La final de la Davis, un mercadeo

La selección española se ha convertido en un juguete por el cual pujar

La Federación Española de Tenis está convirtiendo a la selección española de tenis en un juguete de lujo por el cual tienen que pelearse, a cualquier precio, las ciudades españolas. Para más inri, las territoriales han pasado a tener un papel secundario y, de cara a la organización de cualquier eliminatoria, la Federación sólo quiere hablar con los Ayuntamientos y órganos de Gobierno de las ciudades o de las Comunidades Autónomas.

Problema con Valencia

La designación de Sevilla ha hecho explotar a la Federación de Tenis de la Comunidad Valenciana. El problema ha sido que la Federación, presidida por José Luis Escañuela, ha marginado a la territorial valenciana al no considerarla competente para presentar el proyecto de la candidatura de Valencia. Para Escañuela, los únicos competentes para para presentar estos proyectos son los Ayuntamientos. La FTCV redactó y encabezó el proyecto donde se proponía la sede de Valencia y la RFET sólo aceptaba los proyectos que presentaran los Ayuntamientos, avalados o acompañados por la Comunidad Autónoma correspondiente.

La indignación en Valencia es latente. El pliego de condiciones, según José Emilio Cervera, Presidente de la FTCV, se ha modificado de un día para otro sin margen de maniobra para la candidatura valenciana, a la que sólo se le concedieron 17 horas para maniobrar y aportar unos avales del Consell con unas coberturas distintas a las que ya tenían firmadas.

El pliego de condiciones

Según la FTCV, en le pliego de condiciones que constaba inicialmente para poder presentar la candidatura a la Final de la Copa Davis, "no hace mención alguna relativa a la necesidad que el Organizador Local sea un Ayuntamiento o una Comunidad Autónoma, con lo cual la FTCV está perfectamente legitimada para presentar la candidatura".

Por otra parte, la candidatura valenciana fue inicialmente aceptada por la RFET. Según el comunicado que ha colgado la FTCV, "la candidatura de la ciudad de Valencia fue presentada y admitida en tiempo y forma de fecha 23 de septiembre, señalando expresamente que la FTCV presentaba el proyecto como Organizador Local... (punto en el cual no está de acuerdo la RFET, dado que exigen que sea, como comentábamos, o un Ayuntamiento o una Comunidad Autónoma)... contando con el apoyo de la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de Valencia".

La selección es un caramelo para las ciudades. Foto:lainformacion.com/EFE

En el apartado económico, reza el comunicado de la FTCV; "La FTCV como Organizador Local remitió a la RFET, a requerimiento de ésta, en fecha 3 de octubre, una comunicación en la que aportaba información adicional sobre el apartado económico y el canon establecido, (en torno a 1'2 millones de euros), entendiendo que según menciona el pliego, la forma y el plazo de pago se ha de pactar previamente a la firma del Contrato o Convenio".

Un mercadeo

La RFET está consiguiendo que cada vez que juega la selección española de tenis, uno de los grandes productos que ofrece hoy el deporte español, las ciudades, las federaciones territoriales y todos los estamentos políticos, sociales y deportivos de España estén a la gresca en un mercadeo lamentable. Hay precedentes. En las semifinales que España tenía que disputar contra Francia, Santiago fue designada sede antes de quitarle el premio para entregárselo a Córdoba, que después, como Ayuntamiento, tuvo problemas con todo el mundo, la Comunidad Autónoma andaluza, sus propios ciudadanos que vieron a su Alcalde en un jet privado volando a Nueva York para recoger a Nadal mientras todos los trapos sucios de la estabilidad económica y financiera de la ciudad salían a la luz...

Córdoba fue la polémica sede de la semi. Foto:lainformacion.com/EFE

Es inaceptable para el mundo del tenis que una fiesta como la Copa Davis se convierta en un escaparate para sacar todas las miserias de Federaciones, Ayuntamientos o Comunidades Autónomas. La selección española está haciendo historia en lo deportivo, pero está quedando en un escalafón muy bajo a nivel organizativo por culpa de sus dirigentes. No se puede ir cambiando el pliego de condiciones para adaptarse a los caprichos de una Federación o para esquivar y renegar de una territorial. Las sospechas desde los aficionados valencianos es que interesa más, federativamente, que sea Sevilla por las 10.000 plazas más que ofrece La Cartuja que el Velódromo Luis Puig, pero sólo se quería competir en igualdad de condiciones.

Comentarios recientes