La jugada maestra de Federer tras dejar atrás su contrato con Nike

El suizo sorprendió al mundo tras anunciar su ruptura con la marca estadounidense, pero sus inversiones han multiplicado su riqueza de forma increíble.

Roger Federer. Fuente: Getty
Roger Federer. Fuente: Getty

Cuando eres uno de los mejores tenistas de la historia y tu imagen llega a absolutamente todos los rincones del planeta, cuidarla acaba siendo parte fundamental en tu carrera deportiva. Igual que si una derecha acaba en la línea o se marcha fuera, centímetros o segundos terminan por marcar decisiones que pueden afectar a todo un imperio. Muchos pensaron que la ruptura de Roger Federer con Nike era una cuasi muestra de que el camino estaba llegando a su final. No en vano, el suizo había estado ligado a la marca estadounidense toda su carrera: era uno de esos binomios inquebrantables en los que solo te fijas una vez lo imposible, es decir, la ruptura, pasa.

Pero Roger, a pesar de no vivir su mejor época a nivel deportivo, tenía un plan en mente. Y es un plan que le ha funcionado a la perfección y que le ha permitido expandir los límites monetarios de su marca hasta lugares que jamás podía haber imaginado. Lo explica muy bien el experto Joe Pompliano en un hilo de Twitter que desentraña la jugada maestra de Federer, una hoja de ruta a nivel márketing que le permite estar entre los deportistas más ricos del momento y que nos abre la puerta del complejo mundo empresarial y de marcas que deportistas de este calado manejan en ocasiones. Si bien lo normal es delegar en expertos, parece que Roger se mostró ojo avizor y no se andó con chiquitas tras dejar a Nike... gracias a UNIQLO y, sobre todo, a ON Running.

Recuerden: durante toda su carrera, Federer tuvo un contrato con Nike en el que recibía un montante de 10 millones de dólares de forma anual. Dicho contrato abarcaba el equipamiento del suizo, tanto en prendas de ropa como en zapatillas. Una vez el contrato expiró y Nike, debido a la amplitud de sus representados y las exigencias económicas, decidió dejar marchar al suizo, quien apareció en escena fue un gigante de la moda en Japón que ya antes había patrocinado a Novak Djokovic: UNIQLO. La oferta era irresistible y rompía la baraja de forma descomunal: 300 millones de dólares a razón de diez años, esto es, un triple de lo que le ofrecía Nike... y sin ningún límite en el tiempo, lo que significa que Federer percibirá esta cantidad hasta el final de su firma, independientemente de que compita a nivel profesional o no.

Pero el suizo también tuvo en consideración una cuestión importante al firmar con UNIQLO: el contrato no incluía el calzado, ya que la marca japonesa no fabrica ni distribuye ningún tipo de zapato. Así pues, mientras Roger aún seguía compitiendo con unas zapatillas Nike (que no le pagaba por utilizarlas, en ningún caso), peinaba el mercado barajando la mejor opción para expandir su imperio. Esa opción la encontró en la forma de ON Running, una marca de casa, suiza, que expandía su presencia en todo tipo de mercados y por la que Federer apostó con fuerza. Se convirtió en embajador de la marca, invirtió una desmesurada cantidad y, en el resultado final de la operación, acabó por ser el dueño del 3% de la marca.

Unos beneficios sin igual

¿El resultado de la compleja operación empresarial de Federer? A día de hoy, ON Running tiene un valor aproximado de 10 billones de dólares, habiendo vivido un proceso de desarrollo y expansión acelerado que le ha visto llegar a ocupar un sitio en la Bolsa de Valores de Nueva York, saliendo al mercado como si de una de las mayores empresas del mundo se tratase. Esto quiere decir que la inversión de Federer en la marca tiene un valor aproximado... de 300 millones de euros. Son puras matemáticas: lo que antes era un contrato y patrocinio que le embolsaba 10 millones de dólares al año gracias a Nike, ahora se ha convertido en una operación a dos bandas que, a día de hoy, reporta a Roger una ganancia de más de 600 millones de dólares.

Un plan sencillamente brutal que permitirá a Federer diversificar sus inversiones, pero que encima el suizo remata a través de bonitas acciones gracias a su Fundación. A través de ella, Roger embolsó hsta 1 millón de dólares para hacer frente a la escasez de comida en el continente africano debido a la pandemia de la COVID-19. En definitiva, es la jugada maestra de Roger: si alguno se pensaba que fuera de las pistas el suizo estaba tranquilo... den por seguro que no, que no lo estaba.

Comentarios recientes