"Haber jugado contra Djokovic fue algo inolvidable"

Una charla con el multifacético Hugo Dellien: tenista, cocinero y también gamer. "Es un momento que me sirve para aislarme de las presiones del deporte"

Entrevista con Hugo Dellien. Foto gentileza: Marcos Zugasti
Entrevista con Hugo Dellien. Foto gentileza: Marcos Zugasti

La vida de Hugo Dellien está marcada por algunos momentos que le permitieron entender mejor las cosas. Del niño de cuatro años que recién empuñaba una raqueta en su Trinidad natal al profesional de 28, que se encuentra ubicado en el puesto 128 del ranking, hay un largo trecho. De hecho, dejó su pueblo en plena adolescencia (vino a Argentina, donde actualmente reside, a los 18 años) para intentar cumplir su sueño. Sin embargo, los resultados a corto plazo no fueron los esperados y cuando no quedaba más dinero en la cartera no hubo más opción que retornar a Bolivia. Y, allí, comenzó a vender cubitos de hielos y la idea de vivir del deporte pasó a un segundo plano. Sin embargo, no bajó los brazos y actualmente puede gozar de otro presente. "Es una etapa de mi vida triste, aunque, por otro lado, también positiva porque fue lo que me ayudó a ver la vida con otra perspectiva. Además, me permitió madurar y terminó siendo fundamental. Son pruebas a las que la vida te va sometiendo y de las que uno debe aprender", narró en una charla mano a mano con Punto de Break en el marco del Challenger de Buenos Aires.

- Ganaste en las últimas semanas el Challenger de Lima, pero los resultados en la temporada fueron un poco irregulares. ¿Cómo la evalúas?

La verdad es que tuve un año con resultados muy malos y con unos pocos buenos. En este último grupo podría incluir el Masters 1000 de Roma [R2 tras superar la fase previa] y las semifinales en el Challenger de San Marino [cayó ante Orlando Luz], pero en general no me sentí compitiendo bien y tampoco tuve buenas sensaciones dentro de la pista. De todos modos, siempre intenté mirar hacia adelante y, por suerte, encontré una manera para volver a ser competitivo, que está dando los frutos.

- Así y todo pudiste jugar tus primeros Juegos Olímpicos en Tokio 2021. ¿Qué sensación te dejó la experiencia?

Fue el ultimo gran objetivo que tenía. Se dio la oportunidad de jugar contra [Novak] Djokovic en su mejor momento y fue algo inolvidable. Todo lo que sentí durante ese momento lo expresé en mis redes sociales y, a pesar de que no pude competir como me hubiese gustado, será un partido inolvidable y que me quedará siempre en el recuerdo. Sólo me queda darle gracias al tenis por eso.

- ¿Te considerás un referente para el tenis de tu país?

Seguro que soy un referente porque he logrado cosas que muchos niños que juegan al tenis en Bolivia quieren conseguir. Incluso, me hacen sentirlo, pero uno tiene que tratar de dejarlo de lado porque supone más presión de la que ya el tenis genera de por sí. Es un deporte que cada vez está más competitivo y si uno le añade presiones extras termina afectando muchísimo. Por ahora trato de mirarlo desde otra perspectiva, aunque siempre desde un costado positivo. En estos momentos quiero enfocarme en lo mío y una vez que culmine mi trabajo veré la mejor manera de ayudar al tenis de mi país.

- Hablaste de presiones, ¿qué hacés para intentar descontar un poco?

Me considero multifacético: me encanta la cocina e intento cocinar siempre que puedo, aunque con la pandemia se me tornó difícil porque siempre hay que estar en hoteles y no se puede alquilar una casa. Además, últimamente estuve muy metido en los juegos. Principalmente en el Call of duty y siempre jugamos con un grupito ya conformado por Guido [Pella], Fede Coria, [Guido] Andreozzi, la [Guillermo] Rata Durán, la pasamos bien. Me enganché hace un tiempo y es un momento que me sirve para aislarme de las presiones del deporte.

- Entonces, tenista, cocinero, gamer y también ¡padre! ¿Podés viajar en familia?

Algunas semanas. Me encantaría hacerlo siempre, pero depende de otros factores como el costo de los pasajes, las restricciones de cada ciudad... Evidentemente, no siempre se puede. En Europa estuvieron conmigo un tiempo, en Lima también, ahora mi mujer se fue a vacunar dado que todos los países prácticamente lo están pidiendo y hasta que se aplique la segunda dosis no volverá a viajar. Ahora con mi hija se hace todo el doble de duro porque se las extraña mucho más.

Fotos: Legión Sudamericana/AAT/Torneos

Comentarios recientes