Nishikori: “Me encantaría volver a jugar con Federer antes de que se retire”

El japonés saca del baúl de los recuerdos todas sus vivencias en torneos de Masters 1000. “El mejor partido que recuerdo es la final de Roma 2005”.

Kei Nishikori esta temporada. Fuente: Getty
Kei Nishikori esta temporada. Fuente: Getty

Pocos jugadores masculinos pueden decir en la actualidad que han disputado más de 60 torneos de Masters 1000, firmando además cuatro finales en diferentes lugares. Uno que sí puede es Kei Nishikori, tenista referente en la década anterior y siempre marcado por las múltiples lesiones que le acompañaron en su carrera. En un reportaje elaborado por los compañeros de ATP, el japonés responde algunas preguntas capitales acerca de sus experiencias en este tipo de torneos. Ya saben, cuál fue el mejor partido, el mejor recuerdo, el duelo soñado, etc. Un aperitivo antes de que comience el Miami Open 2021, donde el nipón buscará levantar por fin su primer título en la categoría.

“Diría que mi Masters 1000 favorito es el Mutua Madrid Open, porque lo hice bien allí”, se arranca el de Shimane en su análisis. “También me viene a la mente Montecarlo, pero creo que pondría a Madrid por delante. El que más me gustaría ganar, sin embargo, es Miami, por el hecho de vivir muy cerca del evento. Cuando era más joven solía disputar muchos torneos juniors cerca de allí, así que siempre me vienen muy buenos recuerdos”, confiesa el pupilo de Michael Chang.

En Miami estará esta semana disputando su torneo de Masters 1000 número 62, donde todavía no conoce el nombre de su primer rival. Un rival que conoce bien es Rafa Nadal, con quien comparte un recuerdo agridulce en la categoría. “El partido más duro que recuerdo fue la final del Mutua Madrid Open 2014, contra Nadal. Fue un partido bueno y malo al mismo tiempo. Ese día pude desarrollar mi mejor nivel de tenis, fue un partido increíble, cerraba los ojos y podía seguir golpeando con la misma seguridad, cada bola iba donde quería. Después del segundo set, empecé a sentir un dolor en la pierna, no podía moverme. Desafortunadamente, tuve que retirarme. Es un buen recuerdo porque fue un día donde tuve muchas opciones de lograr una victoria contra Rafa”, señala Kei sobre aquella primera final de Masters 1000 hace ya siete temporadas.

Luego vendrían las finales de Miami 2016, Canadá 2016 y, por último, Montecarlo 2018. No pudo ganar ninguna, pero la última le marcó para siempre. “Montecarlo 2018 fue la más especial. Esa semana vencí a grandes jugadores, venía de pasarlo muy mal por mis lesiones y recuerdo perfectamente que en primera ronda me tocó Tomas Berdych. Ese día me tocó remontar un set en contra e incluso un break abajo en la segunda manga. Después de salvar aquello sentí mucha confianza y entonces empecé a ganar, a ganar y a ganar. Luego perdería la final contra Nadal, pero el balance de esa semana terminó dándome mucha confianza, sobre todo después de haber sufrido tanto con las lesiones. Muchas cosas cambiaron tras ese torneo, recuerdo la intensidad en semifinales contra Zverev, la dureza de cada punto, ambos pudimos haber ganado ese encuentro”.

Con un balance de 102-61 en torneos de la categoría, Nishikori tiene que irse al pasado para rescatar el mejor partido que recuerda en este grupo de nueve torneos. “El mejor partido de Masters 1000 que recuerdo, aunque no lo vi en directo, fue el de Rafa Nadal y Guillermo Coria en la final de Roma 2005, a cinco sets. Lo recuerdo perfectamente, de hecho, todavía lo sigo viendo de vez en cuando. Fue un gran, gran partido”, subraya el actual Nº39 del ranking masculino.

Profesional desde 2007, muchos años conviviendo en el top10 y un total de doce títulos en su palmarés. Muchos querrían estos números, pero todo el mundo opina que al palmarés de Kei Nishikori le hace falta un gran título para hacer justicia. Sin embargo, cuando le preguntan, el japonés sorprende con otro objetivo mucho más humano. “Me encantaría volver a jugar contra Roger, es mi ídolo. Si pudiéramos jugar entre nosotros, aunque sea un par de veces más, sería una noticia fantástica, ya que siempre es muy divertido jugar con él. Uno aprende muchas lecciones cuando juega contra Roger. Estoy seguro de que todavía le veremos por el circuito un par de años más antes de que se retire, así que ojalá que podamos cruzarnos alguna vez más, sería fabuloso”, concluye.

Comentarios recientes