Los fuegos artificiales del Día de Australia interrumpen el Nadal-Federer

Federer desconcentrado cedió el break que provocó el 2-6 de Nadal

El Open de Australia es uno de los mejores organizados del mundo. Todo está estudiado al milímetro, menos algún pequeño detalle que puede dejar en calzoncillos a la organización. A las 21.00 hora local, estaba programado en Melbourne un castillo de fuegos artificiales con motivo del Día de Australia. Es una tradición que en el Royal Botanic Gardens en la misma orilla del río Yarra, al lado del Melbourne Park, el recinto donde se disputa el torneo de tenis, se celebre tal eventualidad con fuegos artificiales. Entonces... ¿desconoce la organización un evento de tal magnitud previsto con un año de antelación? ¿es necesario hacer coincidir el partido con un castillo de fuegos artificiales? ¿No se entiende que con tanto ruido no se puede jugar al tenis? ¿O pretenden compaginar el espectáculo de luz y color con las semifinales de un Grand Slam? Nadal ya había vivido un precedente igual. En cuartos de final ante Murray en 2010. Curiosamente, también tras la reanudación del partido el tenista al servicio, el británico, cedió un break.

Mal momento

Evidentemente, nunca es un buen momento para detener un partido de tenis, pero el momento en el que han coincidido los castillos de fuegos artificiales ha sido concretamente complicado. Federer servía para mantenerse en el set con 5-2 abajo. Antes de servir, el ruido se hizo insoportable y el juez de detuvo el encuentro. Federer, desconcertado, entregó el set, el primero en Melbourne en 2012. Era el tercer break consecutivo que cedía el suizo.

Antecedentes

Nadal ya conocía la extraña experiencia de ver cómo un partido suyo se suspendía en Australia por este motivo. Fue en 2010, en cuartos de final contra Andy Murray. Con 6-3 abajo en el primero, pero 3-2 a favor del español en el segundo, Murray se disponía a sacar para igualar la manga. No pudo ser con continuidad. El espectáculo se acentúo y el ruido era insoportable. Descanso. Jugadores a vestuarios, cambio de aires y break de Nadal 15-40 y rotura para ponerse 4-2 y saque.

En este caso, el partido acabó con victoria de Murray, que logró igualar el set con un contrabreak y dominar en el tiebreak. 7-6. Nadal se retiró en el tercero.

Sin embargo, está claro que la organización podría plantearse que en un día tan señalado y con un evento programado por la ciudad de Melbourne, podría recalcular los horarios. También es evidente que la televisión manda, pero el espectáculo debe estar dentro de la pista, no alrededor.

Comentarios recientes