Juan Manuel Cerúndolo, la 'Computadora' del top-100: "Es un sueño"

El argentino entró al top-100 tras un año absolutamente sobresaliente. Analizamos una temporada de ensueño que culminará con el premio de las NextGen Finals.

Juan Manuel Cerúndolo. Fuente: @LegionSudam
Juan Manuel Cerúndolo. Fuente: @LegionSudam

Juan Manuel Cerúndolo es, a día de hoy, el #63º mejor jugador del año. Es decir: si nos fijáramos en los registros de la temporada actual, hace mucho tiempo que el argentino pertenece a la élite más absoluta del circuito ATP. Sin embargo, el descongelamiento progresivo de la clasificación, modificada debido a la pandemia de la COVID-19 que asoló a todo el mundo, ha retrasado la ascensión de alguien que ha trabajado, eso sí, sin pensar en ese hándicap añadido. Porque puede que el mundo conociese su nombre tras triunfar a nivel ATP, convirtiéndose en uno de los campeones más sorpresivos en el ATP de Córdoba... pero, desde entonces, su ritmo meteórico ni mucho menos ha bajado la velocidad. Simplemente se producía en el circuito Challenger, ese olvidado para muchos que permite a tenistas como Juanma dar el paso definitivo hacia la élite.

Hace no mucho hablamos en Puntodebreak de la espectacular generación argentina que se viene por delante. Sebastián Báez (precisamente campeón en Buenos Aires, hace apenas unas horas), Tomás Etcheverry, Fran Cerúndolo, Thiago Tirante, Camilo Ugo Carabelli... los nombres van surgiendo como si de una fábrica se tratase, una producción de talento que se vuelve aún más meritoria si tenemos en cuenta el desafío logístico que sufren los tenistas sudamericanos en un circuito que se focaliza en Europa y Norteamérica. De esa fábrica, sin embargo, cada producción parece tener un elemento especial, distintivo. A Juan Manuel le apodan la 'Compu', una referencia a su increíble IQ en la pista, a su forma de provocar que el rival acabe entregando la toalla. Su radiografía debe empezar desde su cabeza y no desde sus golpes.

Porque Cerúndolo es un ajedrecista, un tipo que estudia a su oponente antes de proponer. Como si de un combate de esgrima se tratase, 'La Compu' no da el primer golpe: esconde su florín hasta saber que, una vez golpee, dolerá el doble. Su tenis está cargado de bolas muy pesadas y profundas que buscan sacar la energía su rival: con su derecha abre pista, liftándola hasta la extenuación, explorando todos los rincones de la cancha. Si no está en posición de golpear con comodidad, la filosofía es muy clara: lanzar un golpe defensivo cargado de altura, prácticamente un globo, que resetea al punto y mete al rival en dudas. Sus partidos son una maratón, y el espíritu de lucha es su sello distintivo: así lo mostró en Buenos Aires, donde llegó a remontar un 2-6 y 0-3 en contra ante Hugo Dellien, un jugador de amplio bagaje sobre la superficie. Si el rival quiere ganarle, tendrá que sacarle de la pista a bazookazos: el sistema de 'La Compu' jamás va a fallar por sí mismo.

Sus oportunidades de formar parte del top-100 fueron varias, pero no parecían concretarse, ya fuese por grandes actuaciones ajenas o por alguna derrota dolorosa cerca de la línea de meta. No obstante, su desempeño esta temporada merece todos los flashes: la llegada al top-100 es demasiado tardía para lo que realmente merecía. Más allá del mencionado título en Córdoba, sus registros en Challengers son casi inmaculados: tres títulos (en Roma 2, Como y Banja Luka), una final (en Meerbusch) y otras tres semifinales. Semanas de ensueño que, sumadas a ese título de categoría 250, supondrían bagaje suficiente para formar parte de los 100 mejores en prácticamente cualquier año... pero este era, como ya saben, de circunstancias especiales.

La sensación es que Juan Manuel solo puede ir hacia arriba. Para acabar la temporada, el argentino vivirá un merecido reconocimiento: disputar las NextGen Finals en Milán, puesto que parece realmente improbable que ni Felix Auger-Aliassime ni Jannik Sinner las jueguen, dejando asegurado así el cupo para el zurdo. Supondrán, eso sí, el próximo desafío de su carrera, un desafío que se convertirá en la gran incógnita a responder de cara a conocer sus límites: jugar partidos en una cancha realmente rápida, ante oponentes de mayor potencia que él. ¿Sabrá adaptar su juego a pistas que te dejan menor margen de reacción, donde sus contragolpes no serán tan pesados ni certeros? ¿Conseguirá tirar más la derecha plana para ser realmente punzante en canchas rápidas o tratará de que su derecha liftada sea, por sí sola, suficiente argumento?

La Compu, feliz pase lo que pase

Son preguntas que nos haremos a partir de la temporada que viene. En ésta, solo existe la felicidad propia de derribar metas, de ver que todo el sacrificio está por fin teniendo su merecida recompensa. "Voy a estar todo el día haciendo capturas (de su entrada al top-100). Verme ahí es un sueño hecho realidad, algo que siempre quise cuando era un niño. Cuando empiezas a jugar es en lo primero que piensas, el cuándo se dará este momento, y creo que ya me lo merecía", afirma convencido en declaraciones a la ATP. Suya es una de las grandes historias de la temporada, la de un argentino que rompió récords de precocidad con un tenis más propio de los años 90 que de esta nueva década. Recuerden: la inteligencia siempre da sus frutos.. y, si no, que se lo digan a 'La Compu'.

Comentarios recientes