¿El Ojo de Halcón será el reemplazo de los jueces de línea?

Hay miradas encontradas sobre el tema: la necesidad de una alta inversión, la decisión en el US Open Series y una posible masiva pérdida laboral.

El canto electrónico podría reemplazar a los jueces de línea en un futuro cercano.
El canto electrónico podría reemplazar a los jueces de línea en un futuro cercano.

La pandemia del Covid-19 obligó al mundo a reinventarse. Mascarillas, distancia social, alcohol en gel, sanitizantes, vacunas, home office y tantas otras palabras se volvieron una habituales en el léxico diario de las personas. En ese sentido, hubo varias tareas que se modificaron en su ejecución. De hecho, se venían sosteniendo a pesar de la rápida aceleración de la tecnología. Tal es el caso de lo que sucede en el tenis con el Ojo de Halcón y los jueces de línea. Si bien por el momento la mayoría de los torneos mantienen la realización de esta tarea en los humanos, la realidad marca que los cantos electrónicos, cuya variable de falla en un pique es inferior a 2mm, llegaron para quedarse.

En efecto, el US Open y el Masters 1000 de Cincinnati disputados en 2020 fueron los impulsores de este sistema para evitar la conglomeración de personas en una pista. Además, sería muy difícil mantenerlos a todos en una burbuja sanitaria como se hacía con los jugadores y sus respectivos equipos de trabajo. Sin embargo, la medida no quedó ahí dado que la Federación Australiana de Tenis replicó la medida para los torneos de comienzo de año y siete de los nueve eventos de la gira del US Open Series 2021 (Atlanta, Washington, Toronto, Montreal, Cincinnati, Winston-Salem y Cleveland) prevén utilizar el mismo sistema digital en todas las pistas. No así Newport y San Jose, según informó el periodista Ben Rothenberg en su cuenta de Twitter. De hecho, el Abierto de los Estados Unidos redujo de 350 a 100 los jueces de línea en la última edición.

"El objetivo de Hawk-Eye es implementar nuestro software donde se desee o se requiera para garantizar que los deportes sean más justos y más seguros", explicó una fuente del sistema encargado de comercializar el Ojo de Halcón al sitio UbiTennis. A pesar de eso, no es para nada económico. Tanto es así que los campeonatos deberán pagar entre 60 y 70 mil dólares para implementarlo, una cifra bastante alta si se tiene en cuenta los recursos con los que cuentan los ATP 250 o ATP 500 a la hora de su realización.

EL FUTURO DE ESTE MECANISMO

Si bien se estima que el avance tecnológico conduzca a disrupciones de este estilo, hay algunas entidades y otros tantos torneos que se niegan a ponerlo en práctica. Por ejemplo, Wimbledon se ciñó a mantener las tradiciones y no piensan cambiar de dirección en el corto plazo. "Siguen siendo una parte importante de nuestro torneo", aseguraron al medio italiano. Asimismo, la WTA se encuentra en una encrucijada dado que por un lado apoya esta nueva estructura por el tema del coronavirus, mientras que por el otro prefieren conocer cómo impacta la implementación a nivel de repercusión en el ambiente. "Los jueces de línea son muy valorados por la WTA", puntualizaron. El debate seguirá abierto al mismo tiempo que la tecnología da, cada día, un paso más hacia adelante.

Comentarios recientes