Medvedev, un hombre forjado en cemento

Ningún jugador de la élite ha amasado más puntos sobre pista dura que el ruso. Su rendimiento es espectacular y así lo reflejan los números.

Daniil Medvedev celebra durante la Laver Cup. Fuente: Getty
Daniil Medvedev celebra durante la Laver Cup. Fuente: Getty

Cuando pensábamos que nadie podía toser a Novak Djokovic sobre las pistas de cemento, Daniil Medvedev llegó al circuito profesional para mirarle cara a cara y erigirse como el mejor sobre dura. Es una frase que puede sonar contundente, pero los datos así lo atestiguan: sabemos de las lagunas que su tenis tiene en las superficies naturales, pero la consistencia y regularidad que el ruso hace gala sobre cualquier pista de cemento no tiene comparación en el circuito a día de hoy. Nuestros amigos de Ubitennis decidieron poner sobre la mesa todos los números desde que el ruso ingresó al top-10, un momento que coincide en la línea temporal con la vuelta del cemento al circuito ATP (merced a la gira norteamericana de la segunda mitad de año) en 2019... y los números dictan sentencia.

Entre todas las estadísticas hay una que supone una espada de doble filo, una que dicta dos realidades que coexisten. No hay absolutamente nadie en el top-10 que dependa tanto de las pistas duras a nivel de ranking. El porcentaje de los puntos que el ruso ha conseguido en cemento con respecto a su total es sencillamente escandaloso: un 87,94% de los puntos en su clasificación son consecuencia de sus guarismos en pistas duras, algo que constata su fiabilidad en cada torneo sobre esta superficie, pero que refleja la importancia que tiene para él subir el nivel en tierra batida y hierba, en especial en los torneos de Grand Slam, que le podrían permitir un reparto más equitativo de estos puntos.

Además, no hay nadie que haya ganado más que Medvedev. En lo que a cantidad se refiere, el ruso acumula 21 victorias más que el número uno del mundo: 92 triunfos por los 71 de Djokovic, si bien el serbio ha perdido menos y acaba con un mejor ratio de victorias/derrotas (85,5% por el 82,1% de Daniil). No obstante, cuando hablamos de cantidad también pensamos en títulos... y ahí tampoco es nadie capaz de toser a Medvedev. Desde aquel mágico verano de 2019, Daniil se ha llevado al zurrón hasta 9 entorchados sobre pistas rápidas, con un reparto además bastante equitativo: 1 título de Grand Slam, 5 títulos de categoría Masters 1000 o ATP Finals y otros 3 títulos de menor categoría (ATP 500 o ATP 250). Novak se queda muy cerca, con 7 premios de campeón, si bien solo podría presumir de haber sumado un Grand Slam más que el ruso.

Contra los mejores, el mejor

Otro de los baremos que nos suele decir mucho sobre el nivel de un jugador se trata de su efectividad a la hora de medirse a los mejores. Es algo que caracteriza a los grandes campeones, la capacidad de medir mejor los momentos calientes ante aquellos que ocupan la élite... y, en pistas duras, Medvedev también hace eso mejor que nadie. El ruso posee un récord calcado al de Djokovic, exactamente igual: un balance de 16-8 ante jugadores del top-10 en esta superficie, lo que indica que está llegando poco a poco a su estatus de favorito constante. Es una estadística que dice mucho más de lo que parece: ni Zverev, ni Nadal, ni Tsitsipas ni Berrettini han acumulado un balance positivo en este guarismo, pues la dificultad de medirse constantemente a los mejores te pone cerca del abismo con mayor frecuencia.

En definitiva, Medvedev ya ha demostrado hasta dónde es capaz de llegar cuando la pista es azul como el mar y el cemento le acoge cómodamente. A partir del 2022, es el momento para el número dos del mundo de implementar ajustes para que su juego también brille en otras superficies, para que estadísticas como éstas pasen a ser anecdóticas y su paleta de colores deje de ser monocromática. Como dirían por las redes últimamente... hazlo, Daniil, hazlo.

Comentarios recientes