"Os recomiendo a todos ver mucho más el circuito Challenger"

Lo dice Aslan Karatsev, la revelación de esta temporada. Merece la pena leer su reflexión sobre la competitividad en todos los escalones del circuito.

Aslan Karatsev. Fuente: Getty
Aslan Karatsev. Fuente: Getty

Todos sabemos que el circuito ATP es una trituradora de sueños a todos los niveles. Muchos de los jugadores que disputan los torneos de nivel "más bajo" del circuito nunca consiguen ganar algún duelo a nivel ATP, y muchos otros malviven en un circuito de Futures en el que ganar dinero es una verdadera utopía. En mitad de todo está la rampa de lanzamiento hacia el máximo escalón del deporte de la raqueta, un circuito que necesita ser reivindicado y cuyo mejor exponente no es otro que el jugador revelación del 2021: Aslan Karatsev.

El tenista ruso acometió su última hazaña hace apenas unos días, cuando derrotó a Novak Djokovic en el torneo de Belgrado tras salvar la escandalosa friolera de hasta 23 bolas de break. Una absoluta locura, ¿cierto? El ritmo arrollador del ruso no surgió de la nada, no se cocinó a base de wildcards en los mejores eventos... más bien puso sus primeros cimientos en la seguidilla de Challengers sobre tierra batida disputados en septiembre de 2020 en la República Checa. Sin ellos, Karatsev no sería lo que es ahora mismo. Y el ruso lo deja bien claro. Merece la pena leer sus palabras, traducidas por Ana Mitric, que muestran el nivel de exigencia tan espectacular que existe en el circuito; cómo las diferencias en el ranking son mayores de lo que el verdadero nivel demuestra. Pasen y lean.

"Todo lo que me está pasando no se está dando ahora, no ha salido de la nada. Ha habido mucho, mucho trabajo detrás, por mucho que haya ocurrido a los 27 años. Sí, he tenido algunas lesiones y problemas con los viajes, pero ahora estoy haciendo un gran trabajo con mi entrenador. Llevamos como dos años y medio trabajando muy duro y ha dado frutos en el 2021, pero no significa que haya sido como: "oh, ha dado frutos de repente, ha salido de la nada".

Todo esto se da por el trabajo duro diario, es un proceso muy largo en el que tienes que trabajar día a día. También me ha dado mucha confianza llegar a la semifinal del Open de Australia tras derrotar a muy buenos jugadores para luego perder contra Novak; jugar en Doha, perder en segunda ronda contra Thiem y luego ganar Dubai... en Miami no jugué bien, perdí ante Korda, pero aquí, de nuevo, estoy jugando muy bien en todos los partidos. Cada partido que disputo me siento con más confianza, pero todo esto es un proceso: tienes que estar presente cada día en las pistas de entrenamiento, mejorar tu juego, mejorar a nivel mental y físico. No es todo "oh, acabas de llegar ahora mismo, eso es todo".

Os recomiendo a todos que veáis más el circuito Challenger, estaría bastante bien. Si comparásemos... te diría que todos son los mismos jugadores. Sí, quizás no puedas comparar el top-50 o los jugadores top o así porque apenas te dan oportunidades, pero el nivel de tenis es prácticamente el mismo. Cuando disputas algunos de los Challengers más fuertes, el nivel de tenis es de top-70 o top-80, esos jugadores están ahí. Quizás allí tengas algunas oportunidades de remontar y volver a entrar en el partido, mientras que en los mejores torneos ATP, si fallas un par de bolas te cierran la puerta.

Esa diría que es la principal diferencia, pero es que no hay nada más. Los jugadores en la cima del ranking son tremendamente profesionales y consistentes, juegan cada pelota y tienes que estar ahí; en Challengers es prácticamente lo mismo. También a nivel mental los jugadores top son increíblemente fuertes, tienes que estar a otro nivel mental y físico. Creo que esa es la diferencia".

La confianza lo es todo

¿Diferencias escandalosas en el nivel de tenis? Para nada: todo es una cuestión mental y de confianza para un tipo que precisamente se hizo fuerte gracias al circuito Challenger. ¿Moraleja? Vean, amigos y amigas, más partidos del circuito Challenger: quizás ahí esté el próximo Aslan Karatsev... y nosotros ni lo sepamos.

Comentarios recientes