianti


De 31 años, con un título WTA (Fes 2011), 165 centímetros, dice preferir las pistas duras, pero sus resultados principales son exclusivos de la arcilla. Es de ese tipo de jugadoras que nadie espera que llega a profesional, pero lucha mucho. Típica tenista de escuela mediterránea, preparada para meter en pista lo que le echen, admira a Federer, su pasión es Wimbledon, le gusta Eros Ramazzotti y le pierde una pizza acompañada de una coca-cola bien fría. Es humilde, pero le gusta vivir el circuito: lleva 20 años en el mismo, y jamás imagino lograr un WTA. Muy sonriente, su objetivo es terminar el año en el top50 para seguir disfrutando de este deporte desde dentro. También le gusta el fútbol y sus golpes tienen top-spin y son algo débiles ante las principales tenistas WTA, pero hacen daño por su escaso porcentaje de fallos ante jugadoras top100. Siempre sirve como test para probar la fortaleza mental de cada jugadora, pues nunca falla y es una de las tenistas WTA más políglotas pues domina el inglés, el italiano, el francés y habla algo de español.

Conclusión

Comprenderán ustedes que dado el tamaño del texto no es deseable seguir contándoles una a una las jugadoras italianas de la WTA pero hay más. Todas ellas guerreras y terrícolas, disfrutan de este deporte y representan a la perfección la escuela de tenis italiana: luchar hasta acabar con cada rival, con una sonrisa siempre en la cara. Son de las grandes animadoras del circuito, por sus declaraciones, y porque dan vida a un circuito femenino por momentos excesivamente soso y falto de pasión. Schiavone, de despertar tardío, es el ejemplo, y Pennetta, muy competitiva en dura, la figura.

El futuro de su tenis pasa, además de por Errani, por 5 nombres: Karin Knapp (top150 con 24 años), Anna Remondina (llegará al top100, ya 22 años), Corinna Dentoni (top250 con 22 años), y cómo no las dos grandes esperanzas: Camila Giorgi (buen nivel, 147 WTA y 20 años) y Nastassja Burnett (214 y también 20 años). Todas siguiendo el mismo patrón.

Suerte a nuestro vecinos; allí el tenis femenino ocupa portadas de periódicos, y muy merecidamente. ¡Que sigan los éxitos!

Comentarios recientes