¿El fin de una era?

La decisión que tomó Nadal de no jugar Wimbledon y la imagen ofrecida por Federer en Halle nos hace pensar que estamos en la etapa final de una era.

Big 3. Foto: Getty Images
Big 3. Foto: Getty Images

Están siendo días bastante complicados para los aficionados del tenis y del deporte en general. ¿Estamos viviendo el inicio del fín de una era? Muchos estaréis pensando, ¿por qué dices esto? Hace unos días, Rafael Nadal comunicó su renuncia a disputar Wimbledon y los Juegos Olímpicos de Tokyo 2021. ¿Por qué ha decidido esto? La razón es muy simple: Rafa necesita escuchar su cuerpo. El español sabe que si quiere seguir siendo competitivo al más alto nivel, necesita mantenerse al 100% física y mentalmente.

Después de su brutal batalla contra Novak Djokovic en las semifinales de Roland Garros, las opciones de que el balear jugara el torneo de Wimbledon eran prácticamente escasas, al contar tan solo con dos semanas para poder prepararse para una superficie que no se adapta para bien para su estilo de juego. Es cierto que Nadal ha ganado Wimbledon en dos ocasiones, pero las rodillas de Nadal no han respondido bien a la transición de tierra batida a hierba en los últimos años, a pesar de haber conseguido llegar a dos semifinales de manera consecutiva. Si Rafa sentía que no tenía opciones de ganar en el All England Club ha tomado la decisión correcta. La ausencia de Nadal en Londres se sentirá, y se sentirá mucho, pero esto lo hace por su bienestar y por garantizar llegar al US Open con opciones de poder seguir ampliando sus registros de Grand Slams, en esa titánica batalla que tiene con Roger Federer y Novak Djokovic.

Pero todo no acaba aquí. A la edad de 39 años, Roger Federer está mostrando signos de que su carrera está avanzando rápidamente hacia una posible retirada, mientras lucha por encontrar ese nivel de juego que le haga ser candidato para poder ganar un nuevo título de Wimbledon. Recordemos que Roger esgrimió en Roland Garros unos argumentos muy parecidos a los de Nadal el otro día. El suizo lo ha apostado todo para la gira de hierba, con la diana en el All England Club, pero ni siquiera en esta superficie se encuentra cómodo. El miércoles perdió en los octavos de final del torneo de Halle ante el canadiense Felix Auger-Aliassime, lo que demuestra una vez más que reservarse ya no es tan efectivo como años atrás, porque la intermitencia quizás te hace perder ritmo competitivo, algo que a Federer no le viene demasiado bien.

Seguiremos viendo a Nadal y Federer bajándose de grandes torneos dependiendo de su físico

La noticia de Nadal y Federer han llegado casi a la vez, lo que hace pensar que estamos en el fin de una era, una época estelar del tenis y del deporte en general. Aún queda un par de años más para poder hablar de esto, ya que Novak Djokovic continúa a un grandísimo nivel, pero prácticamente es un hecho de que el big three se diluye con el paso de los días. Llega el momento de disfrutar de ellos el poco tiempo que nos queda. Es cierto que el contexto no ayuda en absoluto y que cada uno tendrá sus razones para poder tomar este tipo de decisiones, pero esto prácticamente es un anticipo de lo que vamos a ver en los próximos meses.

Comentarios recientes