“Leylah tiene tenis para ganarle a cualquiera”

Entrevistamos a Duglas Cordero, el hombre que ha recuperado la mejor versión de Leylah en apenas dos meses. “Estamos a tres partidos de hacer historia”.

Duglas Cordero junto a Leylah Fernandez. Fuente: Getty
Duglas Cordero junto a Leylah Fernandez. Fuente: Getty

Leylah Fernandez sopló ayer las velas de su 19 cumpleaños, aunque el mejor regalo de aniversario se lo ha hecho ella misma. Con un billete a los cuartos de final del US Open, donde se enfrentará en unas horas a Elina Svitolina. ¿Pero dónde está la clave de este salto de calidad? Para encontrarlo, simplemente hay que mirar a la grada en cualquiera de sus partidos. En su box, donde esta vez no ha podido estar su padre (y entrenador), un hombre lleva celebrando cada victoria durante toda la semana. Su nombre es Duglas Cordero, uno de los mejores preparadores físicos del circuito profesional.

Al entrenador cubano le conocemos de hace tiempo por haber trabajado con jugadores de la talla de Dominic Thiem, Fabio Fognini, Amanda Anisimova, Francesca Schiavone o Nadia Petrona. Una lista cargada de talento a la que se une ahora Leylah Fernandez, canadiense de la generación de 2002 con molde de campeona. Solo llevan trabajando juntos dos meses, pero Duglas ya ha logrado potenciar la parcela física y ganarse la confianza del equipo para viajar a Nueva York al frente de la nave. Una pieza que hacía falta sumar para que todas las piezas encajaran.

Antes del partido más importante de su joven carrera profesional, Cordero atiende a Punto de Break para analizar cuáles han sido las claves para que Leylah se haya convertido en la gran revelación del cuadro femenino.

Comienzo de la relación

“A principios de julio, antes los juegos Olímpicos, me contactó Jorge Fernandez, papá y entrenador de Leylah. Me preguntó sobre la posibilidad que había de que la entrenase, ya que no estaba bien físicamente y no estaban llegando los resultados. Hoy es un satisfacción y una motivación entrenar a Leylah, una ex número 1 del mundo junior y ganadora de Roland Garros en 2019. Desde el inicio planteamos un entrenamiento distinto, de modo que volviera a conectar la parte física con su tenis. La propuesta fue hacer un bloque de entrenamiento antes de los JJOO, continuar con mi programa online, y luego hacer otro bloque de entrenamiento antes del US Open. De esta forma podríamos recuperarla de forma más rápida y efectiva para potenciar todo el talento que tiene”.

Victorias contra Osaka y Kerber

“La verdad es que los he vivido con mucha intensidad cada ronda, trato de transmitirle a ella toda esa emoción, alegría y energía positiva en cada partido. Estoy muy feliz por ver cómo Leylah ha sido capaz de derrotar a dos jugadoras ex Nº1 del mundo, siempre supe que con su tenis y una óptima condición física, además de su forma de luchar dentro de la cancha, podría derrotar a cualquier jugadora”.

Preparación física específica

“Cuando evaluamos a Leylah vimos que era una jugadora muy explosiva, el mayor problema era su resistencia intermitente y la recuperación, así como su eficiencia en los desplazamientos; ahora esto es en lo que más ha mejorado. Desarrollamos un entrenamiento específico intermitente de alta intensidad donde la eficiencia iba siempre en función de la velocidad, creando nuevos ejercicios impulsores para que combine el entrenamiento outside con el entrenamiento en gimnasio y en la pista”.

El granito de arena de Duglas

“Jorge ha realizado un trabajo increíble con ella, ha sido el artífice y el guía de su gran tenis, madurez mental y carácter competitivo. A esa base hemos agregado ahora los duros entrenamientos físicos, donde trabajamos mucho la motivación y el desarrollo de una aptitud positiva. Me gusta mucho estimular a mis jugadores, esto es clave para el éxito en cualquier deporte. Siempre busco nuevas palabras de motivación o alguna razón para triunfar, esto es muy importante en los entrenamientos y en la preparación mental previa al partido”.

Cuartofinalista de Grand Slam con 18 años

“La clave ha sido ir partido a partido, punto a punto, sin pensar ni mencionar el nombre de la próxima rival. No había necesidad, todos son nombres muy fuertes, de esta manera bajamos la presión. Solo hablamos del partido la noche de antes, cuando nos comunicamos por Facetime con Jorge para que explique el planteamiento táctico con el que enfrentar a la siguiente rival. De momento, nos ha funcionado”.

¿Se puede soñar con la gloria?

“Estamos en cuartos de final, para hacer historia en un Grand Slam hay que ganar tres partidos más. La ilusión es la misma para cualquier jugadora, pero solo una ganará la final”.

Comentarios recientes