Donna Vekic enciende su vena emprendedora

O mejor dicho, su vela. La croata de 25 años ha iniciado su andadura como empresaria de una marca propia relacionada con las velas: DNNA.

Donna Vekic en una sesión de fotos. Fuente: Getty
Donna Vekic en una sesión de fotos. Fuente: Getty

Todos sabemos que la carrera del tenista de élite no es para todo la vida, de hecho, afortunados aquellos que la puedan estirar durante más de una década. En el caso de Donna Vekic, profesional desde la temporada 2012, todavía le queda mucha cuerda dentro de la pista, pero una pasión que arrastraba desde hace tiempo le ha llevado a abrir un nuevo camino de cara al futuro.

“Me encantan los buenos armas, los buenos olores. Quizá por eso las velas sean mi gran pasión, siempre viajo con varias, o si no las compro durante los torneos. Al final del día, en el hotel, siempre enciendo una”, confiesa la croata en un reportaje elaborado por la WTA. Es aquí donde entra en escena su preparador físico, Zlatko Novkovic, quien le animó a ir un paso más allá y fundar su propia marca en el sector. Pero claro, ¿de dónde sacar el tiempo para un proyecto así?

La vida quiso que Donna pasara por el quirófano después del Open de Australia 2021 debido a unas molestias en su rodilla. Mínimo, tres meses de baja, suficiente para reunirse con unas cuantas empresas y realizar unas llamadas a distancia que pusieron todo a funcionar. Hoy, menos de un año después de surgir la idea en su cabeza, su propia marca de velas ya es una realidad: DNNA.

“Las personas que me conocen bien saben que soy una fanática absoluta de las velas, así que cuando se lo conté a mis amigos y amigas no se sorprendieron tanto. Cuando estoy con ellos, siempre hay una vela sobre la mesa. O cuando llego a casa, siempre hay una vela encendida en mi apartamento”, subraya la emprendedora, quien a partir de ahora ya no solo podrá entrarse en el ámbito deportivo.

El objetivo con DNNA es que la marca se convierte en una de las referentes de fragancias de lujo para interiores, siempre apostando por el producto de alta calidad. Las velas de vidrio, hechas a mano en Venecia, han sido elaboradas por la fábrica Murano y diseñadas por el francés Arnaud Fourre. En total, la primera selección consta de cinco diferentes aromas:

  • Mango y vainilla
  • Ámbar y CBD
  • Menta silvestre y mimosa
  • Bergamota y pachulí
  • Champán y fresa

Esta último, la de champán y fresa, un guiño evidente al torneo de Wimbledon, el favorito de la mujer que actualmente ocupa el puesto 101º del ranking WTA. El objetivo es que al entrar a una sala, el olor de las velas te transporte a otro lugar, incluso a un recuerdo del pasado. Bonita y curiosa iniciativa sobre algo que nada tiene que ver en absoluto con el tenis.

Pensando en el medio ambiente

Desde un primer momento, Vekic también centró mucho su empeño en que la empresa fuera sostenible y salvaguardara el medio ambiente, de la manera en que fuera posible. Por eso las velas DNNA están hecha 100% de cera de abeja obtenida en el Parque Natural Kopacki Rit, muy cerca de Osijek, ciudad natal de la jugadora. También emiten iones negativos y crean una quemadura no tóxica.

“Quería que mi marca fuera saludable, que sea bueno para la gente y para la naturaleza. La mayoría de velas utilizan otras marcas que usan soja o parafina, mucho menos saludable", añade la croata, quien ya tiene un entretenimiento asegurado para el día que cuelgue la raqueta. "No quiero que la gente compre la marca por mí, espero que la compren porque les encante el producto. Quiero separarlo completamente de mi carrera tenística, ya que la vida continúa después del tenis”, concluye.

Comentarios recientes