Maxime Cressy, la eclosión de un jugador único en su especie

Desvelamos la curiosa historia del jugador revelación en el US Open 2021, forjado en la NCAA, de estilo genuino y con un secreto para mantener la concentración. 

Maxime Cressy, quién es revelación US Open 2021. Foto: gettyimages
Maxime Cressy, quién es revelación US Open 2021. Foto: gettyimages

Si por algo se caracterizan los torneos de Grand Slam es por brindar la oportunidad de descubrir nuevos talentos con los que ilusionarse. En lo referente al US Open 2021, el que más impacto ha generado hasta el momento es Maxime Cressy, un jugador con una historia tan particular como su contracultural estilo de juego. Y es que ver hoy en día a un tenista con una clara vocación para irse a la red de manera recurrente, incluso tras restar, supone una alegría para los romáticos de este deporte y un toque exótico y vistoso para todos los amantes de este juego. Si no puedes ser el mejor, sé diferente reza un famoso proverbio que este estadounidense nacido en Francia lleva por bandera. Ganó a Pablo Carreño levantando 4 bolas de partido y remontando una desventaja de dos sets abajo en contra, pero sobre todo, se ganó el aprecio, atención mediática y el reconocimiento de todos los que tuvimos el placer de verle jugar.

Muchos se preguntarán cómo es posible que un chico con este potencial tan solo haya jugado 10 partidos ATP a sus 24 años y sea un total desconocido en el circuito. La explicación es simple: tenis universitario. Esa fue la apuesta de Maxime para formarse a nivel deportivo y profesional; abandonar definitivamente su París natal para desplazarse con una beca deportiva a UCLA, una de las universidades más prestigiosas del mundo. Cressy emigró a Estados Unidos siendo el mejor tenista juvenil de toda Francia y gozando de todas las oportunidades para desarrollarse en los mejores centros de tecnificación del país galo. Sin embargo, tomó la drástica decisión de mudarse a California en el último año de instituto, con el fin de suscitar la atención de cazatalentos deportivos de las universidades y vaya si lo logró.

Maxime Cressy desveló que alterna entrenamientos en París y Orlando

Esto pone de manifiesto el carácter de Cressy: la determinación. Siempre tuvo claro que quería formar parte de la NCAA y formarse como tenista allí, sin prisa, sin excesiva presión mediática y sin patrocinios que pudieran generarle presión y convertirle en juguete roto, después de cortar su acuerdo con Wilson, que se fijó en él cuando apenas era un niño. Situado como un especialista en dobles por su facilidad natural para la volea, desarrolló la mayor parte de su trayectoria universitaria en esta modalidad, llegando a ser campeón federal en 2019. Desde 2017 aprovechó los veranos para competir en torneos ITF y eso le cambió.

"Trabajé mucho a nivel físico, porque al inicio de mi carrera me lesionaba mucho y no cuidaba mi dieta, pero la gran mejora ha sido en lo mental. Fue clave para mí viajar a Europa y jugar dobles con Ugo Humbert cuando yo apenas estaba en el segundo o tercer año de universidad. Me hizo ver todo lo que hay detrás de un tenista profesional y lo duro que tendría que trabajar para llegar ahí", comenta en una entrevista con dailybruin.com. Desde que terminó su periplo universitario presente una clara tendencia al alza, que se vio interrumpida por el parón del COVID, pero este 2021 puede ser el suyo.

Y es que Maxime Cressy es un jugador diferente, como demostró ante Carreño, al que destrozó con su insistencia subiendo a la red (lo hizo hasta en 97 ocasiones), pero también con su capacidad para jugar bien de fondo. Mide 1,98m, se mueve con gran agilidad y tiene claro cuál es su máxima: infundir dudas en el rival. "Nunca tengo miedo a mis rivales, sean quiene sean. Ante Pablo ha sido determinante concentrarme en mi saque, eso me ha ayudado a jugar muy suelto desde el resto e ir ganando confianza. Sé que tengo un gran potencial, confío enormemente en mí mismo y considero que puedo ganar a cualquiera", comentaba en USA Today un jugador que asombró a todos al leer un libro de tapa verde en cada intercambio.

"Lo llevo siempre conmigo a todos los partidos. En él llevo anotados ejercicios de relajación y mensajes claros sobre mi máxima en pista: centrarme en mi juego y seguir generando dudas a mi contrincante. Voy a llevarla durante toda mi carrera, estoy convencido. Ahora mismo me siento muy feliz y estoy orgulloso de lo que he conseguido, pero quiero más", afirmó un Maxime Cressy cuyo siguiente rival en el US Open 2021 será Nikoloz Basilashvili, teniendo en el horizonte de la tercera ronda al ganador del duelo entre Opelka y Musetti. Nunca se sabe qué puede ocurrir, pero las sensaciones transmitidos por este francés nacionalizado estadounidense son absolutamente espectaculares.

Comentarios recientes