Nalbandian da una lección de tenis a Ferrer

David Nalbandian Un 6-3, 6-2, 6-3 lo dice casi todo. El primer partido de la Final de la Copa Davis dejó en evidencia a un David Ferrer que se mostró perdido e indefenso durante todo el partido. Ferrer ratificó una temporada en la que ha perdido la tenacidad y el amor propio que le definían y que le hicieron asentarse en los primeros puestos del ranking. Parece un espejismo que comenzara el año siendo el cuarto mejor jugador del Mundo. El argentino fue superior en todo, y un David falto de ideas e impotente en la resolución puso la eliminatoria en el camino de los locales de la competición de Selecciones. Tanto en el segundo como en el tercer set, con el 1-1, el español logró romper el saque a Nalbandian, sin embargo en esta ocasión no le sirvió para remontar el partido sino que supuso la caída en picado de su juego en el resto de servicios. Quizás le faltó romper una raqueta o gritar a la grada para recomponer el desastre en el que concluyó su debut en la Final. Por su parte, David Nalbandian mostró su mejor tenis en un partido impecable, que vuelve a demostrar que el de Córdoba, cuando la competición le motiva, es intratable. Inteligencia, tranquilidad y seguridad en su juego son algunas de las bazas que al argentino le sirvieron para dar una lección al alicantino. La resurrección de la esperanza española llegó en un partido inesperado. La eliminatoria la empató Feliciano López, que a pesar de su modestia tenística, desplegó un juego superior a una de las promesas de la temporada, Juan Martín Del Potro. Cuatro sets (4-6, 7-6, 7-6 y 6-3) fueron suficientes para seguir luchando por la Ensaladera de Plata. En unas horas, con el partido de dobles, en el que repiten los dos protagonistas de la jornada, Nalbandian y López, uno de los dos equipos se adelantará en la recta final.

Comentarios recientes