Miami Open 2021. Análisis final femenina Ashleigh Barty vs Bianca Andreescu

Desgranamos en profundidad todo lo que puede dar de sí la gran final femenina del Miami Open 2021 entre la número 1 actual y una firme aspirante.

Ashleigh Barty vs Bianca Andreescu, análisis final Miami Open 2021. Foto: gettyimages
Ashleigh Barty vs Bianca Andreescu, análisis final Miami Open 2021. Foto: gettyimages

Resulta difícil pensar en una final femenina más atractiva que la que habrá en este WTA 1000 Miami Open 2021, después de un torneo repleto de partidos memorables, sorpresas positivas y un excelso nivel de juego. Las mujeres siguen ofreciendo un espectáculo sublime de igualdad, superación constante y surgimiento esporádico de tenistas capaces de vencer a cualquiera. En esta ocasión, Ashleigh Barty, actual número 1 del mundo, ha salido indemne en un torneo en el que defiende reinado y con el que parece mantener un idilio especial. Por su parte, Bianca Andreescu ha sido la gran sorpresa por la rapidez para recuperar ese tenis inabordable con el que sorprendió al mundo en 2019. Será una final repleta de matices y alicientes.

  • Ashleigh Barty, nacida para jugar en unas condiciones como las de Miami

Cuando la australiana encuentra la inspiración, es casi imposible sacarla de ese estado de éxtasis que alcanza con su juego preciosista y efectivo, a partes iguales. Campeona aquí en 2019, la gran humedad ambiental favorece que la bola pese y que sus variaciones permanentes de altura y efectos traigan de cabeza a sus rivales. Ha sido capaz de salir fortalecido a lo largo del torneo de todo los obstáculos que se ha encontrado; superó a Kucova en un partido dramático en el que estuvo falta de feeling, sorteó el juego incisivo de Ostapenko y Azarenka, supo domar a la fiera que es Sabalenka y se exhibió frente a Svitolina.

En una clara tendencia ascendente y sin la presión ya de tener que defender el número 1 del mundo, Ashleigh quiere justificar su maniobra de abandonar Australia durante meses para una gira más propia de una estrella del rock que de una deportista. En caso de sumar el título, agigantaría su ventaja en el ranking respecto a Osaka pero, sobre todo, materializaría esa sensación de disfrute que transmite en la cancha cuando se encuentra calmada y concentrada. Ash derrocha naturalidad y despreocupación en su tenis y actitud, cautivando a muchos aficionados con su particular estilo.

  • Bianca Andreescu, abonada a la épica

Esta chica tiene algo especial; llámenlo coraje, garra, talento, carisma o una mezcla de ambas, pero las sensacione que transmite cuando está en una pista son inquietantes para todas sus rivales. Andreescu parece no tener defectos, e incluso cuando atraviesa un mal día, encuentra la manera de aferrarse a la cancha y sacarse un as de la manga. Es de esas jugadoras que parecen encontrar la victoria como algo ineludible, como si lo dictara la ley gravitatoria.

Aún lejos de su mejor forma física, llegó a Miami con ciertas dudas, pero las ha ido dilapidando a base de intangibles de campeona y un juego cada vez más consistente. Martincova y Anisimova fueron sus primeras víctimas, hasta que el punto de inflexión se produjo ante Garbiñe Muguruza. Esa victoria relanzó en confianza a la joven canadiense, que supo frenar a la enrachada Sara Sorribes en tres agónicos parciales, aunque no tanto como los que tuvo que invertir para ganar a Maria Sakkari en la "sesión golfa" del torneo, acabando a las 01:35 am y tras casi tres horas de encuentros.

  • Claves del partido y cara a cara

Uno de los grandes alicientes de esta final del WTA Miami Open 2021 es presenciar un duelo inédito entre dos mujeres llamadas a luchar por el dominio mundial del tenis en los próximos años. Nunca se han visto las caras y resulta una gran incógnita cómo se acoplarán los estilos de juego de una y otra. Andreescu puede pagar algo el cansancio acumulado, aunque el hecho de tener un día libre para descansar puede atemperar ese factor.

Ambas son ganadoras de Grand Slam y han demostrado tener herramientas sobradas para hacer una buena gestión emocional en momentos cumbre. El partido se disputará en sesión diurna del sábado, lo cual hará que la pelota esté más rápida. Las dos se sienten cómodas atacando, pero también tienen argumentos para amarrarse al fondo de pista. Esperamos ver bonitos intercambios, con el revés cortado de Ashleigh Barty buscando sacar de su zona de confort a Bianca Andreescu. Difícil pronosticar, imposible no disfrutar.

Comentarios recientes