¿El Grand Slam de la Generación Z?

Por primera vez en muchos años, el abanico de favoritos incluye casi exclusivamente a jugadores menores de 25 años. ¿El único escollo al que superar? Novak Djokovic.

Novak vs Next Gen. Fuente: @usopen
Novak vs Next Gen. Fuente: @usopen

El top-10 actual del ranking ATP está compuesto por seis jugadores de 25 años o más jóvenes y cuatro que superan esta edad. Digamos que no solo la superan: lo hacen de forma amplia, demostrando que pertenecen a una generación casi una década por encima de la que pelea por destronarles. De esos cuatro jugadores de más de 25 años, tres no saltarán a la cancha en el día de hoy. Tampoco lo harán en el de mañana. De hecho, no les veremos en toda la semana. Roger Federer, Rafael Nadal y Dominic Thiem no estarán en el Us Open 2021, y sin que sea necesariamente consecuencia directa de esta circunstancia, el abanico de favoritos estará formado por un ramillete de tenistas que en algún momento fueron considerados #NextGen. Visto así, todo el mundo podría afirmar que es su momento, la hora de que un jugador de esta generación traspase el portal tridimensional hacia los Grand Slams... salvo que, claro, hay un muro que se interpone frente a ellos.

Ese muro se llama Novak Djokovic. Por si no les suena: número uno del mundo, ganador de los tres Grand Slams disputados esta temporada, experto en diseccionar meticulosamente el tenis de estos jóvenes para sacarles de la yema de los dedos los grandes títulos. Daniil Medvedev, Stefanos Tsitsipas y Matteo Berrettini, todos ellos jugadores del elenco que peleará por el campeonato, ya han caído en sus manos en anteriores episodios de una película que hemos visto en bastantes ocasiones. Y, aún así, volverán a intentarlo: tratarán de imponer la lógica generacional, esa que el Big-3 se ha encargado de desmontar una y otra vez; tratarán de hacer sentir la presión de jugar por la historia a Novak, que por vez primera llega a Nueva York sin kilometraje previo. No es una empresa fácil, pero nunca antes lo tuvieron tan cerca.

El propio Us Open, en un intento de crear una narrativa atractiva ante las sonadas ausencias, ha dejado claro que este torneo es una lucha de uno contra el resto. Novak vs The Next Gen: así lo han llamado, con el serbio en posición central y el resto de jóvenes del top-10 escoltándole, con la clara intención de bajarle del trono. Ha llegado el momento de la Generación Z: me atrevería a decir que nunca las miradas estuvieron tan centradas en ellos. En los últimos torneos los focos seguían puestos sobre nombres como Nadal o Federer, e incluso en el pasado Us Open la histórica descalificación del serbio o la ausencia de público robaron los titulares antes que la primera final de Major de Zverev o las caras nuevas que se plantaron en semifinales.

Los Sub-21, a hacerse con su lugar en el circuito

Todos los contendientes al título que tienen una plaza en el top-10 (más allá del serbio, como decimos) tienen entre 22 y 25 años. La verdadera Generación Z, esa que nació a principios de los 2000, también llega a Nueva York con ganas de hacer ruido. De ellos se habla mucho menos, pero tener a nueve jugadores menores de 21 años viendo la sequía de jóvenes en las últimas temporadas es un logro digno de poner en valor. ¿Tendrán ellos la capacidad de sorprender a los favoritos y llegar lejos? Parece disparatado pensar en posibilidades de victoria, pero los focos de la Gran Manzana siempre han sido un lugar ideal para destacar y destaparse de cara al gran público.

Piensen en Jannik Sinner, por ejemplo, con un cuadro relativamente benévolo (sin grandes escollos en las dos primeras rondas, con Monfils en tercera) y la posibilidad de sorprender a Zverev en una hipotética cuarta ronda (tal como hiciese en Roland Garros 2020); en Felix Auger-Aliassime, que si bien debe demostrar que la presión no es una losa insalvable en su cabeza, tampoco tiene un mal camino para llegar lejos (Bautista y Rublev son sus principales rivales por su zona del cuadro). Déjense deleitar también con nombres que escucharán con bastante frecuencia en el futuro: los de Brandon Nakashima (que a buen seguro que dará pelea a John Isner en primera ronda), Jenson Brooksby (un verdadero androide que ya se impuso a Berdych aquí hace dos años) y, quizás, el más prometedor de todos, un tal Sebastian Korda (con unos genes de campeón, si bien el cuadro no se ha portado demasiado bien con él, con un primer cruce ante Basilashvili y una segunda ronda ante Carreño).

Ah, y por si fuera poco, Holger Rune debutará en un Grand Slam ante Djokovic (un partido que huele a blanco o negro: o el danés, ultramotivado, le gana un set al serbio y por un momento hace pensar en la mayor sorpresa del año, o se marcha a casa con tres juegos en su bagaje), Carlos Alcaraz buscará completar la temporada con al menos un triunfo en todos los Majors (no está mal para un tipo del que se decía que solo jugaba en tierra) y Emilio Nava y Lorenzo Musetti revivirán la final del Open de Australia junior 2019 en primera ronda. Poco a poco, el Baby Boom también llega al circuito ATP... y todos buscan el mismo objetivo ante un hombre que querrá pararlos a todos. Siéntense y disfruten, porque este Us Open será de emociones fuertes.

Comentarios recientes