Sharypova incrementa su relato y pruebas sobre un posible maltrato de Zverev hacia ella

La exnovia del alemán retoma las acusaciones que vertió sobre él hace meses y aporta nuevos episodios de maltrato físico y psicológico de Zverev hacia ella.

Olga Sharypova, acusaciones maltrato Alexander Zverev. Foto: gettyimages
Olga Sharypova, acusaciones maltrato Alexander Zverev. Foto: gettyimages

Un asunto turbio, peliagudo y que no puede quedar ajeno al tenis. Prueba de ello es cómo la ATP lleva tiempo preocupándose por lanzar programas de concienciación y tratamiento de abusos físicos y psicológicos, con el fin de proteger a sus jugadores, pero también de involucrarse en la lucha contra esta lacra y colaborar con las instituciones pertinentes si alguien del seno del circuito incurre en estos delitos. Alexander Zverev lleva mucho tiempo en el disparadero mediático, concretamente desde que su exnovia Olya Sharypova concediera una entrevista en noviembre de 2020 al reputado periodista Ben Rothenberg. En ella, narraba un sistemático maltrato psicológico y físico, en el que se contaba una agresión del alemán intentando asfixiarla con una almohada en el US Open 2019, un puñetazo en la Laver Cup y un intento de suicidio por su parte.

El infierno de Olya Sharypova narrado en primera persona

El infierno de Olya Sharypova narrado en primera persona

La expareja de Alexander Zverev muestra supuestas pruebas del maltrato físico y psicológico al que se vio sometida por este durante meses.

Seguir leyendo

El tema quedó ahí ya que la rusa no se sentía con fuerzas para contarlo todo de golpe. Ahora se ha publicado en slate.com la segunda parte de la entrevista, repleta de episodios que pueden afectar sobremanera a uno de los jugadores más en forma del tenis mundial en estos momentos. Con la esperanza de que su historia pueda ayudar a otras mujeres que se encuentran en una situación similar y reconociendo que nadie de la ATP se ha puesto en contacto con ella, Sharypova se reafirma en que no quiere un castigo para Sascha y en que no va a denunciar los hechos que narra, en una decisión controvertida ya que con sus palabras, está influenciando notablemente en la imagen de un Zverev que ha visto cómo Team8, su agencia de representación anterior, dirigida por Federer, rescindía su acuerdo con él, así como Adidas ha intentado desmarcarse de su figura.

"Después de lo que pasó en Ginebra en 2019, del puñetazo y mi intento de suicidio, decidí que debía hacer algo. Fui a verle jugar, me alegré de sus triunfos, pero cuando le pedí que habláramos de lo que había pasado me decepcionó mucho que no mostrara ni un poco de arrepentimiento. Viajé con él a la gira asiática, y aunque en Pekín tuvimos una discusión, le vi mucho más calmado y me hizo pensar que nuestra relación tenía futuro aún. Pero todo se torció en Shanghái", relata una mujer que se sentía feliz en esos momentos ya que iba a hacerles una visita la madrastra de un amigo en común, Vasil Surduk, que fue quien intercedió para que la pareja arreglara sus diferencias después de su pelea en Nueva York.

Sharypova narra un episodio muy oscuro producido en Shanghái en 2019

Tras vencer a Chardy en octavos de final, Sascha experimentó uno de sus supuestos arranques de ira contra Sharypova. "Estaba con mi amiga en un salón de belleza y de repente empecé a recibir mensajes de Sascha. Estaba indignado porque no estuviera en el hotel esperándole y me regañaba con furia porque había dejado una caja con frutas que nos había regalado nuestra amiga, en su camilla de masajes. "¿Por qué has dejado esto aquí? Necesito que la habitación esté limpia, no entiendo qué haces en un salón de belleza en vez de estar aquí. ¿No me quieres?", fue el contenido de los supuestos mensajes del germano que vaticinaban una tormenta.

"Cuando llegué al hotel, Sascha me recibió muy serio y me dijo que había estado esperándome y que ahora sería yo quien le esperaría a él. Se fue y me dejó sola en la habitación, después de decirme cosas muy feas. Me hundí, no sabía qué hacer y volví a inyectarme insulina, no quería seguir luchando. Cuando vuelve, mide mi nivel de azúcar, me da algo de glucosa y me grita indignado que cómo puedo hacerle eso y que si me doy cuenta de los problemas que le ocasiono si muero en su habitación. Me decía que él era la víctima y que no le dejaba concentrarse, pero cuando le propuse cortar la relación e irme, me lo imposibilitó", relata Sharypova.

Las cosas se ponen complicadas en este punto del relato ya que Olga comenta que, finalmente, acuerdan que lo mejor es que se vaya a Moscú. Se da una ducha antes de vestirse y hacer la maleta, pero cuando sale del baño Zverev se pone muy violento, según la versión de la rusa, cogiéndola del cuello y empujándola contra la pared mientras la golpea salvajemente, mientras la increpaba. "Espero que te mueras, pero no lo harás en mi habitación. Inyéctate insulina si quieres en la calle, pero yo no quiero problemas", pudo comentar el tenista alemán, que recibió el apoyo de su padre. Y es que, según Olga, el progenitor intervino y amenazó a la rusa de que si no se iba inmediatamente la denunciaría por malos tratos hacia su hijo. "Eres basura, no te necesitamos", llegó a decirle según ella.

Al día siguiente, Zverev se midió a Rublev y en la entrevista posterior al partido tenía unas marcas de arañazos en el cuello, que se produjeron en la pelea narrada por Sharypova, que demuestra su versión con imágenes enviadas a amigas en las que les muestra las señales de las agresiones del tenis alemán. Es en este punto donde interviene de nuevo la amiga común de la pareja, que se convierte en protectora de Olga y desvela cómo Sascha estuvo un tiempo enviándola mensajes a ella y a su ex, rogando a ambas que la relación sentimental volviera a ser real y buscando la reconciliación. Sin embargo, mientras esto ocurría, Brenda Patea, madre de la hija de Zverev ahora, empezó a dejarse ver en el palco del tenista alemán.

El relato finaliza con Olga Sharypova reconociendo que esta historia le persigue y está condicionando su vida, ya que no encuentra trabajo en su Rusia natal. Además, ha necesitado de ayudar psicológica y psiquiátrica para intentar superar el trauma de ser víctima de estos supuestos abusos por parte de Alexander Zverev, que en ningún momento ha querido pronunciarse acerca de estos hechos, negando de manera sistemática las acusaciones, pero sin aportar pruebas que verifiquen su teoría ni hablando directamente del tema.

Comentarios recientes