Navratilova pronostica una nueva rivalidad histórica para la WTA

La ausencia de Sharapova en la terna, sorprendente

Este es un tema recurrente durante los últimos años. Muy recurrente. Y una vez más, vuelve a la palestra de la mano de Martina Navratilova, ya no como una queja generalizada sino como una apuesta de futuro. Vika vs Petra: rivalidad a seguir para Navratilova: "Creo que definitivamente tenemos la posibilidad de disfrutar de una bonita rivalidad entre Azarenka y Kvitova," dijo Martina. "Son jugadoras muy talentosas. Tienen personalidades muy fuertes. Y son muy profesionales, saben cómo hacerlo. Creo que si se mantienen las dos sanas, la suya es la rivalidad por venir".

Francas palabras de la 18 veces campeona de Grand Slam. Navratilova siempre ha hablado muy claro del tenis femenino, sin tapujos y atacando en el centro de las discusiones; no ha tenido problema en dar su opinión y decir qué es lo que se está haciendo bien y qué es lo que se está haciendo mal. Ella siempre defendió que Wozniacki no tenía la culpa de ser la número 1, que la culpa era de la WTA por su manera de configurar el ranking que otorgaba a la danesa un merito que en su opinión aún no merecía.



En esta ocasión la campeona checa, vuelve a estallar el gran debate actual de la WTA. Puede que influida por la prensa de la República Checa, impulsora de una de las grandes estrellas emergentes: Petra Kvitova. No cabe duda de que las grandes rivalidades potencian el deporte en el que tienen lugar, pues generan mayor interés y mayor conocimiento por parte de quienes no siguen el día a día de este deporte, de los líderes y de los siempre aspirantes a ganar jueguen donde jueguen, y jueguen como jueguen. Pero, aunque la inmensa mayoría no lo defiende, no es menos cierto que las grandes rivalidades también restan emoción a un circuito, como ocurre a día de hoy en la ATP, donde prácticamente se sabe antes de empezar los torneos quiénes van a estar en los cuartos, en las semis y en la final.
La realidad es que en los últimos 4 años, la WTA ha sido dominada por bastantes jugadoras, la mayoría de ellas sin títulos de Grand Slam, lo que le ha hecho perder protagonismo en favor de la ATP, pues faltaban 5 nombres exactos que aprenderse para el gran público. En este sentido cada uno tiene su opinión. No hay duda de que el resultado neto es que la emoción y la repercusión son mucho menores si en los Grand Slam hay 4/5 favoritas que si hay 8/10.
Tras disputar una exhibición en el Torneo Premier WTA de París, Navratilova daba un paso más y afirmaba que, mientras sigan sanas, Azarenka y Kvitova se jugarán el número 1 y nos brindaran una bonita rivalidad a seguir. No cabe duda de que a día de hoy ambas son las grandes apuestas de la WTA: jóvenes, con un juego directo, con calidad y que se toman el tenis en serio. Si a finales de la temporada 2011 todo hacía apuntar hacia la checa Petra, ahora a principios de año les flechas señalan a la bielorrusa Victoria, como gran reina del circuito. Aún les queda mucho camino por recorrer.


En el tenis femenino de los últimos años hemos visto subir y bajar tanto el ranking como si de una montaña rusa se tratara y nada garantiza que aún esta montaña haya frenado. Ambas son campeonas de Grand Slam (Wimbledon 2011 y Open de Australia 2012, respectivamente), ambas si están centradas tienen un juego apisonadora que no les hace sufrir hasta bien entradas varias rondas (a diferencia de Caroline Wozniacki) , la fortaleza mental de ambas está por ver, no obstante parecen tener muy fijos sus esquemas, y su manera de vivir/disfrutar este deporte y este talento es de manera muy profesional, con cabeza, ilusión y compromiso.
Todo parece fantástico, pero aún no tienen al público de su parte. Queda mucho por demostrar durante toda esta temporada 2012, especialmente en los grandes escenarios como serán los Juegos Olímpicos de Londres donde si son capaces de disputarse el título dejando de lado a históricas del tenis como Serena, Venus o Clijsters, demostraran formar parte de una nueva ‘gran generación’ de tenistas.


Maria Sharapova: sus opciones en duda


En cualquier caso, la rival de Azarenka en la última final del Open de Australia no era Petra Kvitova, sino Maria Sharapova. Hoy por hoy es la número 2 de la WTA, ¿se olvida de ella Navratilova? Lo que la checa responde es lo siguiente: "No sé si ella puede estar suficientemente en forma para competir con los dos (Azarenka y Kvitova) porque ellas son más fuertes físicamente". Si me permiten es una afirmación fácilmente desmontable, quizás no sea suficientemente constante o profesional, o quizás le falle más la salud, pero de potencia y forma física en concreto considero que Masha anda sobrada. Aun así por unas cosas o por otras hace mucho tiempo que no vemos a una Maria constante, decidida y regular, eso sólo el tiempo nos permitirá descubrirlo o no; de momento ha arrancado bien la temporada pero corre el riesgo de sólo jugar bien 7 torneos al año mientras que sus competidoras lo harán en 10 o 12. Digamos que ocuparía el tercer lugar actual de Roger Federer en la ATP, es una campeona, tiene calidad y potencial ya probados, pero le faltará un empujón más para alcanzar a las número 1 y 2.
A estas tres jugadoras, no obstante, les queda un importante obstáculo que salvar. La tierra batida, más en concreto Roland Garros. Vika y Petra disputaron la final del Mutua Madrileña Madrid Open de 2011, pero es una tierra que engaña pues es mucho más rápida que la del ‘major’ terrícola. Igualmente Sharapova, firmó título en el WTA de Roma 2011. Pero de ahí a ganar Roland Garros hay un paso, un gran paso, y sin duda será apasionante comprobar de qué serán capaces las tres en este decisivo torneo; en el que por cierto, se cerrará definitivamente el ranking olímpico.


Caroline Woznicki: necesita un cambio para sumarse a la lucha


A todas ellas cabría añadir, aunque Martina no lo hace, a Caroline Wozniacki. La danesa, ex número 1, sólo tiene dos opciones: seguir cual está e ir cayendo en el ranking (cada vez la suerte con los cuadros será peor, pues ocupará puestos de ‘seed’ peores, y los resultados descenderán) o desarrollar ese enorme margen de mejora que aún tiene y competir con las, a día de hoy, claras top3. No hay opción intermedia, el seguir con ese juego defensivo, no le va a permitir ni tan siquiera mantenerse en el top5. Como ha mencionado muchas veces Nadal, en el tenis el que no progresa cae, y eso es extrapolable a la tenista danesa que parecía haber dado un gran paso hacia adelante con mayor agresividad merced a su colaboración con el entrenador español Ricardo Sánchez y tras, tan sólo un mal resultado, se ha desvinculado de él cayendo en las tesis de su padre, abogado defensor de su juego ultra físico y defensivo. Ojalá me equivoque pero o cambia Caroline, o la línea descendente que arrancó ya a finales del 2011 no hará sino agravarse en su caso.

Monica Seles y el sector contento


Cinco tenistas diferentes han ganado los últimos cinco torneos de Grand Slam disputados, todos ellos bajo una número 1 que no ganó ninguno. Eso ha generado críticas de algunos sectores, como el de Martina Navratilova, pero en frente encontramos a otro sector también con razones fundadas como el defendido por, la nueve veces ganadora de Grand Slam, Mónica Seles que opina que el juego no necesita una gran rivalidad para prosperar y generar expectación.

"Tal vez también sea muy bueno no tener una rivalidad", dijo Seles en París. "Ahora realmente cuando comienza el torneo no sé qué va a ocurrir, ni quienes van a jugar la final, creo que también eso es realmente emocionante para los aficionados”. "En este momento, todo el mundo está luchando para alcanzar el N º 1 o para ganar la mayoría de los Grand Slam. Pero la competencia es francamente pareja. Sinceramente, creo que es muy emocionante para los aficionados."

Monica Seles en la actualidad. Foto:lainformacion.com/WireImages

No le falta razón a Monica Seles, para mí al menos como aficionado esto es francamente interesante, se abre el abanico y las casas de apuestas, desde luego, se frotan las manos. Conviene añadir a esta discusión también otro factor, y es que en nuestro país el debate se encuentra influido y viciado por el cambio profundo del papel de nuestro tenis femenino. La gente asimila la época anterior de mayor rivalidad a los éxitos españoles de Arantxa y Conchita, sin separarlos convenientemente de la época actual menos exitosa para las nuestras y de rivalidad ‘generalizada’. ¿Nos posicionaríamos todos igual si Caroline Wozniacki fuera española? Sin duda, este es un factor más que influye y tergiversa el verdadero debate de fondo.


Conclusión


Sin posicionarme claramente a favor de ninguna de las dos posturas, sí considero para mí emocionante, como seguidor habitual del circuito WTA, la incógnita, la gran terna de aspirantes a todo y el gran espacio a la sorpresa, actuales en el circuito femenino. Pero para la difusión y expansión del tenis no cabe duda de que nada como una intensa rivalidad. Si nos centramos en el día a día del tenis femenino, de manera empírica y abstracta, es clara la pérdida de interés general acerca del mismo, así pues, bienvenida sea esa rivalidad si ayuda a promocionar este deporte, a día de hoy infravalorado en comparación con los chicos. Algo aún más agravado, si cabe, en nuestro país por la falta de grandes victorias de nuestra Armada femenina.
Concluyendo, todo por ver aún, pero algo nuevo está arrancando, aunque nos falta conocer definitivamente si Azarenka y Kvitova serán las únicas protagonistas.

Comentarios recientes