Juego sucio tenis: Fingir lesiones

Lentillas Novak Djokovic

Lamentablemente el juego sucio no escapa a ningún deporte. En el tenis, no hay excepción y a menudo somos testigos de tenistas que no asumen los ideales del juego limpio, en este caso rompen al barrera del buen comportamiento al fingir lesiones durante un partido para sacar ventaja en varios aspectos, logrando bajar el ritmo de un encuentro desfavorable hasta enfriar y desconcentrar a un rival en buenas condiciones. El partido jugado entre Rafael Nadal y Novak Djokovic en el Masters de Londres con clara victoria del número uno, trajo este polémico tema a escena una vez más.

Lesión Caroline Wozniacki

En el circuito de tenis, tanto femenino como masculino, existen muchos tenistas catalogados de fingir lesiones. Son jugadores que recurren al juego sucio en momentos calientes y decisivos. Claro que no lo hacen siempre y a veces no lo dejan en clara evidencia. Novak Djokovic es uno de esos señalados, y ayer cuando la situación estaba más apretada estuvo 7 minutos por un problema con sus lentes de contacto en los vestuarios, en este caso su "medical time" fue de lo más razonable y sólo algunos dudaron de que estuviera fingiendo una lesión para enfrían a un entonado Rafa Nadal, pero Nole ya había mostrado otras escenas similares para frenar los partidos, por ejemplo: pedir al asistente médico a menudo o parar un largo rato por el agobiante calor con el que sufre su físico.

[video:http://www.youtube.com/watch?v=vbJ_YCEbT-4]

El número uno del mundo, Rafa Nadal, es otro de los enmarcados por fingir lesiones, aunque nadie duda que sufre severos problema físicos, saben que cuándo los tiene directamente no juega. Pocas veces arriesga. Y entonces, da la casualidad que el manacorí siempre pide asistencia médica cuándo las cosas están feas. O mejor dicho cuándo su rival está siendo superior tanto técnicamente como físicamente, rubro en el que es difícil superarle. Así, el español será por siempre acusado de pedir asistencia con el objetivo de enfriar al rival, el partido ante el alemán Philipp Petzschner en Wimbledon es una prueba de ello. En este sentido también muchos le apuntan como un "mal perdedor" porque expone como motivo de sus derrotas las lesiones. Y no la virtud del rival. Eso, en mayor o menor dimensión es juego sucio. Claro que es casi imposible comprobar semejante acusación, para hacerlo habría que insertarse en la cabeza del protagonista. Pero lo que aparece aquí es la duda o mejor dicho, como decíamos antes la casualidad, pues siempre Nole y Rafa se ven inmersos en rumores similares.

Lesión Novak Djokovic

Lesión Rafa Nadal

Revisando en el pasado, el caso más claro de juego sucio y fingir lesiones lo dio Guillermo Coria. El escenario fue una final de Roland Garros. El Mago estaba desplegando un tenis brillante y le ganaba dos sets a cero a su compatriota Gastón Gaudio. Todo parecía destinado a una gran paliza y triunfo para Coria. Pero de repente, el Gato levantó su nivel, la grada se puso a su favor y su tenis aumentó punto a punto. Era un partidazo de ritmo intenso y frenético. Y allí fue cuando aparecieron los fantasmas de las lesiones y la mejor raqueta argentina de aquel entonces acusó un calambre y pido "medical time".

[video:http://www.youtube.com/watch?v=Fc21qIS-78Y&feature=related]

[video:http://www.youtube.com/watch?v=-1HitDhPBfc]

Una vez que el médico atendió al Mago, empezó la función. Pero no de tenis. Gaudio jugaba a placer ante un Coria que se mostraba en un sólo pie, pero todo era una mera actuación, no había ni calambre ni dolor. Era una estrategia, porque el partido llegó al quinto set y allí Guillermo parecía entero. Casi sin evidencias de aquellos "calambres" del tercer y cuarto set. Eso sí, la estrategia falló porque el Gato ganó y hasta hoy éste asegura que su rival fingió. Esa es la historia más sorprendente de juego sucio y lesiones fingidas, al menos que sean tan expuestas y aparentemente claras. Yendo ahora a la rama femenina, la número uno del mundo, Caroline Wozniacki, es la principal señalada junto a Jelena Jankovic de buscar enfriar partidos difíciles a partir del simple acto de fingir lesiones. La bella danesa lo dejó en evidencia en un apretado duelo con Ana Ivanovic. La actual monarca de la WTA ganaba 7-6, 3-1, pero la serbia estaba levantado su juego, estaba a un punto de ponerse 2-3 y el partido se paró por una lesión de la danesa, quien cayó al suelo y quedó allí tendida consumiendo tiempo y ahorrando energías, el tiempo pasó, la fisioterapeuta entró, la atendió y después de un buen rato siguió jugando. La danesa terminó ganando y la jugadora serbia no dudó en mostrar su enfado con su colega. Fue juego sucio. ¿Hasta cuándo?

Comentarios recientes