"Cuando estás en el circuito, existes. Cuando no, la gente se olvida de ti"

Gilles Cervara, entrenador de Medvedev, pide ayuda a la ATP para apoyar a Schneider, técnico de Danilovic, que sufre un cáncer y no puede costearse el tratamiento.

Gilles Cervara, apoyando a Kiki, su compañero, que sufre de cáncer.
Gilles Cervara, apoyando a Kiki, su compañero, que sufre de cáncer.

“Nunca sabes lo fuerte que eres hasta que ser fuerte es la única opción que te queda”. Ese es el lema que ha acompañado en los últimos meses a Kristijan Schneider, Kiki para sus amigos. El que fuera entrenador de Coric, Konjuh o Pera y que venía trabajando junto a Olga Danilovic en los últimos tiempos, fue diagnosticado de cáncer en este 2021 a sus 40 años de edad y ha recibido el cariño y el apoyo de personalidades como Gilles Cervara, entrenador de Medvedev, Magnus Norman, Sven Groeneveld o el propio Novak Djokovic, que están ayudando a Kiki con los costes de su tratamiento, no cubierto por su seguro.

“Cuando supe que estaba enfermo, le contacté”, comenta Cervara en palabras recogidas por L’Equipe. “No estaba nada bien. Sentí que se sentía muy solo. Esta enfermedad te aleja del mundo y, en particular, del mundo del tenis. Cuando estás en el circuito, existes. Tan pronto como ya no lo estás, la vida continúa y la gente se olvida de ti”, reflexiona el técnico francés.

Durante el pasado Open de Australia, Kiki empezó a sentir fuertes dolores en el estómago. Tras varias exploraciones, descubrieron que tenía cáncer en tres órganos de su cuerpo, el hígado, el bazo y el intestino delgado. Tras varias sesiones de quimioterapia, la enfermedad ha desaparecido de los dos primeros, pero sigue presente en el intestino, aunque la buena noticia es que no se está expandiendo, sino que parece estar controlado, algo que los médicos ven con optimismo. Ahora, le quedan otros seis ciclos de quimio, para terminar de vencer al cáncer.

“Me puse en contacto con la ATP y organizamos varias reuniones”, continúa diciendo Cervara. “Se lo conté a Kristijan y creo que le hizo bien saber que el mundo del tenis se estaba movilizando por su vida. Hablo con él a menudo, sobre todo cuando no se siente bien”. Schneider no podía costearse los ciclos de quimioterapia y ha sido gracias a la ayuda de Gilles y el resto de personalidades del mundo del tenis que ha podido seguir con el tratamiento.

Cervara apoya el movimiento para ayudar a su amigo

“En el circuito todos nos encontramos y nos sonreímos. Quiero saber si esto es cierto o falso. Si alguien del mundo del tenis está enfermo, ¿no vamos a preocuparnos por su salud? ¿No lo vamos a apoyar dándole un poco de dinero o estando junto a él? Quiero ver si el ser humando es capaz de ser generoso”, sentencia Cervara.

En internet, ya han lanzado una manera de poder ayudar a Kiki a través de donaciones. Ya se ha recaudado más de 26.000 dólares hasta el momento. Parte del tratamiento ha sido cubierto con su seguro médico, pero el resto está siendo financiado con las donaciones recibidas.

Comentarios recientes