Ilya Ivashka, un premio a la regularidad

Tras levantar este sábado su primera título ATP, hoy entrevistamos a Pepe Checa, entrenador del bielorruso desde 2017. “Le veo con potencial para llegar al top30”.

Pepe Checa e Ilya Ivashka con el trofeo de Winston-Salem. Fuente: PDB
Pepe Checa e Ilya Ivashka con el trofeo de Winston-Salem. Fuente: PDB

Hace tres días Ilya Ivashka abandonaba Winston-Salem con su primer título profesional bajo el brazo, una imagen que rápidamente desencadenó varios comentarios. “Ojo con este chico en el US Open”, fue una de las más escuchadas. Pero no todo es tan fácil, ni siquiera ganar un ATP 250. Para entender mejor el camino recorrido hasta llegar al éxito, hoy hablamos con Pepe Checa, el hombre que lleva guiando los pasos de este bielorruso de 27 años desde hace cuatro temporadas. Un viaje con altibajos, pero con una fe inquebrantable en el potencial del oriundo de Minsk, quien hoy aparece con el mejor ranking de su carrera (53º). ¿Quieren conocer los secreto de esta relación? Escuchen al español.

Semana mágica en Winston-Salem

“En Cincinnati hicimos unos días de entrenamiento muy buenos, aunque los resultados no fueron los esperados porque jugó la Qualy y contra Alcaraz no se encontró cómodo, pero seguimos entrenando toda esa semana y luego llegó a Winston-Salem con mucha confianza. Con Seppi estuvo muy sólido, nada especial. Con Cilic sí tuvo problemas, el otro es un súper jugador y estuvo a dos puntos de perder, pero le sacó ese juego e hizo un click, acabó jugando muy bien. En el partido con Struff hicimos un pequeño cambio respecto a otros partidos y nos salió redondo, eso también le dio mucha confianza y le sirvió para jugar contra Carreño, ahí estuvo muy positivo. A raíz de este encuentro, en las dos últimas rondas simplemente mantuvo el nivel: 6-2 y 6-1 con Ruusuvuori, 6-0 y 6-2 con Ymer”.

Un 2021 de confirmación

“En esta temporada, por suerte, no ha sufrido ningún tipo de lesión desde el mes de marzo, por eso ha ido de menos a más. Es un jugador que, cuanto más entrena, mejor se siente y mejor compite, las horas en pista le van muy bien siempre y cuando las hagas correctamente. Esto es un premio a la regularidad, ha sido un diésel que no ha bajado el nivel en ninguna semana; al revés, lo ha ido mejorando. Al final, tanta regularidad se va acumulando y acaba desembocando en una semana así, donde haces final o ganas un título”.

Las fortalezas de Ivashka

“Saca y resta muy bien, dos cosas que ha mejorado muchísimo, aunque ya las hacía bien. Tiene todo tipo de saques y para restar utiliza muy bien las direcciones. Es un tipo muy agresivo de fondo de pista, no tiene un hueco ni en el revés ni en la derecha, en ambos lados tiene golpes muy duros. Su mayor fortaleza es que está a tope siempre, mantiene esa energía desde el primer al último punto, no se da por vencido nunca. Este año ha sacado tres partidos en los que estaba al límite, a punto de perder, pero él siempre sigue hasta el final. Esto, en un jugador de este nivel, es algo súper positivo. En lo que estamos trabajando mucho ahora es en cerrar puntos en la red, algo que ya empieza a dar sus frutos”.

Una relación que sobrepasa lo profesional

“Han sido cuatro años bastante intensos. Cuando empezamos él tenía un ranking de 250º, ahí nadie apostaba por él, pero la semana pasada estaba levantando un título ATP. Esto es algo que él valora mucho. Además, ha sido un jugador con mucha mala suerte. En 2019, cuando se metió en el top100, sufrió una mononucleosis que le mantuvo parado muchos meses y perdió ocho kilos. En 2020, después de apenas jugar el año anterior, le pilló la pandemia y estuvimos cuatro meses separados. Hace menos de un año yo he sido padre y ahora mi familia es mi prioridad, pero él se da cuenta del esfuerzo que hago viajando juntos cada semana, sabe lo que significa. Nuestra relación superó hace tiempo el término de coach-jugador, es mucho más sentimental”.

¿Dónde está su techo?

“Le veo muy fresco para todo, quizá porque también ha tenido muchos parones debido a las lesiones que lo han mantenido al margen, por lo que no ha tenido nunca la oportunidad de jugar durante muchas semanas seguidas. Además, es una persona con mucha ambición, no tenía suficiente con estar top100 y ahora no tiene suficiente con ganar un título ATP. Mentalmente está dando pasos adelante muy grandes, que sumado al hambre que tiene le veo con potencial para meterse en el top30, como mínimo. Luego a partir de ahí ya dependerá de los cuadros, la regularidad y la suerte que tenga con las lesiones. Te digo: si Ivashka acaba el año top30, no me sorprendería para nada”.

Ambición de cara al US Open

“Hacer una súper semana previa a un Grand Slam siempre es un poco trampa, por la necesidad que tiene el jugador de hacer un reset. ¿Si es favorito en los partidos que va a jugar? Pues hombre, viene de levantar un título ATP y jugando muy bien toda la semana, pero el nivel que hay en los Grand Slams es brutal desde el principio. Además juega con Sandgren, un estadounidense que en el US Open siempre se crece, es un partido muy peligroso. Creo que aprendió mucho de Wimbledon, cuando llegó a la segunda semana y su partido con Berrettini fue el peor de todos. No porque estuviera nervioso, sino porque se relajó un poquito, vio que llegar hasta allí ya era un gran resultado. De aquello ha aprendido mucho, ahora sus límites están mucho más adelante. El sábado, después de ganar la final, me pidió entrenar al día siguiente. Obviamente, le di ese día de descanso, se lo había ganado”.

Comentarios recientes