La revolución francesa para ir por la Copa Davis

El capitán Sebastien Grosjean decidió aplicar un cambio generacional a la hora de la conformación del equipo. Salen históricos e ingresan jugadores en pleno ascenso.

La última Davis ganada por Francia fue en 2017. Foto: ITF/CopaDavis
La última Davis ganada por Francia fue en 2017. Foto: ITF/CopaDavis

Francia es uno de los tres países con mayor protagonismo en la historia de la Copa Davis. Ganador de su primer título en 1927, acumulan un total de 10 conquistas y otros nueve subcampeonatos. Si bien la última vez que levantaron el trofeo data de 2017, no ven el momento de volver a instalarse como los mejores de la competencia. De hecho, ellos se mostraron reticentes al cambio de formato porque se perdía la esencia de un torneo legendario. Además, el sentido de pertenencia es tan fuerte que muchos jugadores no convocados igualan asistían a apoyar a sus compañeros para brindarles un apoyo total. El valor del equipo pasa a ser fundamental para una federación que va amoldando a las jóvenes promesas con la mentalidad copera. Sin embargo, en las últimas ediciones perdieron protagonismo y es por eso que Sebastien Grosjean, capitán del conjunto galo, decidió aplicar ciertos cambios en la convocatoria: afuera algunos históricos y adentro otros en pleno ascenso.

"Se trata de una mezcla entre juventud y experiencia. Quería que hubiera jugadores jóvenes como Ugo Humbert y Arthur Rinderknech y otros de experiencia como Richard Gasquet, Nicolas Mahut y Pierre-Hughes Herbert", comentó en una entrevista con el prestigioso diario L'Equipe. Claro, esta decisión dejó de lado a Jo-Wilfried Tsonga, Gilles Simon y, principalmente, a Gael Monfils, quien levantó considerablemente su nivel en las últimas semanas. "Conozco a Gael y hablé varias veces con él. Lo conozco desde que era un Junior y tenemos una muy buena relación. No hubo ningún problema y entendió mi elección", aseguró.

LA INCÓGNITA DE HUMBERT Y EL POR QUÉ DE RINDERKNECH

Humbert, de gran verano con un título en Halle, acumula cuatro derrotas consecutivas y no gana un partido desde el Masters 1000 de Toronto. Más allá de su mal estado de forma, Grosjean no tiene dudas sobre su principal singlista. "Hablé con él y con su entrenador. Tuvo un período algo difícil después de los Juegos Olímpicos, pero hasta ese momento logró grandes resultados. Está muy motivado y lo veremos jugar en París-Bercy la semana próxima", sostuvo.

Por otro lado, explicó los motivos por los que convocó a Rinderknech, la principal sorpresa de la lista. "Lo conozco hace bastante. De hecho, antes de que se marchara a la universidad. Es un jugador con el espíritu de equipo y sus resultados, la cantidad de victorias que consiguió, su nivel de juego y la ambición que posee son argumentos más que suficientes para merecer esta selección", argumentó.

SU MIRADA ACERCA DEL NUEVO FORMATO

A diferencia de la edición 2019, la Copa Davis se disputará (del 25 de noviembre al 5 de diciembre) en un formato de grupos distribuidos en diferentes ciudades europeas. En efecto, Francia deberá viajar a Innsbruck para compartir la zona junto a República Checa y Gran Bretaña. Asimismo, habrá un partido de cuartos de final entre los ganadores del Grupo C y el F (Serbia, Alemania y Austria). Luego, podrían viajar rumbo a Madrid para disputar las semifinales y la final. "Nuestra misión es seguir representando a Francia lo mejor posible. Si en el futuro se puede volver al formato de local y visitante sería genial, pero por el momento existe este formato y hay que jugarlo", concluyó.

Comentarios recientes