Carlos Alcaraz sigue llamando a la puerta

El murciano firmó en Umag una victoria espectacular ante Krajinovic, con un tercer set a un nivel especialmente alto. Está en sus segundas semifinales ATP.

Carlos Alcaraz celebra en Umag. Fuente: Getty
Carlos Alcaraz celebra en Umag. Fuente: Getty

Carlos Alcaraz sigue derribando barreras a una velocidad espectacular. El ATP Umag 2021 presenció una de las mejores actuaciones de la carrera profesional del murciano tras vencer a Filip Krajinovic en un auténtico partidazo (7-6(3), 2-6, 6-1). No solo es una victoria consagratoria a nivel tenístico, puesto que el primer y el tercer set son indicadores de que el techo del español es muy alto; lo es especialmente a nivel mental, por su compostura y capacidad para cambiar el chip tras ser ampliamente superado en el segundo set. El tenista de El Palmar se planta en su segunda semifinal a nivel ATP, donde ya espera Albert Ramos, y demuestra que no va a desaprovechar ni una sola oportunidad para seguir progresando en el circuito.

La batalla se presentaba igualada e intensa bajo la noche en la costa croata. Para Alcaraz, a priori, el duelo de hoy podría marcar la diferencia y servir como un paso adelante en una progresión ya de por sí exuberante. Fue el murciano quien comenzó el duelo exhibiendo su mejor versión, firmando un 100% de puntos ganados con el primer saque en sus tres primeros juegos al servicio y obteniendo un break que le daría un veloz 4-1.

La película no tardó en cambiar conforme Krajinovic empezó a meterse en el partido, encontrando los puntos débiles al segundo saque del murciano. El duelo se convirtió en una lucha encarnizada por la línea de fondo mientras que el serbio intentaba anticiparse a los ataques de Carlos, con una mayor predisposición ofensiva que su contrincante. Sin embargo, Filip era mucho más definitivo en los puntos importantes: todos los 30-30 y las bolas de break, fuesen en contra o a favor, empezaban a caer a su favor.

Su tranquilidad y su consistencia para forzar los errores de Carlos se convirtieron en su mejor aliado para alargar la duración del primer parcial, en especial cuando el murciano sacó para ganarlo con 5-4 y recibió una rotura... en blanco. Alguna que otra mala decisión, en especial a la hora de utilizar las dejadas, le hicieron la vida más difícil al español, que encaraba la muerte súbita con un balance previo este 2021 de 2-6 en contra. Quién lo diría.

Y sí, quién lo diría. El español activó su mejor versión y se convirtió en un verdadero cohete disparado por la Central de Umag, lanzando auténticas bombas desde ambos lados de la pista. Con una derecha absolutamente letal, Carlos no dejó ni una bola corta por atacar. Así levantó a la grada, alzó el puño al aire y se quedó con un set muy peleado, que quizás tardó demasiado en cerrar pero en el que dejó varias demostraciones de un potencial que asusta.

Un segundo set con una película muy distinta

El 3-0 de inicio por parte de Krajinovic indicó que el segundo set sería muy diferente del anterior. El tenis de riesgo de Alcaraz, buscando constantemente finalizar los puntos en el golpe de continuación tras su saque, bajó enormemente su efectividad: lo siguió ejecutando con la misma fe, pero Filip aumentó su repertorio de respuestas y el murciano se vio sin saber qué hacer. El serbio fue más agresivo en sus juegos al servicio y no dejó que Carlos tomase el control de la línea de fondo, lo que le permitió, a su vez, estar más fresco en sus juegos al resto.

El partido se encaminaba inevitablemente al tercer parcial. La solidez de Krajinovic, que apenas concedió ningún error y que, por tanto, firmó un espectacular 100% de puntos ganados con el segundo servicio, fue demasiado para Alcaraz, al que ya no le entraban los golpes paralelos con la frecuencia con la que lo consiguió en el primer set. Era momento de reagruparse mentalmente y reajustar la táctica de cara al tercer set, y después de un pequeño parón para ir al servicio las espadas volvían a estar en todo lo alto.

Tercer set: Huracán Alcaraz

El primer juego del set decisivo fue toda una declaración de intenciones. Alcaraz salió absolutamente espoleado, renovado, convencido de lo que debía hacer para ganar: redoblar su apuesta y recuperar el golpe que lo desbloquearía todo: el revés paralelo. Con él conseguía estirar a Krajinovic y obligarle a golpear en posición defensiva, por lo general una bola cruzada para la cual el murciano se perfilaba y atacaba con su derecha. Así cambió el rumbo de los intercambios y se puso break arriba para iniciar la última manga.

No fue flor de un juego. En el siguiente, un nuevo revés paralelo directo a la escuadra. No solo eso: la convicción por bandera de que tomar el rumbo de la línea de fondo le daría el partido. Carlos esprintó a una ventaja de 4 juegos a 0, un doble break fundamentado en una agresividad controlada que, como nos comentó en nuestra charla con él ayer, es el camino que intenta tomar ante cualquier oponente. Retrasó su posición al resto para contrarrestar mejor los saques de Krajinovic, metiendo una bola alta para iniciar al punto y esperando a la primera bola corta del serbio para volver a atacar.

El final del duelo acabó siendo una concatenación de winners del murciano ante un cansado Krajinovic. Zarandeándolo de esquina a esquina, como el púgil más sangriento del ring, Alcaraz terminó por exprimir todo el jugo de la máquina serbia, que cayó totalmente noqueado y cedió su último saque para darle a Carlos una victoria de mérito (7-6(3), 2-6, 6-1). Es la segunda semifinal a nivel ATP para el murciano, que, además de cosechar una nueva victoria ante un top-35, se coloca con estas semifinales en el puesto #65 del ranking. Una evolución meteórica para un tipo cuyo techo no parece tener límites. Mañana, más en semifinales ante Albert Ramos.

Comentarios recientes