Aliassime se quedó con uno de los partidos del año ante Bautista

Ambos estuvieron a un nivel extraordinario, pero el resultado quedó en manos del canadiense. A pesar de su garra, el español no pudo marcarse la remontada tan esperada.

Felix se marcó uno de los triunfos del año. Foto: US Open
Felix se marcó uno de los triunfos del año. Foto: US Open

Felix Auger Aliassime tiene apenas 21 años. Y recién cumplidos. Sí, leyeron correctamente. Es que el hecho de que haya aparecido en el circuito hace un lustro hace que los amantes del tenis creyeran que es más grande. Sin embargo, todavía sigue siendo considerado como "Next Gen" dado que pugna por ingresar al ATP Masters Finals de Milán. No obstante, ese torneo ya parece quedarle corto y ni hablar después de cómo está jugando en la actual edición del US Open: venció a una roca como Roberto Bautista Agut por 6-3, 6-4, 4-6, 3-6 y 6-3 en tres horas y 55 minutos de juego en el marco de la tercera ronda y, de ese modo, se metió en la tercera semana del último Grand Slam del año.

Aquel que esté leyendo esta crónica y se pregunte si el español jugó mal, la respuesta es categóricamente no. Para nada. De hecho, lo hizo súper bien. No obstante, el canadiense estuvo un pelín por encima y pudo aprovechar ciertos momentos claves del encuentro. Desde la movilidad de piernas hasta la precisión del servicio pasando por una capacidad de serenidad pocas veces vistas en él. Además, fue muy destacable cómo tuvo paciencia para trabajar los puntos y para entender cuándo había que acelerar la bola en los dos primeros parciales. Más allá de la paridad del encuentro, Felix tomó la lanza en los instantes justos del set definitivo y supo exhibir todo su potencial. Realmente, se esperaba una actuación sobresaliente de principio a fin de ambos y no defraudaron.

Que alguien avise cuánto marcó el GPS de frecuencia cardíaca y de sprints. Bautista nunca se cansó de correr. De hecho, cuando todo parecía perdido (estaba 0-2 en sets y quiebre abajo en el tercero) fue cuando se movió con mayor precisión por la pista, lo obligó a su rival a pegar -al menos- una bola más si es que deseaba quedarse con el punto y, poco a poco, alcanzó el cénit de su nivel tenístico y psicológico. ¿Rendirse? Jamás. No existe esa palabra en su diccionario. A pesar de eso y cuando todos pensaban que Roberto iba a sacar a luz toda su experiencia y florecerían las dudas del norteamericano, ahí la tónica del juego regresó a las primeras sensaciones y Felix consiguió quedarse con una de las victorias del año. Y hubiese afirmado del torneo, sino no hubiera habido un Alcaraz - Tsitsipas un rato antes.

Actual 15º del ranking internacional, Aliassime no parece tener techo si se mantiene en ese nivel. Tanto es así que está encontrando nuevamente esa plataforma para dar el salto y, en efecto, no estancarse en su progresión. Incluso, la incorporación de Toni Nadal a su equipo de trabajo, que supo ser criticada, está empezando a dar sus frutos dado que no se fijaron únicamente resultados, sino ampliar su volumen de juego, en dar un paso adelante en el aspecto mental y no convertirse sólo en un tirador para aprovechar la potencia de sus golpes, tendencia que venía acarreando en parte de este 2021.

ANDREY RUBLEV O FRANCES TIAFOE, SU PRÓXIMO RIVAL

El triunfo ante Bautista ya es historia. Ahora, Aliassime deberá pasar por prensa y por el kinesiólogo antes de volver al hotel para ver el partido entre Andrey Rublev (0-2 en el historial) y Frances Tiafoe (nunca se enfrentaron), que determinará a su siguiente adversario.

Comentarios recientes