Rennae Stubbs: “No hay nada de lo que me arrepienta en mi carrera”

La ex número 1 del mundo en dobles escribe acerca de su trayectoria en activo, su retirada en 2012 y su actual labor como entrenadora.

Rennae Stubbs. Fuente: Getty
Rennae Stubbs. Fuente: Getty

No hay semana en la que no sea interesante dejarse caer por el blog Behind the racquet y leer los relatos más personales de algunos jugadores del tenis profesional. En este caso, el de una australiana que llegó a ser la mejor doblista del mundo y que supo ensamblar a la perfección su retirada con su nueva vida en los banquillos. Hablamos de Rennae Stubbs, la mujer que no ha temblado a la hora de agarrarse al teclado y explicar cómo vivió cada episodio de su carrera.

Mirando hacia atrás, no hay en mi carrera de lo que me arrepienta. Siento que todos tenemos nuestro propio viaje. Realmente creo que a las cosas a las que finalmente llegué, todo lo que alcancé, fue gracias a todo por lo que pasé. Sí es cierto que hay cosas que pienso todavía, como por ejemplo que hubiera pasado de haber estado un poco más centrada desde el principio, sin preocuparme tanto por los demás o de si era o no era popular.

Hice mi última final de dobles en Wimbledon 2009. Por suerte, tuve una trayectoria extensa aunque, probablemente, podría haber alargado un poco más mi actividad en el circuito de dobles, pero es verdad que ya no quería seguir viajando tanto. No estoy triste por eso, estoy tranquila de haber puesto todo de mi parte para desarrollarme en este deporte durante tanto tiempo como pude.

De repente, un día recibí una llamada de la NBC con una propuesta sobre la mesa: ‘¿Quieres cubrir los Juegos Olímpicos de Londres 2012 con nosotros?’. Justo en esa etapa estaba pensando si retirarme o no hacerlo, así que pensé que era una oportunidad genial para abrirme camino de otra manera, para tener otra vida más allá del tenis. Recuerdo decir que sí a aquella llamada y colgar el teléfono. Desde ese momento, me dije a mí misma: ‘Bueno, eso es todo, estoy retirada’.

De mi carrera me gusta todas las horas destinadas al trabajo duro, a los entrenamientos, siempre fui una gran estudiante del juego. No tenía grandes armas, pero podía leer muy rápido el juego de mis rivales, podía ver sus debilidades. Nunca tuve miedo de asumir el rol de entrenadora. Hoy en día creo que uno de los puntos fuertes que tengo a la hora de entrenar es que soy mucho emocional, aprovecho ese lado para potenciar a mis jugadores. Puedo sacar a relucir sus mayores virtudes tenísticas y hacerles creer mucho mas en sí mismos. El tenis muchas veces se trata de confianza, de lo bueno que crees que puedes llegar a ser.

La mayoría de gente me cree porque nunca utilizo hipérboles, a nadie le digo que va a ganar Grand Slams si de verdad no lo creo. No le voy a decir a un jugador que será top20 si realmente no lo pienso. Llevo viendo a todos los grandes jugadores de los últimos 30 años, he jugado dobles con Steffi Graf, he compartido equipo con Serena Williams, siempre estuve rodeada de las mejores. Sé lo que se necesita, lo he visto en ellas y, si puedo inculcar eso en alguien, eso es lo más positivo”.

Comentarios recientes