Abran paso que viene Báez

El argentino está imparable: levantó cinco Challengers en el año y quedó a un paso del top100. A los 20 años, es una de las grandes esperanzas del tenis sudamericano. 

Báez ganó el Challenger de Buenos Aires. Foto: LegiónSudamericana/AAT/Torneos
Báez ganó el Challenger de Buenos Aires. Foto: LegiónSudamericana/AAT/Torneos

El tenis argentino goza de buena salud. Tras unos años de transición en los que muchos juveniles terminaron prometiendo más de lo que luego pudieron conseguir, parece que viene una camada de chicos con ambiciones altas. Si bien es imposible contemplar un nuevo Del Potro o alguien capaz de tener un techo tan alto, hay varios que darán que hablar en las grandes ligas dentro de poco. Sin embargo, hay uno que se está destacando sobre el resto en el tramo final de la temporada: Sebastián Báez, quien se impuso en el Challenger de Buenos Aires tras vencer de forma contundente a Thiago Monteiro por 6-4 y 6-0 en la definición. En consecuencia, alzó su quinto título de la temporada, récord histórico para un jugador de 20 años. Claro, el congelamiento del ranking lo obligó a pasar más tiempo del debido en la segunda categoría del tenis.

Nacido en el partido de San Martín (queda a unos 30 minutos aproximadamente de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires), Báez juega al tenis desde los dos años. Sí, apenas podía dar sus primeros pasos, pero la raqueta ya la trasladaba de un lado hacia el otro. Poco a poco fue llamando la atención de entrenadores hasta que se topó con José Luis Clerc. El histórico jugador -ahora convertido en comentarista de la cadena ESPN- fue clave en la formación del actual 112 del ranking internacional (comenzó el año en el puesto 312, es decir, avanzó 200 posiciones). Desde entonces, su carrera juvenil avanzó progresivamente: se impuso en el mítico Orange Bowl Sub16, donde fue seguido de cerca por Sebastián Gutiérrez, mano derecha de Daniel Orsanic (excapitán de Copa Davis entre 2015 y 2016) e integrante por ese entonces del equipo de desarrollo de la Asociación Argentina de Tenis. Y allí forjaron una buena relación que se trasladó a la pista como entrenador y pupilo. Será tan fuerte la importancia de su coach, que lo elogia en cada entrega de premios y en cada rueda de prensa. "Para mí Seba es todo y siempre me apoyo en él. Estoy muy agradecido de que podamos seguir trabajando juntos. Es un gran profesional que me ayudó en absolutamente todo. Gracias a él pude llegar hasta donde estoy hoy y estoy seguro de que juntos podemos lograr estar mucho mejor", dijo tras consagrase en el Racket Club de Palermo.

Más allá de que había sido Nº1 Junior, muchos ponían en duda la transición de Báez entre juveniles y profesionales. Sus 1,70 centímetros de altura en un contexto de gigantes es imposible de dejar de lado a la hora de trazar un análisis. No obstante, la figura de Diego Schwartzman aparece como una referencia ineludible a la hora de las comparaciones y de saber que alguien de su misma estatura cosechó logros increíbles. Además, su juego permite eludir cualquier tipo de fantasma: con sus tiros planos y rasantes domina a sus rivales cada vez que le abren la puerta. A su vez, no tiene ningún tipo de inconveniente de ponerse a intercambiar golpes desde la línea de base ni tampoco de aplicar los tiros mágicos con los dropshots. A diferencia del Peque, Seba posee un mejor saque y hasta es capaz de conseguir varios puntos gratis por encuentro.

EL REPASO DE SU TEMPORADA

44 triunfos y apenas 12 derrotas suma en este 2021. A sus cinco trofeos en Santiago (2), Concepción, Zagreb (lo ganó desde la fase previa) y Buenos Aires, hay que añadirle tres definiciones perdidas en Bratislava, Kiev y Santiago. Sin dudas, Chile le sienta bien: tuvo 17 victorias y dos caídas. Asimismo, se dio el gusto de ganar su primer partido ATP en Hamburgo, donde también lamentablemente dio positivo de Covid-19.

Ubicado 69 en la Race a Turín, pero 112 en la clasificación general, Báez va camino a ser otro argentinos -tras Juan Manuel Cerúndolo- en romper la barrera del top100, hecho que podría lograr en los Challengers sudamericanos que aún quedan antes de fin de año (Guayaquil, Montevideo, Campinas). Y en caso de confirmarse las bajas de Felix Auger Aliassime y de Jannik Sinner al Masters Next Gen podría llegar a codearse contra los mejores de su categoría. A pesar de su humildad y de tener siempre los pies sobre la tierra, su postura en la pista es la de un ganador, la de alguien que le das una oportunidad y no te la desaprovecha. Abran paso que viene Báez. Y viene con mucha fuerza.

Fotos: LegiónSudamericana/AAT/Torneos

Comentarios recientes