Murray recupera su anillo de boda y sus zapatillas

Se estaba convirtiendo en una de las historias más divertidas ya no solo de los últimos días, sino de toda la temporada. Andy Murray había llegado a Indian Wells con el objetivo de seguir sumando partidos, de continuar con su regularidad y consistencia semana tras semana y, por qué no, de conseguir por fin romper su maldición ante tenistas top-15 durante esta campaña. Lo que se encontró en los primeros días no se lo hubiese imaginado ni en sus mayores pesadillas: perdió sus dos pares de zapatos tras dejarlos en el transporte oficial del torneo y, lo más importante: también perdió el anillo de casado, que durante cada partido o entrenamiento deja anudado a su zapatilla. Tras una importante campaña de búsqueda, en la que casi rezaba por encontrarlos, el británico compartió hace apenas unos minutos la gran noticia: por fin aparecieron los zapatos y con ellos el anillo... si bien el olor no es demasiado halagüeño.

Comentarios recientes