La ATP anuncia cambios en la composición del circuito

La ATP Board ha accedido a varios cambios de cara al 2023, entre los que se encuentran el aumento en la duración de todos los Masters 1000.

Nadal y Djokovic se abrazan tras la última final del Masters 1000 de Roma. Fuente: Getty
Nadal y Djokovic se abrazan tras la última final del Masters 1000 de Roma. Fuente: Getty

El circuito ATP no para de evolucionar y de adaptarse a las diferentes problemáticas que puedan surgiendo. La pandemia de la COVID-19 ha acelerado diversos procesos a nivel mundial, y el cuerpo gobernante del tenis masculino ha visto preciso dar diferentes pasos para cambiar la estructura del circuito tenístico. Hace unos meses, Andrea Gaudenzi, el presidente de la ATP, anunció la creación de un Plan Estratégico a 30 años vista que introduciría diversos cambios en el funcionamiento de varios de los torneos que comprimen cada temporada. Eran en especial los Masters 1000 y los ATP 250 quienes verían sus estructuras principalmente alteradas, a quienes les tocaban más de cerca los cambios propuestos.

Después de que la presión de los jugadores, organizados a través de una PTPA que aún se encuentra en desarrollo, evitase que este Plan Estratégico se aprobase de manera total durante la disputa de Wimbledon, la ATP no ha parado quieta y ha mantenido varios debates internos. Tras la disputa del US Open, parece que ahora sí los miembros de la ATP Board (donde la mitad de los representantes forman parte del Consejo de Jugadores, si bien en un empate técnico el voto que acaba decidiendo no proviene de ninguno de ellos) han dado luz verde a la próxima fase de este plan. Ni mucho menos significa que la totalidad del mismo se vaya a llevar a cabo y está por ver hasta qué punto llega la ambición de Gaudenzi para cambiar según qué cosas, pero lo que ya parece claro es que a partir del año 2023 el calendario del circuito quedará totalmente transformado.

Los Masters 1000 ganan protagonismo

La principal medida que este Plan impone concierne a los Masters 1000 y trata de ensalzar su valor, convirtiéndolos en eventos de mayor duración. A partir del 2023, hasta cinco Masters 1000 (Roma, Madrid, Canadá, Cincinnati y Shanghai) tendrán una duración de entre 11 y 12 días. Así pues, los torneos que forman parte del segundo escalón de la jerarquía tenística se convertirán en fondo y forma en algo parecido a lo que tenemos en la actualidad con Indian Wells y Miami, los dos únicos Masters 1000 de estas características. La ATP afirma que esto crearía 20 días adicionales de trabajo, con un mayor abanico de oportunidades para los jugadores (que verían cómo los cuadros se aumentarían y tendrían más posibilidades de formar parte de los torneos en los que más bajo está el corte para entrar) y, además, se pone como objetivo aumentar la cantidad: de 9 a 10 Masters 1000 (¿abriría esto la posibilidad para ver, por fin, un Masters 1000 en hierba?).

En cuestión monetaria, todos estos cambios tienen como objetivo aumentar los ingresos en estos torneos. El prize money global, según el documento de la ATP extraído de L'Equipe, ascendería a los 76,4 millones de dólares en el Año 1 del Plan, mientras que ahora se mantiene en 62,5 millones. Además, la ATP afirma que trabajará en mejorar la transparencia, llevando a cabo auditorías externas e independientes para revisar que todo lo que ocurre en los Masters 1000 está en orden, todo esto durante los próximos 31 años.

Aumento de ATP 500 y cambios en los ATP 250

La otra pata que sustenta este cambio de paradigma en el circuito hace referencia a los torneos más pequeños. Varios ATP 250 (hasta seis de ellos) pasarían a disputarse en la segunda semana de los Masters 1000, recibiendo un subsidio que pueda cubrir posibles pérdidas monetarias y con la esperanza de atraer a jugadores de nivel top que hayan caído de forma temprana en el inicio del Masters 1000 en cuestión. Además, parece ser que entre las posibles medidas de este plan se incluye un aumento en la oferta de los ATP 500: de los 13 que existen actualmente pasaríamos a tener hasta 16, si bien esas tres plazas adicionales aún no han recibido ningún nombre en concreto.

En definitiva, todo esto está aún sujeto a posibles cambios y al acuerdo de las altas instancias de la ATP en torno a otras cuestiones del Plan, pero parece que todo sigue su curso y que muy pronto veremos al circuito a través de un nuevo prisma, de una nueva cara. ¿Estáis de acuerdo con la expansión de los Masters 1000? ¿Creéis que esto puede terminar por matar a los torneos más pequeños? Os leemos en comentarios.

Comentarios recientes