La conversación que cambió por completo a Alex de Miñaur

El jugador australiano reveló en una entrevista que una conversación con Emilio Gómez cambió por completo su forma de poder ver el tenis.

Alex de Miñaur. Foto: Getty Images
Alex de Miñaur. Foto: Getty Images

Una de las jóvenes promesas del tenis profesional, el australiano Alex de Miñaur, concedió unas palabras a We are Tennis para hablar de lo complicado que ha sido para él estos últimos meses dentro del circuito. Molestias físicas, coronavirus y una mala racha de resultados hicieron que el australiano se encontrara atrapado. Una conversación con el ecuatoriano Emilio Gómez cambió por completo su forma de ver las cosas.

No está siendo una temporada nada fácil para el jugador australiano. Lejos de alcanzar los resultados de años anteriores, cuando parecía que mejor iban las cosas, contrajo el coronavirus que le obligó a perderse los Juegos Olímpicos de Tokio 2021, uno de sus grandes objetivos esta temporada. Tras varias semanas alejado de las pistas, parece que hay otro Alex de Miñaur. Su mentalidad es otra bastante distinta: "Estoy feliz y agradecido, adoptando una perspectiva un poco diferente de la vida. No voy a profundizar demasiado en ello, pero mirando dónde estoy de manera diferente y quedándome siempre con el lado positivo de las cosas. Feliz de estar sano y de volver a competir al 100% en los torneos y sobre todo el tener la oportunidad de seguir jugando al tenis. Siempre hay mucho trabajo fuera de las pistas. En estas últimas semanas he tenido conversaciones con algunas personas que han cambiado un poco mi perspectiva del tenis en general. Eso me ha ayudado. Ahora salgo a la pista e intentando disfrutar jugando. He tenido buenas victorias como la de Garín en Indian Wells y también estuve a punto de ganar a Tsitsipas. Estoy feliz del lugar donde estoy ahora mismo".

Emilio Gómez, contigo empezó todo

Durante los últimos cuatro años, Demon, como la mayoría lo conoce dentro del circuito, ha trabajado con un psicólogo, pero un libro que comenzó a leyer instigó un cambio de dirección y luego hubo una conversación inesperada con un jugador desconocido le hizo cambiar por completo su forma de pensar. Ese jugador es Emilio Gómez, actual número 149 del mundo e hijo del mítico Andrés Gómez, ganador de Roland Garros 1990: "Fue inesperado. Realmente no conocía a Emilio antes de esa charla. Me dio una perspectiva muy diferente al tenis que yo conocía. Él está peleando en torneos Challengers ganándose la vida como puede, mientras yo estoy en una mejor posición, jugando los mejores torneos del mundo. Me dio una perspectiva diferente de la gira. Pude mirarme a mi mismo y decir: 'vamos a tomarlo con un poco más de calma. Sé feliz con el lugar donde estás'", afirmó el jugador australiano.

Obsesionarse demasiado con los objetivos puede ser algo muy peligroso para la salud mental de un tenista. De Miñaur lo tiene claro: "Nada es lo suficientemente bueno y los tenistas siempre queremos más. Puede ser muy agotador. Ahora veo necesario mirar el panorama que tenemos a nuestro alrededor y apreciar el trabajo y el esfuerzo que he dedicado para estar aquí. Es interesante porque tal vez si no hubiera tenido esa conversación, mi forma de pensar continuaría siendo como la de antes. Este tipo de cosas te cambian la vida y te hacen ver las cosas de una manera completamente diferente", concluyó De Miñaur.

Comentarios recientes