Federer sigue siendo el mejor jugador de la historia

Su dominio en la ATP no tiene comparación con nadie

Los ecos del partido entre Novak Djokovic y Rafael Nadal parecen apagar la estela de Roger Federer que, después de su nueva derrota ante el español, parece haberse difuminado en el panorama internacional. Las críticas sobre Federer y su cuestión sobre si es o no el mejor jugador de todos los tiempos se centra en saber por qué habría de considerarse el número 1 de la historia a un hombre que es claramente dominado en el cara a cara por uno de sus máximos rivales contemporáneos. La respuesta parece sencilla. Porque ni siquiera el hombre que le consigue dominar cada vez que se enfrentan ha podido acercarse aún a sus registros. Porque el dominio que ha ejercido sobre sus rivales, sobre todo en la primera parte de su reinado no tiene comparación, de momento, con ningún otro jugador.

El efecto del cara a cara con Nadal

La imagen de Federer queda devaluada cada vez que se tiene que ver las caras con Nadal. Claro que el suizo parece haber afrontado la realidad de su cara a cara con Nadal con cierta naturalidad. Su estilo de juego ha encontrado un muro contra el que no puede luchar. Los comentarios apuntan hacia un relevo de Djokovic que podría batir todos sus récords. Hacer el Grand Slam en un año, mantenerse en la cima del tenis mundial más semanas consecutivas que Federer. No será tan sencillo.

El enfrentamiento entre Nadal y Federer no tiene nada que ver con la historia o con las estadísticas y sensaciones que un jugador ha dejado a lo largo de su carrera.

Estadísticas del mejor número 1

La llegada de Rafael Nadal y sobre todo ahora de Novak Djokovic al número 1, deja en duda que Federer vaya a poder sostener los récords que ha establecido en la ATP. Sin embargo, él va a poder defenderlos y seguirá siendo protagonista principal en el circuito durante muchos años. Casi tantos como él quiera. Así que él mismo se confiere la posibilidad de defender sus guarismos. Su cara a cara con Nole sigue siendo positivo (14-11) por más que parezca que cada Grand Slam o cada Masters 1000 que se juegue lo vaya ganar el serbio. Para desgracia de Djokovic, y para grandeza de sus victorias, él no lo tiene tan fácil para seguir sumando títulos porque hay tres hombres más que le discuten cada competición hasta el final y le exigen los máximo. Si el serbio necesita más de 10 horas en la pista en semifinales y finales de Grand Slam para llevarse un título, no va a poder llegar a las cifras de Federer, porque acabará roto mucho antes.

El dominio de Federer era tan absoluto que, sobre todo en la primera parte de su reinado, cuando Hewitt y Roddick eran sus principales rivales, casi no sufría desgaste para sumar títulos y Grand Slams. Su superioridad era tal, que el resto de sus oponentes no estaban a su altura. Aunque Djokovic se está mostrando superior a todos, claramente, lo cierto es que sus partidos son muchísimo más trabados y tiene que irse frecuentemente al cuarto o al quinto set para ganar un Grand Slam. Con el propio Federer, cayó en semifinales de Roland Garros el año pasado y tuvo que remontar un 0-2 en el US Open. Con Murray tuvo que sacar fuerzas de donde no las había para ganar en 5 y remontar un 1-2, con la sensación de que el británico era superior al balcánico a lo largo del partido de semifinales de Australia. Y con Nadal se tuvo que alargar casi hasta las 6 horas para tumbarlo, aunque en muchas ocasiones del partido parecía que le iba a derrotar fácil.

El desgaste de Djokovic le va a permitir mandar en la ATP, pero su margen de error es muy pequeño. Mientas Federer podía vivir tranquilo, porque sus rivales no estaban siempre en semifinales de un Masters Series, un Súper 9 o Masters 1000, y sobre todo, no siempre estaban en semifinales y finales de Grand Slam, Djokovic es número 1 porque ha derrotado a Nadal en tantas finales como ha disputado. Sin embargo, la amenaza sigue allí porque Nadal ha conseguido el récord negativo de ser el primer hombre que pierde tres finales de Grand Slam consecutivas... porque hasta allí nadie le podía haber detenido, y tuvo que ser siempre el serbio quien pusiera la rúbrica a su defunción (deportiva).

Federer es el jugador que más semanas ha estado consecutivamente como número 1; 237, y en total 285. Va a ser duro para Nole, mantenerse tanto tiempo con estas exigencias. Ha sido el jugador que ha ganado más Grand Slams; 16; (4 veces Australia, 1 Roland Garros, 6 Wimbledon y 5 US Open). El único que ha jugado 5 finales o más en cada uno de ellos. 23 semifinales consecutivas y 32 cuartos de final consecutivos.

Ante estos números, la historia presenta a su mejor jugador. Lo que pueda pasar en un futuro es impredecible. Evidentemente, da la sensación, hoy, después de la exhibición de Djokovic en Melbourne y de su increíble racha el año pasado, que el serbio está con condiciones de seguir avanzando hacia cifras legendarias. Este año amenazará el Grand Slam. Cuando menos, se espera que gane 3. Pero esto le seguirá dejando lejos del suizo y hoy, la hegemonía como mejor jugador de todos los tiempos es indiscutible.

Comentarios recientes