BNP Paribas Open; Indian Wells es el mejor negocio del año

Es el torneo donde se reparten más puntos y premios y el mejor valorado tras los Grand Slams

Indian Wells está considerado el quinto Grand Slam y es, probablemente, el mejor torneo fuera de los 4 majors”. Y, ¿cómo es posible que un torneo que no se disputa en ninguna gran ciudad, en mitad del desierto, atraiga más gente que los Masters 1000 rodeados de las mayores ciudades de Europa, América o Asia? La respuesta es compleja, pero tratamos de ver algunas claves.

Indian Wells atrajo a más de 110.000 individuos en 2011. Foto:lainformacion.com


Un torneo especializado
Hay pocos motivos que puedan justificar que Indian Wells tenga un impacto mediático y económico mayor que un torneo de las mismas características en París, Roma o Madrid, pero es la verdad. Cincinnati es una ruina y muchos torneos ATP 500 o ATP 250 tienen que mendigar, sobre todo en Europa para poder sacar adelante sus presupuestos. En muchos casos los ayuntamientos de las ciudades o el dinero público cubren los gastos.
Sin embargo Indian Wells es un espectáculo riguroso de tenis. Un “súper show” donde el tenis es el protagonista y no cuenta con competencia alguna. El año pasado, sin ir más lejos, se citaron en las pistas un total de 350.086 personas. El promedio de días que una persona acudió al torneo es de 3.08. Así que hablamos de 113.664 individuos. Nada le hace sombra al torneo, mientras que en París, Roma, Madrid o Shanghai, entre otras ciudades, normalmente hay cientos de eventos durante la semana que se disputa el torneo, en Indian Wells, quien va, sabe a lo que va. Va a ver tenis. Sólo tenis. No hay estrenos de teatro, obras magistrales de Ópera ni grande monumentos que ver. El único monumento para disfrutar es el que los jugadores hacen con su juego.

Indian Wells Tennis Garden


Además, uno de los principales aciertos y que se puede ver poco en a lo largo del año, es que se juntan los dos circuitos. En muchas ciudades se puede disfrutar del tenis femenino, pero no se puede ver un partido de ATP, de la misma manera que ocurre de forma inversa. Los hoteles están acondicionados con todo lujo de detalles y todo el complejo es una oda al tenis. El tenis, ofrece la posibilidad inherente al aficionado a este deporte a hacer turismo por alguna de las grandes ciudades del mundo. Si quieres seguir el circuito, además de una buena cartera y tiempo libre, evidentemente puedes descubrir la majestuosidad de las ciudades y los enclaves donde se juega. En nuestro artículo sobre las mejores pistas del circuito, exponemos algunos parajes donde se puede disfrutar de un torneo de tenis. Máximo lujo, confort y paisajes de ensueño. En el desierto de Palm Springs, en el Valle de Coachella hay poco que ver. Sólo tenis y tiendas donde poder hacer compras. Algunas relacionadas con el tenis y otras para los gustos más exquisitos. Ropa de primera calidad, joyas… todo tiene su importancia en las tiendas que rodean el Indian Wells Tennis Garden.

Los souvenirs de Indian Wells: cuadros de tenistas. Foto:lainformacion.com/EFE

El complejo tenístico tiene unas instalaciones que costaron 75 millones de dólares. Son el sueño del que fuera leyenda del tenis; Charlie Pasarell. En el estadio hay 44 lujosas suites, (donde se puede hacer noche), y asientos de felpa en el box. Las instalaciones se extienden por 88 acres de jardines con dos estadios adicionales, 11 pistas a nivel del mar y 6 de entrenamiento. Todo diseñado a las afueras de cualquier ciudad para evitar distracciones.

Pistas de entrenamiento de Indian Wells. Foto:lainformacion.com

El torneo ha conseguido el máximo rango tanto en el circuito ATP como en la WTA. Hay que recordar que los Grand Slams los organiza la ITF, (la Federación Internacional de Tenis), y que el ATP World Tour, se encarga de los Masters 1000, como éste, los APT 500, los ATP 250 y los Futures y Challengers. Igualmente, en la WTA, las categorías son Premier Mandatory, Premier 5, Premier e Internacional. Indian Wells, obviamente, es un Premier Mandatory.


Un centro tenístico
Lo que busca Indian Wells es centra la atención del público más especializado. Nadie entra en el complejo despistado. Nadie se pregunta qué están ocurriendo ahí. ¿Se imaginan un multimillonario ruso paseando por Shanghai en octubre con carteles y luces por todas partes antes de comenzar unas semifinales de un Masters 1000? Probablemente tendrán que explicarle qué es un torneo de tenis o qué es un Masters 1000. En Indian Wells todo el mundo sabe qué ha ido a hacer y qué ha ido a ver. Conoce a los jugadores, les gusta ver partidos que no están en la central. Todas las pistas tienen el Ojo de Halcón, (con el coste añadido que esto tiene para la organización). Todos los tenistas tienen un coche a su disposición para que puedan desplazarse cómo y cuando quieran. La organización no repara en gastos. Por esto y mucho más, el torneo se puede alargar casi dos semanas desde el comienzo de su cuadro hasta que acaba. Normalmente, un Masters 1000 se resuelve en 8 ó 9 días.
Son elementos distintivos que presentan unos balances impresionantes;


Indian Wells en cifras


A nivel deportivo, detrás de los Grand Slams, es el torneo que más puntos y dinero metálico en premios reparte para sus jugadores. Es un Masters 1000 en el circuito ATP y un Premier Mandatory para el femenino, sólo Madrid, Beijing y Miami comparten este rango en el circuito femenino. Así que aquí no falta nadie. Todos los tenistas que son alguien en el panorama internacional van a Indian Wells y todos van a competir al 100%. Aquí no hay jugadores que van de paso, que tienen vuelos de salida al día siguiente de su debut, ni que cogen su fijo y se dan un paseo por las pistas. Aquí la gente viene a competir al máximo nivel porque el dinero y los puntos ganados por cada ronda pasada son muy importantes.

Tiendas de todo tipo para souvenirs, como gafas. Foto:lainformacion.com

En general, y hablando primero en dinero, el impacto económico de Indian Wells, según un estudio que anunció Steve Simon, director del torneo, estuvo en 289.287.532 dólares el año pasado. El impacto económico directo fue estimado en 189.076.818 dólares. (Esto es ingresos generados a través de la compra de entradas, derechos de televisión y patrocinadores). El indirecto e inducido es el impacto que tuvo sobre hoteles, restaurantes, comercios… de la zona: 100.210.714 dólares. ¡Una barbaridad!
Las visitas al torneo fueron, sobre todo de “turistas tenísticos”, (espero que entiendan y acepten la expresión). El 84% de los espectadores presenciales fueron provenientes de otras regiones de Estados Unidos o de fuera del país. Así que, se podría decir que, Indian Wells, atrae a muchos seguidores del tenis, que saben el espectáculo que van a poder ver.


Las distancias


Como decimos, puede que una de las claves sea, precisamente, las distancias que hay desde el aeropuerto más cercano al complejo donde se disputan los partidos. El aeropuerto más cercano está a media hora en coche. Es el de Palm Springs. De San Diego se encuentra a dos horas y media. De Ontario a casi dos horas de viaje y de Los Ángeles, también a dos horas y media. De tal manera que, quien quiera ver tenis, tendrá que hacer noche o un montón de kilómetros. Puro marketing elevado a la enésima potencia. Esto es América. “Show must go on”. Es el torneo ATP que más cobertura televisiva tiene. Sus derechos son explotados por varias televisiones en distintas regiones y para todo el mundo. Un auténtico espectáculo.

Larry Ellison, el salvador en 2010

Sin embargo, el gran salvador del torneo en 2010 tuvo que ser Larry Ellison. El dueño de Oracle, considerado por la revista Forbes como la cuarta fortuna mundial, hizo una inversión en 2010 de 100 millones de dólares para que el torneo no cambiara de ubicación y continuara disputándose en el mismo complejo.
Las previsiones decían que este Masters 1000 acabaría en China o en algún otro país poderoso del Medio Oriente.
Para Ellison, el tenis ha sido siempre una de las pasiones de su vida y resumía como en su juventud veía jugar a algunos tenistas camino del profesionalismo y todavía sin la Era Open; “Me acuerdo cuando era niño y veía por televisión a Rod Laver y Ken Rosewall jugando. Todavía no eran profesionales los torneos. Laver en sus primeros tres servicios le sacó a Rosewall al revés. Rosewall le metió “winners” en todos sus golpes con tiros perfectos. Laver nunca más le volvió a jugar al revés y le ganó el resto de servicios y finalmente el partido. Fue increíble”, recordaba Ellison cuando le preguntaban por su afinidad por el tenis.
Ellison, que era un espectador frecuente de Indian Wells de manera presencial en los últimos años, ayudó los últimos años con una gran cantidad de dinero. Cuando se enteró que el proyecto de Charlie Pasarell podría correr peligro, y Ray Moore le avisó, no dudó en ayudar al proyecto: “Me comentaron que el torneo acabaría jugándose en el Medio Oriente o en China y le pareció una idea terrible. Pensé que tenía muchas cosas que decir al respecto y decidí intervenir. Es un gran evento. Quiero ser parte de él”, aseguró Ellison. Para muchos jugadores, incluido el mismísimo Roger Federer, la colaboración de Ellison fue muy bienvenida. “Evidentemente, es una gran noticia que la alguien se quiera gastar mucho dinero en nuestro deporte y lo hace, evidentemente porque es un apasionado del tenis”, dijo Federer al conocer la noticia.
Ellison tiene una cancha de tierra batida en su casa en Woodside, en California y recibe clases 5 veces a la semana. Ha peloteado con Tommy Haas y con John McEnroe. Considera a Pete Sampras el hombre que tenía el mejor servicio del mundo que él haya visto y se declara un fan incondicional de Nadal. Hablaba horas y horas del partido de semifinales de 2009 del Open de Australia contra Fernando Verdasco, días antes de las lágrimas de Federer en la gran final que perdió ante el español. A Ellison le pareció “una lección para todo el mundo”.

Comentarios recientes