Cervara: "Medvedev ha ganado un Grand Slam, pero sabemos que hay mucho por mejorar"

El entrenador del ruso se sinceró y demostró que, si bien consiguieron el mayor título de sus vidas, tienen puestas sus miras en objetivos aún mayores.

Daniil Medvedev, con el título de campeón en Nueva York. Fuente: Getty
Daniil Medvedev, con el título de campeón en Nueva York. Fuente: Getty

Gilles Cervara es la mente que se esconde tras el éxito de Daniil Medvedev. En varias ocasiones hemos hablado de cómo este entrenador analiza al dedillo a sus rivales y confecciona la táctica a seguir para que el ruso pueda dominarlos, táctica que en ocasiones no sale nada bien (final del Open de Australia 2021) y que en otras, sin embargo, se convierte en el pilar fundamental de las mejores victorias (US Open 2021). Los éxitos de Medvedev son compartidos por él y por todo su equipo, y su mentalidad de cara a los próximos meses se resume en varios valores: consistencia, regularidad y trabajo.

Y es que ganar un Grand Slam parece no significar nada para Gilles, que también muestra en sus palabras la ambición de la que hace gala en pista su pupilo. En una extensa entrevista con nuestros compañeros de Tennis Majors, Cervara explica aspectos tácticos que acaban siendo claves absolutas para las grandes actuaciones de Medvedev, como es el caso de su posición en la devolución de servicio, así como de los siguientes pasos a dar en los próximos meses y cuál es el ambiente que se respiró tras el triunfo en Flushing Meadows en el seno del box del ruso.

Qué significa para Gilles Cervara el título en el US Open 2021

"Quiero contestar a esta pregunta con las mismas palabras que utilicé después de que ganase su primer título ATP y su primer Masters 1000: esto es una etapa. Este paso tiene un enfoque más amplio, desde luego. Con un Grand Slam casi puedes entrar al Panteón, aunque parezca ridículo en comparación a tener 20 Grand Slams. Viví una emoción indescriptible. No tengo palabras para expresarla, más bien una imagen: de forma espontánea, levanté ambos brazos y miré al cielo con una increíble sensación de alegría que me hizo recordar a las imágenes cuando Francia ganó el Mundial de 1998. Yo crecí con esas imágenes y motivaron mi búsqueda de la victoria. Por primera vez pasaron a ser de carne y hueso y no parte de la imaginación".

Qué tipo de paso han dado Medvedev y Cervara con este título

"Me he hecho esa pregunta a mí mismo, porque, sí, ganar el US Open es un paso enorme. Sin embargo, tanto Daniil como todo el equipo siempre nos centramos en el rendimiento. Es una forma de vida, una manera de pensar, que significa que siempre estás apegado a la idea de hacerlo mejor y, por tanto, de ganar el próximo torneo. Para hacer eso posible, ahora debo preparar unos workouts que sean más potentes y que le permitan responder a más situaciones, a ganar mucho más. Daniil todavía no ha entrado en ese estado mental, porque ahora debe saborear el título y está de vacaciones en la semana previa a la Laver Cup. Yo lo llevo en las venas, y cuando veo que Daniil no puede jugar a la PlayStation sin subirse por las paredes si no gana, me convenzo de la idea de que es algo que también le ocurre a él".

¿Qué cambió en el Medvedev de la final del Open de Australia con respecto al que derrotó a Djokovic el pasado domingo?

"En febrero a Daniil le faltaba un aspecto invisible, relacionado con la energía. No me gusta usar la palabra mental, pero no estaba al nivel. Llegaba tras dos partidos muy fuertes en los cuartos de final y semifinales (Rublev y Tsitsipas). Creo que, con su inexperiencia en finales de Grand Slam, pensó que ese nivel le sería suficiente. Eso fue un craso error. Daniil y Francisca (su preparadora mental) se dieron cuenta de este aspecto en el análisis posterior. Todos los componentes del equipo aprendimos de aquella experiencia. Fue clave para que ganásemos esta final: a pesar de que el nivel de Novak es otra cosa distinta, íbamos a estar preparados en cualquier caso".

¿Jugó Medvedev el mejor tenis de su vida en Nueva York?

"No puedo definirlo de esa forma. Solo puedo decir que había detectado varias partes de su juego que no estaban a su nivel después de los Juegos Olímpicos, y eso alimentó mis objetivos en los entrenamientos después de Tokio. En Nueva York vi que ya estaba al nivel requerido en todas esas áreas, y eso fue decisivo para desarrollar un nivel de tenis altísimo. Sin embargo, decir que esto es "su mejor nivel" me resulta demasiado abstracto. Es una fórmula que puede referirse a jugar todas las bolas muy fuerte y meterlas todas, pero su US Open no fue para nada así. Por otro lado, me di cuenta de que Daniil ya puede hacer un ace en cada primer saque y que tiene un porcentaje muy estable. Cuando está 0-30 o 15-40 sabes que puede remontar, y eso lo hace muy fuerte".

Claves de su devolución del servicio, única en el mundo

"Hay una historia detrás de eso. Es su firma. Es parte de sus preferencias, tan espontáneas. Cuando te fijas en él resulta algo absurdo. Cuando empecé a trabajar con él, pensaba: "Es imposible ganar estando tan lejos de la línea de fondo, estás abriendo demasiados ángulos". Traté de acercarle a la línea de fondo para que restase dentro, pero él se negó. Sentía que, conforme se acercaba a la línea, las cosas dejaban de funcionar. Creo que tuve la inteligencia de escucharle y de ponerme en sus zapatos, de no deconstruir algo que le da réditos gracias a su tamaño, su visión y sus intenciones tenísticas. Las estadísticas nos muestran que es un resto muy efectivo".

Próximos objetivos

"Los Grand Slams son un pack, objetivos bastante plausibles. Sin embargo, por encima de todo siempre me digo a mí mismo que cualquier objetivo necesita de muchísimo trabajo y de mejorar muchas cosas diariamente. El equipo ha empezado a pensar que ya ha ganado un Grand Slam, pero vemos muchas cosas que mejorar. Todas estas cosas representan aspectos concretos que deben ser analizados con el potencial de tener un gran resultado. Para ser número uno del mundo y ganar otros Grand Slams debes alcanzar cosas concretas en el trabajo diario. Nosotros vamos a hacer eso; después, si todo va bien, podremos decir que sí, que hemos ganado (risas).

¿Y Roland Garros?

"Te diría que Daniil no es capaz de ganar Roland Garros en 2022, no aún. Creo que Wimbledon sí, sí es capaz".

Comentarios recientes