Más allá de la derrota, Carla Suárez Navarro se consolidó como una ganadora

Cuando Carla Suárez Navarro ingresó a la pista Simonne Mathieu emocionó a todos. Se trató de una reivindicación a no rendirse, a seguir activa, a luchar a pesar de la adversidad y a nunca bajar los brazos. Ya superado el cáncer al que enfrentó en el partido más difícil de su vida, la española se quiere dar el gusto de sus últimos bailes en el circuito. Y qué mejor que haber tenido la chance de jugar en Roland Garros, donde lamentablemente cayó frente a la estadounidense Sloane Stephens por 3-6, 7-6(4) y 6-4. Más allá de la derrota y de no haber podido aprovechar una ventaja de 5-4 en el segundo parcial, cuando sacó para ganar el encuentro, su victoria fue otra y se trató de la más importante.

Comentarios recientes