Murray: "Necesito que las lesiones me den un respiro de una vez por todas"

El escocés descargó su rabia tras conocer una nueva lesión que le dejará fuera de las pistas de manera indefinida. Además, especificó que desconoce su origen.

Andy Murray durante el torneo de Rotterdam. Fuente: Getty
Andy Murray durante el torneo de Rotterdam. Fuente: Getty

Andy Murray no para de recibir golpes en sus intentos de volver al máximo nivel. Primero fue el coronavirus justo antes de embarcar rumbo a Australia, la que esperaba que fuese su gran vuelta a los grandes escenarios. Tras recuperarse en casa y pasar por el proceso necesario de cara a sentirse bien en cancha, el escocés tomó vuelo en algunos torneos por Europa que le preparaban para disputar en Miami su primer Masters 1000 en mucho tiempo. Y justo antes de comenzar su participación en Florida... una nueva lesión en la ingle de origen desconocido. Otra más.

Por todo ello, el tenista escocés no ha podido ocultar su desilusión, incluso su rabia, al reflexionar sobre las circunstancias que le han llevado a abandonar el torneo estadounidense. "Lo único que quiero es volver a estar en una pista de tenis y competir. No puedo aguantar otras ocho o diez semanas de recuperación", avisó Andy en unas declaraciones a Metro sobre un futuro que ahora parece relativamente incierto. La pregunta que muchos se han hecho es clara: ¿de dónde sale esta nueva lesión? ¿Por qué? Lo explica sin problemas el británico:

"Me desperté en mitad de la noche, en torno a las 2:30, me di la vuelta y noté un dolor en la ingle. Cuando me levanté a las 6 de la mañana para ir al servicio, caminaba y sentía muchísimo dolor. Cada vez que estiraba mi cadera izquierda, me costaba muchísimo soportar cualquier peso en esa zona. No tengo ni idea de qué ha pasado: no me he lesionado entrenando, en el gimnasio ni nada parecido. Es algo anormal y no sé ni cómo ha pasado exactamente ni qué tengo. Me di un par de días para tratar de descansar y relajarme, aunque pienso que no es nada grave ya que no te puedes hacer demasiado daño estando en la cama.

No sentí nada importante cuando estuve entrenando el otro día, así que básicamente esto es lo que ha pasado. Todavía no sé cuál es el problema. Me haré un escáner cuando vuelva a casa, ahora mismo me siento relativamente bien. No es que ahora sienta muchísimo dolor al caminar, pero no he entrenado desde el viernes", dejó claro un Murray que no contemplaba la opción arriesgar. Aunque ello signifique volver a casa de vacío, con un problema no identificado y sin futuros compromisos en el calendario que reaviven su llama interna.

¿El final, más cerca?

Y es que el escocés reflexionó de nuevo sobre el motivo de por qué está de vuelta, además de dar pistas de que una lesión grave quizás marque el momento de colgar la raqueta. "El motivo por el que estoy haciendo todo esto es volver a las canchas, competir. Por eso me dolió tanto no poder estar en Australia: había trabajado muchísimo para estar listo de cara a esa cita, y más con todo lo que tenía acumulado tras los últimos años. Ahora mismo me cuesta mucho más motivarme de cara a hacer una rehabilitación si sé que no voy a poder competir en los grandes torneos.

Por todo ello sentí que esta lesión ha sido como: "joder, dadme un respiro de una vez por todas para que pueda enfrentarme ante estos jugadores en un torneo grande y vea qué puedo hacer contra ellos". Ha sido algo completamente aleatorio que no ha ocurrido ni en la pista ni en el gimnasio. Quizás tenga que ver con espasmos en la espalda, sé que una vez te haces mayor hay jugadores que lo han sufrido. No lo sé. Solo sé que necesito volver a competir durante varios torneos consecutivos para ver si mi cuerpo es capaz de aguantar esa carga; todavía no he tenido la opportunidad de hacerlo".

Comentarios recientes