Medvedev acabó con el sueño de Garín en Roland Garros

No es casualidad que Daniil Medvedev se esté marcando su mejor actuación sobre tierra batida en su carrera. Si bien arribó a París con malas sensaciones producto de haber dado positivo de Covid-19 y de flojos resultados en los torneos previos, el ruso hizo un click en la semana previa a Roland Garros. ¿A qué se debió ese cambio? Básicamente, empezó a encontrar sensaciones en una evento en el que nunca había podido ganar un partido. Notó las pistas más rápidas (de hecho, declaró que tienen más velocidad que algunas canchas duras del circuito) y sintió más claros y 'vivos' sus tiros con las pelotas Wilson (hasta el año pasado eran Babolat). En ese sentido, cada triunfo lo fue bañando en confianza y ahora ya se encuentra entre los ocho mejores dado que derrotó a Cristian Garín por 6-2, 6-1 y 7-5 en los octavos de final.

Parecería que tenemos un nuevo especialista en arcilla: el actual número 2 del mundo, que ya se aseguró salir del torneo -como mínimo- en esa posición, se movió en la Suzanne-Lenglen como un pez en el agua. El encuentro parecía injugable para el chileno, que no tuvo un mal partido, pero que se encontró con un adversario que hacía daño desde cualquier sector de la pista. Y, además, sacó a relucir todos sus recursos para tejer una telaraña de la cual le fue imposible salir a su rival. Dropshots, peloteos intensos desde el fondo, aceleraciones con la derecha y cortadas con el revés, un servicio intenso y ganador y una mentalidad de acero para sacar adelante alguna pequeña situación compleja a la que se tuvo que enfrentar. Medvedev dio una clase de tenis y demostró por qué es uno de los mejores jugadores de este deporte.

Su próximo rival será Stefanos Tsitsipas, quien dejó en el camino a Pablo Carreño Busta por 6-3, 6-2 y 7-5. El historial entre ambos está 6-1 en favor del ruso.

Comentarios recientes