Djokovic quedó a cinco partidos de la gloria

Nole y un golpe de autoridad: superó sin problemas a Griekspoor, desplegó un gran tenis y avisó que está en Nueva York para quedarse con todos los récords. ¿Podrá?

Djokovic y otro triunfo en el US Open. Foto: US Open
Djokovic y otro triunfo en el US Open. Foto: US Open

Nueva York es una de las locaciones típicas utilizadas por los guionistas para filmar alguna película. Y una de las grandes obras del último lustro fue Un golpe con estilo, que contó la participación de actores de primer nivel como Morgan Freeman, Michael Caine o Alan Arkin. En ese sentido, Novak Djokovic quiere dar un golpe con estilo en la Gran Manzana. Sabe que se encuentra a un paso de romper todas las variables posibles y escribir una de las páginas más gloriosas de la historia del tenis (el 21 título de Grand Slam). En ese sentido, llegó al US Open para quedarse con todo y ya se encuentra en la tercera ronda dado que superó a Tallon Griekspoor por 6-2, 6-3 y 6-2 en una hora y 39 minutos de juego para seguir a paso firme en el certamen.

Control absoluto. Si bien muchos podrían pensar que jugar frente a un sacador sería un problema para Nole, la realidad marca todo lo contrario. De hecho, se siente muy cómodo dado que es uno de los dos mejores restadores del circuito (junto a Rafael Nadal, según las estadísticas que entrega la ATP). Además, la precisión debe ser quirúrgica para poder superarlo y generar una ventaja para la continuidad del punto. No obstante, el neerlandés no le generó demasiadas complicaciones a su rival. Baja precisión con el servicio, los intercambios de revés ampliamente favorables para el servicio y tampoco logró ventajas con el drive. Era subir el Himalaya sin comida y de forma solitaria.

Más allá de que el público intentaba levantar a Griekspoor para poder ver más horas de tenis, Djokovic no sintió la presión, se movió con una tranquilidad total por la pista y dominó el encuentro en todos los aspectos. Intercambios cortos, medios y largos. Desde la línea de base y en la red. Con passings, voleas y una alta gama de recursos. A pesar de haber perdido el saque en el séptimo game del segundo set, Nole se recuperó rápidamente para evitar cualquier tipo de regreso al partido de su adversario.

Al igual que en el film, cuyo objetivo de los protagonistas era superar la persecución del FBI, el serbio deberá quitarse de encima a siete obstáculos de diferentes calibres. Siete rivales diferentes uno del otro. Con distintos matices cada uno. Lógicamente, a medida que avance en el torneo, la complejidad será aún mayor. Por el momento, dos ya superados. Habrá que ver cómo continúa la historia.

KEI NISHIKORI, UN ADVERSARIO YA CONOCIDO, SERÁ SU SIGUIENTE ESCOLLO

Djokovic jugó 1171 partidos en su carrera. Y 19 de ellos fueron frente al japonés, ex 4 del mundo y actual 56 del ranking. Claro, la ventaja para el de Belgrado es de 17-2 y para encontrar un triunfo del nipón hay que retroceder hasta las semifinales del Abierto de los Estados Unidos 2014. Desde entonces, el dominio del Nº1 fue absoluto. Tanto es así que se enfrentaron en los Juegos Olímpicos de Tokio y terminó con un apabullante victoria por 6-2 y 6-0.

Comentarios recientes