Mektic-Pavic, la pareja de moda

La dupla croata decidió unir sus fuerzas en este 2021 y los primeros resultados no han podido ser mejores. Siete torneos disputados, 25 victorias y cuatro títulos.

Nikola Mektic y Mate Pavic celebran su título en Miami. Fuente: Getty
Nikola Mektic y Mate Pavic celebran su título en Miami. Fuente: Getty

A veces nos cuesta desviar nuestra atención por un momento del circuito individual y echarle aunque sea un vistazo a las últimas noticias del circuito de dobles. En esta ocasión, han sido las propias noticias las que han venido a buscarnos, exigiéndonos justicia con la mejor pareja masculina del momento. Hablamos de los croatas Nikola Mektic y Mate Pavic, dos hombres que tomaron una decisión valiente al comienzo de temporada, dejando a sus respectivas parejas para probar suerte en el mismo lado de la pista. Los resultados, después de tres meses de competición, invitan a pensar en una dupla candidata a convertirse en los grandes dominadores del calendario.

Campeones en el ATP 250 de Antalya, campeones en el ATP 250 de Melbourne, semifinalistas del Open de Australia, campeones del ATP 500 de Rotterdam, cuartofinalistas del ATP 250 de Doha, finalistas del ATP 500 de Dubái y campeones del Masters 1000 de Miami. Estos son los números de su aventura hasta el momento, un balance de 25-3 cosechado en siete torneos, de los cuales en cuatro salieron campeones. El último fue esta pasada semana, en Miami, donde la corona trajo una recompensa extra. Además de colocarles en lo más alto de la Race, este trofeo también ha empujado a Mate Pavic a recuperar el número 1 del mundo, apartando de la cima a Robert Farah.

“Obviamente, queda demostrado que juntarnos fue una buena decisión, supongo que valió la pena correr ese riesgo”, valoró el propio Pavic. “Tanto a mí como a Nikola nos estaban yendo bastante bien las cosas con nuestras parejas, con el paso de los años seguíamos estando los dos en las primeras posiciones del ranking, ganando torneos. Al ser los dos grandes jugadores, no había motivos para pensar que no funcionaríamos juntos. ¿Si pensábamos que nos iría tan bien desde el principio? Tal vez no. Nunca habíamos jugado juntos ningún partido oficial hasta 2021, por suerte nos está yendo bien, así que esperamos seguir así”, confesó el tenista de Split.

Por su parte, Mektic tampoco pensó que las cosas empezarían de manera tan sobresaliente desde el principio, aunque también se mostró muy confiado en sus declaraciones. “Debo ser humilde y reconocer que no, que ni mucho menos esperaba un inicio de año como éste, es como un sueño hecho realidad. Lo que sí esperaba era una gran asociación y tener algún buen resultado desde el inicio. Hasta el momento está siendo una gran temporada, somos dos grandes jugadores, estaba seguro que el equipo funcionaría bastante rápido y bastante bien”, reconoció el de 32 años.

Lo cierto es que no había ninguna necesidad de cambiar los planes respecto a 2020. Pavic, formando pareja junto a Bruno Soares, fueron capaces de levantar el título en el US Open, salir subcampeones de Roland Garros y repetir de nuevo final en el Masters 1000 de París-Bercy. Mientras tanto, Mektic estaba aliado con Wesley Koolhof, un novato con el que peleó durante todo el calendario en batallas que nunca terminaron bien (final en Marsella, final en el US Open y semifinales en Roland Garros), hasta que se encargaron de bajar el telón del curso en las ATP Finals de Londres, donde esta vez sí quedarían por encima del resto de parejas, convirtiéndose en maestros. ¿De verdad merecía la pena asumir el riesgo de romper con todo y unir sus caminos? Pues visto lo visto, a ver quién les dice lo contrario.

“Creo que es bueno variar de vez en cuando”, responde Mate a la pregunta del millón. “Los dos somos croatas y él ha jugado Copa Davis durante muchas años, yo no tanto. Ese factor creo que nos ayuda de alguna manera, que ambos seamos del mismo país. Hablamos el mismo idioma, tenemos la misma cultura, compartimos las mismas cosas y además somos buenos amigos fuera de la pista. Se junta todo, el buen trabajo que hacemos dentro de la cancha y la buena relación que tenemos fuera. La sinergia es total, hay buena energía por todas partes”.

Y esa conexión se palpa en las ruedas de prensa y, sobre todo, sobre la pista. Se pudo ver en Miami desde el primer día, una semana mágica donde la pareja no perdió un solo set en cinco partidos, terminando la faena el pasado sábado con una victoria de peso en la final ante Evans/Skupski (6-4, 6-4). “Ellos hicieron un gran partido, muy sólido, pero nosotros empezamos muy bien desde el principio”, destaca Pavic. “Restaron muy bien desde el comienzo, pero con el paso de los minutos bajaron un poco el nivel. Hubo grandes momentos, juegos muy igualados, son una pareja muy dura y han demostrado que están preparados para luchar por victorias importantes, aquí se han quedado a un paso de llevarse el título. Por nuestro lado, creo que hemos mostrado la confianza que arrastramos gracias a todos los partidos que ganamos en los torneos previos”, sentenció el actual líder del ranking de dobles.

Todos son buenas noticias para esta pareja de balcánicos, felices con los resultados y agradecidos por todas las facilidades que se proponen como compañeros de viaje. “De Mate me gusta todo, no hay nada que pueda señalar que no me guste, la verdad”, opina Mektic, el más veterano de los dos. “Es curioso porque en la cancha pensamos exactamente lo mismo. Mate es un tenista con grandes armas, sin defectos. Fuera de la cancha nos llevamos bastante bien, nos divertimos. La energía y el ambiente son muy positivos, realmente lo disfrutamos”, concluye.

Comentarios recientes