Louis Borfiga, el milagro que busca el tenis francés

El gurú del tenis canadiense en los últimos 15 años, Louis Borfiga, vuelve a Francia para reconducir el futuro de una de las grandes potencias mundiales.

Borfiga, durante su etapa en el tenis canadiense.
Borfiga, durante su etapa en el tenis canadiense.

El tenis canadiense y su eclosión en la última década es la gran envidia y asombro de todo el tenis mundial. No ha parado de sacar enormes talentos de un país poco acostumbrado a estar presente en el candelero. Un hombre por encima de una gran organización de entrenadores ha destacado y ha sido el responsable principal del éxito de los Raonic, Bouchard, Shapovalov, Auger-Aliassime o Leylah Fernández. Y ese no es otro que Louis Borfiga. Tras 15 años, dejó su puesto en Canadá para volver a su país y ponerse al mando de un proyecto que tiene la complicada pero a la vez ambiciosa misión de sustituir con éxito la dorada camada de Tsonga, Gasquet, Simon o Monfils. La Federación Francesa ya tiene de vuelta a su particular 'nueva estrella' y en tennismajors.com le han entrevistado.

Su salida de Francia y el nuevo proyecto en Canadá en 2007

"Me fui hace 15 años con la principal motivación de tener una experiencia fuera de mi país y además de poder llevar los hilos de una Federación, ser por tanto el líder y así impartir mi forma de ver las cosas. No fue fácil, tuve que convencer a mucha gente sobre que las ideas y la estructura que yo quería eran las correctas. Eso sí, desde el principio hubo un firme apoyo por parte de las autoridades del tenis canadiense."

¿Por qué el regreso a Francia?

"Fue una decisión personal el volver. Era el momento justo, y de hecho, es una semi retirada por mi parte, ya que no voy a estar a tiempo completo. Conozco también desde hace tiempo al presidente Gilles Moretton, que ya me llamó hace un año y conectamos muy rápidamente sobre mis ideas y todo. Ha sido un plus para mí. No me siento arrepentido, al contrario, muy motivado por esta nueva etapa. Devolver a mi federación lo que ella me dio, ya que mi éxito en Canadá se debe en gran medida a lo que recibí en Francia.

La presión en su nuevo rol en el tenis francés como el 'salvador'

"No, no siento nada de presión. No voy a ser el que decida. Ese es Nicolás Escudé. Voy a intentar ayudarles de una manera modesta, ellos son los que harán todo el trabajo básicamente y quienes tendrán el mérito, no yo. Yo les aportaré mi experiencia: 21 años en Francia y 15 en Canadá. Y los numerosos contactos que he hecho con las federaciones y muchas personalidades. Y también una reflexión, un punto de vista calmado para ver qué es lo que se debe hacer.

Francia tiene los mejores entrenadores

"Lo pensaba y ahora lo pienso aún más tras todos los contactos con entrenadores que he tenido. Ahora es imprescindible que se aúnen fuerzas y que todas vayan en la misma dirección. Tenemos un gran valor, mucho talento, pero a menudo he escuchado que en Francia no sabemos valorar el nivel que tenemos. Siempre ha existido una gran tradición aquí."

Acabar con la 'mentalidad perdedora' francesa

"Es bastante obvio que los franceses tienen que creer mucho más en ellos mismos. Tenemos que poner fin a esa corriente negativa sobre la debilidad mental de los franceses. Eliminar ese término de nuestro vocabulario. Cuando llegué a Canadá, ellos se conformaban con poco. Pero cambiamos esa forma de pensar, haciendo creerles que ellos también podían. En Francia no es verdad que haya esa debilidad. Hemos tenido grandes campeones en los últimos tiempos: Marion Bartoli, Amélie Mauresmo y Mary Pierce han ganado Grand Slams. También Pioline hizo final. Si eso es mentalidad perdedora... No debemos pasar ese mensaje a los jóvenes, al contrario, que son más fuertes que los demás."

Comentarios recientes