Veinte Grand Slams para tres monstruos

El empate más esperado en la cúspide del tenis mundial. Analizamos estadísticamente los 20 Grand Slams ganados por Djokovic, Nadal y Federer. 

El Big-3, frente a frente. Fuente: Getty
El Big-3, frente a frente. Fuente: Getty

La historia que reescriben Novak Djokovic, Rafael Nadal y Roger Federer día tras día provoca que el público se quede sin palabras. Tras la consecución de su sexto Wimbledon ayer, Novak Djokovic provocó un triple empate en la cuenta de los Grand Slams, los torneos más importantes del planeta, entre las tres raquetas que han elevado este deporte a otra dimensión. ¿Quién fue el más joven en conseguir llegar a este hito? ¿Quién tiene más finales consecutivas, quién posee las mejores rachas? Con ayuda de las estadísticas de la ATP, vamos a desgranar los 20 títulos de cada uno de estos monstruos.

Si algo demuestran los números, es que existen argumentos a favor de cualquiera de los miembros del Big-3. Las tres raquetas destacan o brillan en algún punto cuantitativo, repartiéndose el dominio de las estadísticas de manera casi igualitaria. No es más que otro testamento más a la mayor rivalidad a tres de todos los tiempos, tres deportistas excelsos que han empujado sus límites a lugares insospechados. Es la primera vez en la que sus casilleros marcan el mismo número de títulos... así que disfrútenlo.

A la hora de empezar el análisis, si hay algo en lo que Rafael Nadal destaca es en todo lo referente a la precocidad y a hacer más con menos oportunidades. El tenista manacorí es, de los tres tenores, el jugador que menos Grand Slams necesitó para alcanzar esta cifra: 60 Majors por los 65 de Djokovic y los 72 de Federer. No solo eso: es, de lejos, el que menos tiempo requirió antes de su primera conquista. Allá por Roland Garros 2005, Rafa solo había jugado 6 Grand Slams previos; Djokovic necesitó de 13 y Federer de 17.

La brutal superioridad ejercida por el mallorquín en Roland Garros, donde ha emergido victorioso hasta en 13 ocasiones, y la gran cantidad de veces en las que se ha enfrentado con sus mayores bestias en su torneo favorito, provoca que Rafa también se lleve el gato al agua en otras estadísticas. Una de ellas, por ejemplo, hace referencia al cara a cara frente a Novak y Roger en Grand Slams: es el único que lo tiene favorable ante ambos tenistas (10-7 ante Djokovic y 10-4 ante Federer), mientras que el serbio presume de un H2H favorable ante el suizo (11-6). No solo eso: Rafa también posee el mejor porcentaje de victorias en Grand Slams, aunque las diferencias son absolutamente mínimas: se aúpa a lo alto de la tabla con un 87,9%, Novak apenas se queda a tres décimas (87,6%) y Federer también se encuentra muy cerca (87,5%).

Si hay algo de lo que el serbio puede presumir, eso sí, se trata de su regularidad y consistencia a la hora de llegar lejos en todos y cada uno de los Grand Slams. No en vano, es quien tiene más "repartida" su total de victorias, el único capaz de haber conquistado todos los Majors en al menos dos ocasiones y, además, el único de los tres jugadores en haber conquistado los cuatro Grand Slams de manera consecutiva. En efecto, su hazaña se popularizó como el "Nole Slam" y se dio tras la consecución de su primer título en Roland Garros (2016), pero pasó algo más desapercibida en comparación con lo que siempre se consideró el verdadero "Grand Slam": ganar los cuatro a la vez... en el mismo año natural.

No obstante, esta particularidad técnica no aleja al serbio de una marca casi imposible de ser igualada (y si alguien está en posesión de igualarla, de hecho, es el propio Djokovic). Por último: la regularidad del serbio se plasma en que es el único miembro del Big-3 capaz de alcanzar las 75 victorias en todos los Grand Slams (82 en Australia, 81 en Roland Garros, 79 en Wimbledon y 75 en el Us Open), una marca que Nadal solo supera en un Grand Slam (Roland Garros) y que Federer podría alcanzar con dos victorias más en París (donde tiene 73 triunfos).

En cuanto al genio suizo, su brutal periodo de dominio a mediados de la década de los 2000 le da el liderato en una marca ciertamente espectacular: es, con amplia diferencia, el tenista que más finales de manera consecutiva pudo disputar en Grand Slams. Frente a las 6 de Djokovic y las 5 de Nadal, el suizo acumuló hasta 10 partidos por el título de manera consecutiva, una muestra de su tremenda capacidad para llegar lejos en los torneos más importantes a la vez que ostentaba el trono del ránking ATP.

No solo eso: su brutal longevidad le ayuda a niveles cuantitativos. En cuanto a victorias en los Grand Slams, Roger es el único tenista que puede presumir de haber superado los tres dígitos en, al menos, dos Grand Slams: el suizo ha acumulado 105 victorias en Wimbledon y 102 en Australia, mientras que Nadal solo ha superado la marca de los 100 en Roland Garros (de hecho, se encuentra bastante lejos en cualquiera de los otros tres Majors).

En definitiva, números de videojuego, de absoluta locura: pequeños márgenes en los que la historia se sigue escribiendo. Si no existiesen tendríamos que inventarlos: el Big-3 se ha empeñado en rediseñar la historia del tenis y, por primera vez, los Grand Slams encumbran a tres raquetas históricas de manera exactamente proporcional. 20 títulos para Djokovic, Nadal y Federer... y quieren ser muchos más. El Us Open 2021 será la primera plaza en la que el desempate más legendario pueda ocurrir.

Comentarios recientes