Maria Sharapova 2012: Éxito sin la ayuda de Yuri Sharapov

La tenista rusa vuelve a ofrecer su mejor versión tres años después del distanciamiento con su padre

Maria Sharapova acaba de hacerse con una plaza para la final del Open de Australia 2012, allí se enfrentará el próximo sábado a Victoria Azarenka en un partido que además de poder suponer el cuarto título de Grand Slam para la jugadora rusa, podría también situarla de nuevo como número uno del tenis mundial femenino. Un par de éxitos que alcanzaría por primera vez Maria Sharapova sin la ayuda de su padre, Yuri Sharapov.

Y es que parece que Maria Sharapova está de vuelta. “She is back” que dirían los hablantes ingleses.Porque en el Open de Australia 2012 hemos vuelto a disfrutar de la mejor versión de la rubia siberiana. Tanto es así que está a tan solo unos juegos de distancia de volver a convertirse en la mejor tenista de la clasificación WTA, y además, podría alzarse con su segundo título de Grand Slam en tierras australianas. Su mejor resultado desde que Yuri Sharapov abandonase su puesto de entrenador de Maria Sharapova.

Porque aunque hayan pasado ya casi tres años completos desde que Yuri Sharapov se desvinculase de Maria Sharapova a nivel deportivo, lo cierto es que el aura de su padre es tan grande que sigue en el recuerdo de todos nosotros. Nadie puede olvidar al enérgico Yuri Sharapov que tuvo más de un enfrentamiento con las jugadoras y los organizadores del circuito WTA. En la retina de todos nosotros continúa aquel gesto de mafioso que le dedicó a Maria Sharapova según él mismo, y a Justine Henin según los ojos del resto del mundo.

Pero además recordamos a Yuri Sharapov como un hombre excéntrico, que fue multado en más de una ocasión por saltarse las normas de la WTA a la torera, por hacer de alguna forma lo que quería, y porque trataba de hacer de su hija la mejor tenista del mundo al precio que fuese. Es por todo ello que ya hemos hablado en más de una ocasión del padre de Maria Sharapova, por lo que podemos recordar algunas curiosidades sobre él en este artículo que narra sobre padres de tenistas que también son entrenadores.

Pero ¿por qué abandonó Yuri Sharapov el entrenamiento de su hija? La versión oficial, ofrecida por la propia Maria Sharapova, afirma que su padre ya había tenido bastante con ver crecer a Masha hasta el techo alcanzado en 2008. Allí fue cuando, precisamente en el Open de Australia de esa temporada, Maria Sharapova conquistó su tercer Grand Slam y último hasta la fecha. Fue entonces cuando poco a poco el veterano Yuri se fue desvinculando, en silencio, de su hija, dejando todo el peso de su entrenamiento a Robert Lansdorp.

“Él ya ha tenido suficiente con todo lo que ha hecho por mi. Está en edad de empezar a disfrutar de su vida, le gusta mucho el senderismo y el esquí, y es muy probable que no le volvamos a ver ya más en las canchas conmigo. De hecho ya durante toda la temporada pasada apenas estuvo en unos pocos torneos a mi lado” afirmaba Maria Sharapova en 2009, teniendo ya certeza de que Yuri Sharapov era un punto y a parte en su carrera deportiva a partir de ese momento.

Sin embargo es curioso ver como Maria Sharapova, desde precisamente ese momento en que Yuri Sharapov la “abandona”, nunca había vuelto a ser la misma jugadora que era capaz de conquistar grandes títulos o estar entre las mejores y selectas tenistas del circuito WTA.

Porque cabe recordar que Maria Sharapova conquistó su primer Grand Slam en Wimbledon 2004. Después en la temporada 2005 alcanzó por primera vez el número uno de la clasificación WTA. En 2006 alcanzó su segundo Grand Slam, esta vez en el Open de Estados Unidos, y acabó la temporada como número 2 del mundo. En el año 2007 volvió a subir hasta el número uno de la clasificación durante 10 semanas no consecutivas. Y a principio de 2008 cerró sus mejores años con su tercer Grand Slam en Australia.

Entonces llegó el momento, ese preciso instante en el que su padre perdió el interés por la carrera de su hija. Ese momento en el que además Maria Sharapova se lesionó de gravedad en su hombro derecho. Una lesión que la tuvo apartada de las pistas durante largo tiempo, y que la ha impedido, hasta el momento, volver a situarse entre las mejores jugadoras del mundo (acabó 2008 como número 9, 2010 en el puesto 14, y 2011 en la posición 18), pese a su espectacular mentalidad.

Pero lo que aquí nos preguntamos es ¿en qué ha cambiado el juego de Maria Sharapova desde que ya no está a su lado Yuri Sharapov? ¿Ha tenido que ver su distanciamiento con su cambio en resultados?

Una pregunta de difícil respuesta ya que el aspecto de la lesión en el hombro es el que sobre todo ha repercutido en los resultados y cambio de juego de Maria Sharapova. Porque además hay que destacar que Yuri Sharapov nunca ha sido en solitario el único entrenador de la jugadora de Siberia en ningún momento de su carrera. Y es por ello, que desde sus inicios, Sharapova estuvo tutelada por Thomas Hogstedt por poner un ejemplo.

Si hablamos de su estilo de juego cabe resaltar que la esencia de su tenis no ha cambiado desde sus inicios. Maria Sharapova es una jugadora ofensiva, con pegada y buen servicio, que busca una y otra vez la potencia en sus golpes. Así ganó su primer Grand Slam en Wimbledon.

Una final llena de emociones en la que la celebración de Masha y Yuri Sharapov nos muestra una relación que parece que se perdió con el paso de los años, al menos en intensidad. El principio de una carrera plagada de éxitos en la que la esencia de su juego siempre ha sido la misma. Incluida su rutina en cada punto. Con esa actividad tan característica que consiste en darse la vuelta entre punto y punto, de cara a la pared, mirando su raqueta, buscando la concentración necesaria para disputar el siguiente peloteo. Una rutina y una forma de jugar que la llevó a alcanzar sus éxitos posteriores en el Open de Estados Unidos 2006 y en el Open de Australia 2008.

Porque en realidad su forma de jugar apenas ha variado en este tiempo. Encontrado simplemente algunas diferencias en la forma de gritar al golpear la pelota con la raqueta, ya que con el paso del tiempo ha incrementado el volumen de sus gritos hasta el punto de molestar a algunas de sus rivales. O el aspecto táctico que consiste en que cada vez tiende menos a subir a la red.

Por otro lado, sí que podemos encontrar como tras su lesión de hombro en 2008 Maria Sharapova se ha visto obligada a cambiar su mecánica de servicio. Un cambio que vino provocado por esa operación de hombro y que fue obligatorio para la jugadora rusa si quería tener oportunidades de continuar con su carrera profesional sin verse inmersa en continuas recaídas.

Un aspecto de su juego que la llevó a cometer muchas más dobles faltas en su vuelta a las pistas después de la operación, y a perder algo de velocidad en su servicio. Un cambio al que simplemente ha tenido que acomodarse en la actualidad.

Pero si seguimos hablando de las diferencias de Maria Sharapova desde que se separó de Yuri Sharapov, sí que cabe destacar la diferencia que han supuesto las relaciones de la jugadora rusa con el resto de tenistas del circuito o con las propias tenistas de su país. Pues inevitablemente Yuri Sharapov suponía un handicap a la hora de estableces relaciones con otros jugadores.

Y es que su padre siempre ha sido un personaje poco deseado dentro del circuito WTA y dentro de la propia Federación de Rusia, un hombre polémico y extrovertido cuyo distanciamiento no parece influir en absoluto, y al menos en estos momentos, en una Maria Sharapova que hace tiempo que dejó de ser aquella niña de 17 años que en Wimbledon maravilló al mundo por primera vez.

Comentarios recientes