Carla Suárez deja la puerta abierta a competir una vez más

Si bien la derrota ante Collins en el US Open se trató de su último partido en el circuito, la española podría darse el gusto de despedirse bajo la bandera de su país.

Carla Suárez se despidió del circuito. Foto: Getty
Carla Suárez se despidió del circuito. Foto: Getty

Carla Suárez Navarro tiene 32 años, levantó dos títulos y llegó a ubicarse en el puesto 6 del ranking mundial en febrero de 2016. Una carrera mucho más que valorable. Sin embargo, el mejor partido que ganó la española fue haberle ganado la batalla al cáncer. Se trató de una reivindicación a no rendirse, a seguir activa, a luchar a pesar de la adversidad y a nunca bajar los brazos. Y superado el desafío más difícil de su vida, la española se dio el gusto de volver al circuito para ponerle un cierre a su etapa como profesional dentro de la pista. Bueno, ese día llegó: fue en la primera ronda del US Open 2021 y con el reconocimiento público en las gradas. Más allá de la anecdótica derrota ante la local Danielle Collins por 6-2 y 6-4, nadie le sacará de la cabeza la felicidad de haber podido culminar con su carrera como a ella le hubiese gustado: jugando al tenis y no a través de un comunicado. Nunca se dejó vencer y el resultado, sin dudas, estuvo a la vista con la gratitud de sus colegas, quienes compartieron mil momentos junto a ella.

Eso sí, se trató del final en los torneos WTA dado que aún dejó abierta la puerta a participar -como un extra- de las finales de la Billie Jean King Cup en Praga a fin de año. "Con la mano en el corazón te diría que este fue mi último torneo, pero hay una serie de FedCup a final de año y tengo que hablar con la capitana", comentó en rueda de prensa ante la pregunta de nuestro compañero Fernando Murciego.

"Fue muy difícil el partido. Ella jugó muy bien y yo traté de hacer mi mejor esfuerzo. Tuve algunos problemas físicos estos días, pero pude jugar. Sólo intenté hacer lo normal e intentar disfrutarlo porque sabía que podía no volver más. Perdí, pero este año fue un regalo para mí y estoy feliz por ello", aseguró.

- ¿Imaginaba esta situación el año pasado cuando se encontraba en el hospital para someterse al tratamiento?

La verdad es que recién en diciembre empecé a practicar un poco y a pensar que tal vez podía volver para jugar algún torneo. Luego, volví en Madrid y pude estar en el tour durante varios meses, tiempo en el que recibí mucho cariño de los demás jugadores. Reitero, todo fue un regalo: disfruté cada día, cada torneo y pude elegir qué quería jugar por última vez. Hice todo lo que quería de la manera que deseaba.

- Su mayor orgullo de su carrera

Cuando era joven quería ser top 10 y lo logré, algo que es muy difícil. Por supuesto que tenía más sueños, pero que no los pude conseguir como ganar un Grand Slam o ser Nº1 del mundo. Lo importante fue el camino, la manera en la que encaré los torneos y tal vez sea recordada por mi revés (risas). Siempre traté de disfrutarlo y esa es una de las cosas que me enorgullecen.

- ¿Qué será de su futuro?

Por el momento, quiero relajarme un poco, ir a casa con mi familia y mis amigos. Seguramente siga viendo tenis, pero no quiero estar cerca de un raqueta o de una pelota en el corto plazo.

Comentarios recientes